La Comunidad de Blogs

Marlov Barrios: Plus Volta

19.05.2014 | 11:13

La fogosa visión de Plus Volta del guatemalteco Marlov Barrios -quien exhibe en la Sala 1.1 del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo MADC en San José, Costa Rica, del 15 de mayo al 4 de julio de 2014, en la celebración de su XX Aniversario-, refuerza mi apreciación por el dominio técnico con que elabora los dibujos de la serie “Micro fe”; las tallas y ensambles tituladas “Turbo Avistamientos”; las xilografías de la serie “Optimus” con las cuales apunta y confronta situaciones adversas del ayer de estas naciones centroamericanas, y las gráficas de la serie “Emblemático”, con lo cual componen un imaginario donde convive el lenguaje de lo popular y lo ancestral de los pueblos originarios: al ingresar a la sala nos motiva a evocar una de aquellas estelas mayas pero compuesta con una narrativa muy cercana a la gráfica callejera e incluso comercial, con fuerte carga de color y algarabía visual. Con sutileza contrasta entre la noción de lo religioso impuesto y el barroquismo inspirado en la arquitectura, mobiliario y pintura tan singular en el período post colonial de esta cercana nación.

Marlov Barrios: Plus Volta, vista de sala 1.1, al fondo dibujos de la serie Micro Fe, dibujo sobre papel 2010. Foto LFQ. 


Marlov Barrios: Emblemático, inyección de pigmentos sobre teca, 2009. Foto LFQ. 

Quizás -como siempre me sucede al visitar una muestra-, caldean las preguntas, los cuestionamientos incluso, tal vez por la variedad de discursos y tratamientos, pero poco a poco, la incertidumbre cede, el deseo de conocer la propuesta adentra en la comprensión y me sume en el deleite. Sus piezas detonan en la conciencia de explorador para abrir mi comentario, las tensiones perceptivas activan un campo cuyos vectores chocan y repelen de una pared a otra, nos mueven a salir y volver a entrar al espacio vivencial de la sala comportándonos como cuando la gallina no sabe dónde poner el huevo.

Marlov Barrios: De la serie Turbo Avistamientos, Propulsión, Colmena, Totem. Talla y ensambles sobre madera, 2014. Foto LFQ. 

El primer anclaje: espinas, naturaleza y emotividad
La muestra provoca en nosotros los espectadores un flujo de emociones que en parte tienen que ver con lo conocido y experimentado del arte tradicional guatemalteco, por ejemplo, al observar la instalación titulada “Catedral” hecha de papel pergamino grabado en blanco con la técnica con que realizan las invitaciones a bodas y otras festividades, y a pesar de lo populachero que nos parezca de repente su lectura arraiga e identifica y germina su fortaleza de templo donde resplandece lo sagrado.

Marlov Barrios: Optimus, xilografías a tinta china sobre papel, 2006. Foto LFQ. 

La piel del Axis Mundi
Las espinas, por ejemplo, que aparecen en las tallas en madera, en los grabados y dibujos, refieren a la piel de la poderosa ceiba, árbol sagrado para las culturas centroamericanas. Dichas espinas son un carácter muy significativo de la especie, cuyo nombre científico es Pentandra, la cual, una vez alcanzada su condición de adulta, las espinas desaparecen, aspecto que refiere a la vivacidad y convicción de la edad juvenil quien todo lo prueba, todo lo ve, todo lo escucha, pregunta pero también cuestiona. La ceiba marca las nociones espaciales de adelante, atrás, frente izquierdo y derecho; pero, en tanto “eje del mundo” en la cosmogonía de las culturas originarias eran “escalera al cielo” por donde suben o bajan los espíritus de los muertos al supramundo o al inframundo (noción donde conviven los seres alados, como la ruidosa lapa roja o guacamaya que se alimenta del follaje de la ceiba, o abajo donde se mueven los gusanos bajo la temido fondo que llamamos morada final y amparada por las deidades –esta lectura la sustento en la apreciación de la estela de Pacal, rey de la antigua ciudad maya de Palenque.

Marlov Barrios: La Catedral de papel pergamino, 2010. Foto cortesía del MADC.

