La Comunidad de Blogs

Silepsis

13.02.2012 | 16:58

Juventudes tradicionales, revoluciones muertas en pos de un futuro mejor. Temidos evangelistas de la nueva religión de la innovación.

La mejor villanía, para la aspirante a “nueva” Burguesía.

No se escuchan gritos. Hay que callar cuando hablan los guardianes de la verdad, informan a todos de sus planes para ese futuro, que acatemos bajo un sí señor. Todo bien trazado con el soporte de alguna compañía o “iniciativa”, dueto bailado de antemano.

La culpa es de todos, porque hoy en día existe un mundo de oportunidades. Culpables serán aquellos que no las aprovechan. Recelos de celosías, paseos y envidias.

Olvidando lo que era sonreír te atacan por vivir.

Nichos de deudas, para los cuales todo significa servir. Niños ricos que quieren ser. Da igual el que, todo vale, mientras sean emprendedores. En ello se han perdido la vida real, las emociones, las depresiones, las vísceras. Quedan obsesiones de éxito en el marco de un mundo que no le sirve a nadie, trabajo desde un mundo lleno de cinismo e hipocresía.

Uno se declara anatema en dónde se busca un beneficio sin límites, utilitarismos sin concesiones, de una mal interpretada moral burguesa en la que los empresarios simulaban estar preocupados por el bien común de las naciones y por el destino de sus trabajadores (1). Marcas personales amparadas en esas culpabilidades para justificar a cualquier precio: lo nuevo.

Por proteger a los demás, se erigen estandartes; no ya cometiendo el delito de decirle a alguien que está reprimido, sino llamando cobarde a alguien por señalar sus represiones.

Lo nuevo se ha convertido en algo automático, generado para que otra vez todo sea lo mismo. Ya no existe novedad, ni innovación solo hay “nuevas” formas de perpetuación de lo mismo…

Más de lo mismo.

No tiene sentido hablar de novedad si no se vive lo que se piensa. Sin reflexión que tiene haber detrás. Una palabra que ha perdido su sentido en boca de aquellos que toleran o admiten el conformismo, la integración y lo promueven.

Se lucha en las bocas de aquellos que están desesperados.

La posibilidad no viene de la riqueza, las posiciones acomodadas, de la ya siempre prostituida creatividad, o de la siempre suya capacidad para emprender. Existen posibilidades que nacen de las desesperaciones a las que sometemos sus destinos, lugares donde se ha perdido el miedo (2)  y sólo queda la lucha del vivir.

Cuándo son todos esos tipos “iluminados” innovadores (3), los que nos manejaron para generar más problemas y no solucionar ninguno.

No pido sus soluciones, no pido que me rescaten, no pido su ayuda.

Pido que me dejen en paz para levantarme, para ser un insurrecto de sus reglas.

Dejar de fantasear con futuribles y construir un presente.

Vivir el día a día, luchando por lo que se cree. Consciente de la probabilidad de estar equivocado.


(1) Rafael Argullol, “El molesto factor humano”, El País, 17.12.2011  

(2) p. 50 Amat Kiko, el día que me vaya no se lo diré a nadie, editorial anagrama, colección contraseñas, 2003, Barcelona 

(3) Pedro García Olivo, Prologo de “La sociedad desescolarizada” Ivan Illich, ed. Brulot, 2011 

0

Retórica del Diseño

Gabriel Jiménez

Share

Sinécdoque

22.11.2011 | 03:56

No hay más culpables que nosotros mismos.

Vemos los problemas a nuestro alrededor, envolviéndonos, haciéndose más grandes, creciendo.

Tratamos de nombrarlos, tratamos de encerrarlos y acotarlos para solucionarlos. Buscamos culpables en todas partes, en los demás, creamos abstracciones. Defendemos una cultura que nunca ha salvado a nadie del hambre y de la preocupación de vivir mejor (1), con uñas y dientes; a toda costa y a todo costo.

No hay más que otra abstracción para culpar a los demás. Los mercados, el trabajo, el capital, el capitán, los bancos, las empresas, el comer, la familia, el dinero. Son palabras que creamos para significar un significante. Para atacar a la realidad. Aún así no vemos más que eso, interpretar la interpretación, interpretar a nuestro gran hermano en la función de nuestra responsabilidad.