Poética, fuego, purga
En las imágenes hay fuego, hay purga, coexisten figuras extraídas de impresos populares y quizás por ello el artista titula a una de sus piezas “Emblemático”, e incluso en sus grabados y dibujos aparecen gestos que se vuelven cañón, bayoneta o bala, “Optimus”: manos y dedos que disparan la memoria personal del observador hacia cercanos referentes como los dibujantes de la Nueva Figuración de la década de los setentas del siglo pasado, como su coterráneo Arnoldo Ramírez Amaya, por citar solo a alguno.
Esa emotividad no se carga sola a la talla, al ensamble, al trazo, al grabado, a la pluma, gubia o formón, es una notable construcción de sentido que forja el ser creativo primero con pensamiento, con rigor, con espuela y espina: aquello que se dice también hiere, pero no inflexiona el impulso de quien con sus visiones emplaza nociones que relacionan al poder, expresiones que juegan con lo frágil, lo vivido, lo propio, y giran en la gran rueda de la fortuna, y a veces hasta desgarra la piel de la cultura pero también la eriza, ante la enorme interrogante que se cierne sobre nuestro hacer y estar en este mundo.

 

 


  

0

diseñacr

Luis Fernando Quirós

Share

“Durmientes” de Oscar Figueroa

24.01.2014 | 07:44

Teorética (Arte + Pensamiento), desde finales del año pasado, exhibe la propuesta de Oscar Figueroa titulada Durmientes, curada por Inti Guerrero para la Sala Poligráfica. Se trata de un abordaje analítico, focaliza el trabajo de campo de un estudioso del proceso antropológico social donde se insertan aquellos maderos horizontales sobre los cuales se clavaron los rieles de las ferrovías construidas en Centroamérica desde finales del siglo XIX, asociadas además a la expansión del comercio del café y el banano por parte de la “United Fruit Company”. Intrincan en un mapeo de historias que originaron la identidad de estas naciones en tiempos postcoloniales, y evocan tanto los flujos migratorios que propiciaron como más tarde las fieras luchas sindicales por parte de los obreros bananeros, discriminados y marginados, quienes sacaban la fruta a pesar de las condiciones insalubres de los territorios y la marca de opresión, actividad que arrojó muertos tanto como riquezas para aquella actividad explotadora.



Sala Poligráfica de Teorética, “Durmientes” de Oscar Figueroa. Fotografía cortesía de Teorética. 

LFQ: Con la idea de ofrecer mayor claridad a las motivaciones que activan la práctica artística contemporánea, y en especial, que agregan al grabado un carácter más amplio e investigativo, me interesó acercarme a Oscar Figueroa, para preguntarle, ¿cómo nace la idea de “Durmientes”, en Sala Poligráfica de Teorética?
Oscar Figueroa:
“Durmientes” es un proyecto que realicé de mediados del 2012 hasta finales del 2013. La idea de exponer en la Sala Poligráfica surge a partir de una invitación de Inti Guerrero.



Sala Poligráfica de Teorética, “Durmientes” de Oscar Figueroa (detalle de instalación). Fotografía cortesía de Teorética.

LFQ: Se habla de tus estudios in situ del o los entornos ferroviarios desde Guatemala a Colombia, quisiera que me amplíes ¿cuál es la significación de la palabra “Durmiente” en el contexto sociológico de esos remotos años en la economía de las llamadas “repúblicas bananeras”?
OF:
Desde mi punto de vista, el término “Durmiente” presenta contradicciones con las nociones de progreso y desarrollo a partir de la red ferroviaria en la mayoría de los países de América Latina; en “Durmiente” se podría leer cierto mensaje persuasivo, un efecto “Durmiente”, que se viene pensando e implantando desde hace mucho tiempo. “Durmientes” cuya horizontalidad se asemeja a la de los muertos que produjo la construcción del ferrocarril y la economía del enclave. Un “Durmiente” que funciona como un tipo de topografía de un linde entre lo que podría ser el fracaso de un modelo de progreso o del triunfo de otro, “Durmiente” donde decayó todo el peso de una idea de modernización, “Durmiente” que continua en su misma posición desde hace más de cien años, y que continuará quien sabe por cuantos más.



Sala Poligráfica de Teorética, “Durmientes” de Oscar Figueroa (detalles). Fotografía cortesía de Teorética. 

LFQ: ¿Cuáles motivaciones activan el centro del mensaje o lo que se propone comunicar al espectador?
OF:
Trato de poner en evidencia ciertas cosas que surgen de mi interés personal.

LFQ: Dentro de esa noción territorial y de tejido de relaciones, que atañen incluso a la multiculturalidad en la conformación de nuestra sociedades regionales ¿qué reflexión pretende motivar en el espectador?
OF:
Nuestro carácter periférico en el mundo.

Sala Poligráfica de Teorética, “Durmientes” de Oscar Figueroa (detalles de instalación). Fotografía cortesía de Teorética. 

LFQ: ¿Por qué agregar esos objetos y materiales: clavos de ferrocarril, piedras, las orejas de palo, trazos, datos, acotamiento de los clavos, notas al pié de esos sujetos referidos y colectados en tus viajes, de qué nos hablan, por qué conforman la instalación?
OF:
Todas las cosas que fui observando y recolectando no solo son un parte de un diario de viaje del recorrido que realicé, sino que también son el registro de las nociones de progreso y desarrollo, y de cómo constantemente estamos en ese “eterno regreso” a estos procesos (un pasito pa’ lante un pasito pa’ tras).



Sala Poligráfica de Teorética, “Durmientes” de Oscar Figueroa (detalle). Fotografía cortesía de Teorética. 

LFQ: ¿Cómo concilió su propuesta con las estrategias del curador de enmarcar a un sujeto ausente -el durmiente propiamente dicho-, que no está presente de manera física en la muestra?
OF:
Fue bastante sencillo, el buscaba trabajos que expandieran las posibilidades de las técnicas y conceptos del grabado más allá de un ejercicio formalista, y mis propuestas se prestaban para ello.

LFQ: Vamos un poco al contexto donde se centralizan sus ideas respecto a lo mostrado, ¿en su trabajo expuesto en Bienarte (enlace) y que fue seleccionado a la Bienal Centroamericana que se realizará este año en ciudad de Guatemala, en la hermosa fotografía que expone en Inquieta Imagen del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, y el presente trabajo acá en Teorética, gravita un mismo sentido activador?
OF: 
Estas propuestas son parte de la misma investigación, que surge de la idea de progreso y desarrollo a partir de la vía férrea en América Central y el Caribe y de las narraciones de viajeros en Latinoamérica del siglo XIX.



Harper´s Monthly Magazine, 2013. Documentación fotográfica de la acción de tallar a mano sobre durmientes del Ferrocarril al Atlántico de Costa Rica la frase de un texto de O. J. Victor, publicado en la revista estadounidense Harper´s Monthly Magazine en 1885. Muestra Inquieta Imagen MADC, 2013.

Inferior race by virtue of (its) subjugation, en la cual se refiere a la frase de O. J. Victor en 1885, en la citada revista. Novena Bienarte, 2013. Fotografías de LFQ. 

LFQ: ¿Cómo lo caracteriza?
OF:
  Una parte del trabajo tiene un carácter investigativo casi “científico” (antropológico) aunque el azar y la intuición juegan un papel primordial.

LFQ: El artista contemporáneo cuestiona, busca elevar la “temperatura” de la idea para provocar al espectador. ¿Qué cuestiona Oscar Figueroa?
OF:
“Ya no me queda nada por decir / Todo lo que tenía que decir / Ha sido dicho no sé cuántas veces”. Nicanor Parra, Versos de Salón.

El ejercicio creativo de este joven creador costarricense en Sala Poligráfica de Teorética, me mueve a recordar la producción editorial en los liminares de los medios de prensa: cuando se daba la noticia, antes de la fotografía, los cronistas se dirigían a darle cobertura y los grafistas esbozaban las imágenes que a su vez eran grabadas –en madera, en tiempos de los volantes u hojas impresas, después en metal o litografía-, para insertarlas en los tabloides; esta imagen me acerca a la producción gráfica de esta propuesta y a los registros de los viajes de Figueroa. Cito a Guerrero en sus apuntes curatoriales cuando concluye: Como lo describe el artista: “Durmientes es el registro de los planes desarrollistas y las nociones de progreso” de una época. Pero como nos lo han sugerido algunas de sus otras obras, estas impresiones, más que representar las ruinas de las relaciones de producción colonial del pasado, son tal vez el arquetipo de las políticas y la economía del presente.
De este acercamiento a la obra y pensamiento del artista, me encanta la fuerza de sus motivaciones por sumirnos a nosotros los espectadores en la reflexión que ve a las propuestas del arte joven actual, como estructuras de superficie espejada donde confrontar nuestras miradas indagando las nociones de cómo y quienes somos delante de los nuevos o paradigmas de siempre, que nos afectan o intentan transformar.

 

0

diseñacr

Luis Fernando Quirós

Share

MADC/CR: Morales e Ibarra

16.12.2013 | 10:07

Visitar el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC), entre noviembre 2013 y febrero 2014, ofrece una superposición de argumentos asimilados desde realidad y cultura actual; se trata de un abordaje intenso de pensamientos los cuales exigen al espectador conciencia de lo que transparenta, y considerar su entendimiento, o lo que nos queda de la percepción: qué creer de lo visto para adherirlo a la memoria y explicarnos a sí mismos el sentido de tal provocación motivada por ese singular enjambre de signos en tensión, los cuales claman por la intención primaria de esculcar sus significados y atender a posibles diálogos entablados entre las salas del museo. Hablamos de las muestras “La ruina como motor” del guatemalteco Norman Morales en la Sala 1.1, y “SincretITSMOS” del puertorriqueño Karlo Andrei Ibarra, en la Sala 1. Aún rondan en mi memoria la carga evocativa de las piezas que me anclaron y a las cuales llegué de vuelta para dis/sentir su energía emanadora; en mi caso personal cuando no vuelvo una u otra vez a detenerme ante las propuestas es porque no me interesaron y su vista pasó desapercibida en la experiencia de visitar el museo.



Norman Morales: “La ruina como motor”, detalle de instalación Sala 1.1 del MADC. Fotografía LFQ.

Norman Morales, mural en la Sala 1.1 del MADC. Fotografía LFQ. 

Norman Morales: “La ruina como motor”
Quizás uno de los testimonios del alto potencial y capacidades del pensamiento creativo son las grandes construcciones registradas por la historia de la humanidad, desde el coliseo romano, a las arquitecturas edificadas en las urbes de hoy en día. Cuenta, en este análisis, el dominio tecnológico aplicado a la ingeniería de la construcción, desde el diseño de los andamios, hormas modulares y complejos sistemas estructurales, hasta las potentes grúas que posibilitan elevar materiales a alturas impresionantes, sin dejar de lado las técnicas de elaboración de dichos recursos ediles contrapuestos al desgaste provocado por el paso del tiempo, cuando en el proceso, si no se atiende a un programa de investigación y mantenimiento, serán frutos destinados a la ruina. Suma en esta perspectiva el goce de la inmaterialidad, de la esencia de lo construido, espacios donde además de la habitabilidad y usabilidad exista solaz, esparcimiento, y deleite por lo estético.

Norman Morales: detalle de instalación Sala 1.1 del MADC. Fotografía LFQ. 

Detalles de instalación Sala 1.1 del MADC. Fotografía LFQ. 

La exposición motiva a evocar la estancia del maestro diseñador o arquitecto –elaborando esos sentidos y contrasentidos con ejemplares modelos de la construcción, maquetando andamios, escaleras, plantas, dibujos, con la experiencia del planeamiento sirviéndose de proyecciones diédricas y axonométricos, gestando espacialidad y otras reminiscencias del pensamiento “edilicio”.

Detalle de instalación Sala 1.1 del MADC. Fotografía LFQ. 

Norman Morales: “La ruina como motor”, detalle de instalación Sala 1.1 del MADC. Fotografía LFQ. 

La propuesta de Morales en la Sala 1.1 genera interés al intentar detallar lo encontrado delante de la retina, conexión con lo reconocido del ancestral arte de construir, motivo de reflexión, en tanto no está ausente de esta percepción su opuesto –no el deconstruir, que es otra manera de tratamiento de la forma, el espacio y el tiempo-, si no cuando todos esos recursos y frutos provocan roce, deterioro progresivo, detención, silencio, actuando además nociones del juego al apostar el avance delante de la existencia de tan fieros antagonistas.

Sincret/Istmos de Karlo Andrei Ibarra
De esta muestra me queda la intención de un recio minimalismo en cuanto al inventario de lo mostrado en el amplio espacio de la Sala 1 del MADC, con lo cual Ibarra aborda asuntos políticos, culturales, económicos y sociales de la realidad de los países latinoamericanos y en especial de Centro América y Caribe que irradian sentido al “corpus propositivo” manifiesto por la exposición.

Karlo Andrei Ibarra "SincretISTMOS", Sala 1 del MADC, pieza "Equipaje", 2013. Fotografía LFQ.

Es notable su pieza “Equipaje”, adoquín colonial y agarradera, en la cual se sirve de una materia dura de la construcción –y en eso dialoga con la propuesta de la sala adjunta-, para hablarnos del tema del saqueo y traslocación de objetos patrimoniales que representan un tiempo y un espacio (en este caso de las evocaciones de la colonia española) en el abordaje de nuestras realidades nacionales y de esta región en particular.

Karlo Andrei Ibarra,"Protaxis", 2013. Fotografía LFQ. 


Para traer a la sala el discurso de la dependencia –tecnológica y económica-, utiliza una pala con el mapa centroamericano calado en el metal, que a su vez arroja una sombra sobre la superficie del muro que le da soporte, se trata de “Protaxis, pala de construcción calada”, que de alguna manera (y especulo en el sentido que me permite la libertad de interpretación del arte) nos conecta también a los procesos de beneficiado del café -en tanto utilizan esa tipología de herramienta-, ligamen, además, con la explotación bananera que argumenta grandes discursos caracterizadores de las expresiones artísticas del Istmo.
Y, para sumar a los sistemas de dominación política y realidad social, exhibe una hermosa instalación de un ruedo de madera para pelea de gallos, “Pico y espuela”, con lo cual alude a la arena política, cuando al menor descuido del protagonista viene el piquetazo o el desliz de la espuela activando la conciencia emocional de que las vivencias del día a día, tanto como el contrincante, nos sorprenden en la fiera pelea.

Karlo Andrei Ibarra, "Pico y espuela", 2013. Fotografía LFQ. 

SincretISMOS ofrece varias instalaciones y un video sobre situaciones donde se advierte el choque de tensiones sociales y culturales, que de alguna manera son componentes activos en la construcción de nuestras identidades nacionales, de aquellos rasgos que nos reúnen como región, a pesar de las fuerzas antagónicas, como aquella gota abrasiva que poco a poco destruye las páginas de las “Constituciones de Centroamérica”, “Gotas de sal” -2013-, expuestos sobre unas estructuras de madera, juego en el cual nos aventuramos a someter lo propio delante de lo ajeno.

Karlo Andrei Ibarra, Sala 1 del MADC, 2013. Fotografía LFQ. 

El programa del MADC de fin e inicios de año nos ofrecen una tercera opción titulada Inquieta Imagen, un programa propio del museo que requiere observarlo con otra distancia y tiempo, quizás en un futuro abordaje. 

0

diseñacr

Luis Fernando Quirós

Share
Experimenta_planet es una red colaborativa de empresas que apuestan por compartir estrategias y generar valor añadido para sus proyectos y sus experiencias. Una red formada por firmas de reconocido prestigio que consideran el diseño y la calidad como valores irrenunciables de su actividad y la colaboración cómo la mejor respuesta a las presiones del mercado.

Nuestros Blogs

Diseño, investigación e innovación para la Sostenibilid
Verböten, un blog de arte
Experimenta, cultura del proyecto e innovación creativa
Fashion

Experimenta tv

See video
Bisdixit, el proyecto gráfico de Experimenta 67/68
05.03.2015
See video
Lavernia & Cienfuegos
26.11.2014
See video
¡En la cocina con Lavernia & Cienfuegos y Experimenta!
09.09.2014

Lo más visto

Wooden E-Bike, la primera bicicleta eléctrica de madera
29.06.2015
Casa en la Huerta de Ramón Esteve
14.07.2015
Skylodge Adventure Suites, un hotel de alturas
24.07.2015