Ya nunca es hora de mirarnos en el espejo y hacernos preguntas.

No hay más culpa que la que no queremos admitir.

Percibimos la infamia de lo que se hace, y seguimos adelante (2), nosotros creamos, trabajamos en el mundo del diseño y como resultado nos encontramos con que somos policía pasiva de esa esclavitud. Nos hablan de deber, de obligación, de compromiso y asentimos. Son las esposas que le atan a uno a los demás y atan a otros muchos a nuestro trabajo.

Mientras tanto los árboles no nos dejan ver el bosque. Hablamos precisamente de esas palabras, que ya no son una entelequia abstracta a la cual podemos recurrir como un hombre del saco o como una forma de salvación ante nuestros problemas. No es otra forma de huir de nuestros problemas y justificarnos.

Diseño pasa a ser una forma de interpretación personal, que bajo unas actitudes y prácticas ha acabado justificando precisamente a la propia abstracción. Que busca a un esclavo del pensamiento que promueve y que lo encuentra en nosotros mismos defendiéndolo.

No hay una mano invisible que regule los mercados, somos nosotros mismos los del otro lado del espejo que nos mira cada día. Son nuestras actitudes y lo que nosotros promovemos con éstas. El problema viene cuando ya no se trata de servir, si no de crear un clima que empuje a los demás a servir. El hecho que toda acción tenga reacciones en el mundo. Ya no vale con decir, las cosas son así, usted ha de acostumbrarse a la vida y ha de aprender a reír (3). Tiene que haber responsabilidad.

El diseñador es la figura que a través de su papel en el mundo del consumo, crea y mantiene la conexión simbólica entre las estructuras de poder y nuestra experiencia de la realidad (4). Con nuestro trabajo se aprovecha, se borra la diferencia y se la convierte en diversidad. Dificultando la resistencia, dificultando unas actitudes que puedan ir en contra de nosotros mismos.

Ya nunca buscamos la mirada que te devuelve el espejo y te es familiar…

Lo que escribo aquí no es pesimismo, es optimismo triste.

No es rebeldía, es ansia de libertad.

Se han acabado las excusas.

Seamos responsables.

 

 

(1) p. 20, El irresponsable, Pedro García Olivo

(2) Peter Sloterdijk

(3) Herman Hesse

(4) Andrew Howard

1

Retórica del Diseño

Gabriel Jiménez

Share

Anagrama

06.10.2011 | 07:11

No soy más que la suma de mis experiencias, de mis recuerdos, de mis escritos, de mis pasados, de mis presentes, de mis proyectos, de mis suspensos, de mis éxitos y por encima de todo de mis ideas. Todas esas ideas tienen consecuencias (1) ; soy las consecuencias de mis ideas, de la misma manera que de las ideas de otros. Así mismo algunas ideas son las consecuencias que hemos tenido para el futuro.

Un futuro predicho en tiempos de crisis como un mañana prometido bajo la bandera del emprendedor. Para aquellas personas que navegan con esa palabra como estandarte, ya sin mucho importar las palabras que haya detrás. Ese futuro que fue prometido para todos, igualdad de posibilidades y sin embargo no es esto lo que vemos en las calles.

Hemos creado una generación de huérfanos de la utopía, criados en sueños y en posibilidades que algún día nos devolverán la mirada. Esa hornada resultado del odio de aquellos amantes de la estadística y el dinero, es aquella de la que nos quejamos y sin embargo nos negamos a observar.

¿Quién es el emprendedor? ¿A quién hace esta palabra?

Se mira a los exitosos como ejemplos, se nos dice: “ellos sí, imitadlos, sed como ellos”

Es el éxito esa parte del sistema que nos hace integrarnos en el método. No sólo el éxito, sino todo tipo de éxito. Condenando a los perdedores o tan solo a aquellos que no podían perder nada, reservándoles un destino especial. Porque hoy en día solo puede ser emprendedor aquel que puede perder. Los perdedores, aquellos que no tienen no pueden ganar porque perder significa arriesgarlo todo, tienen reservado ese destino especial.

Generando así una barrera que diferencia, a través de la palabra hecha acto.

Son el deshacer de hoy, aquellos diseñadores que no teniendo nada deben empeñarlo todo para ser aquello que se espera de ellos. Sin posibilidades sin futuro, con nihilismo corriendo por las venas, se espera de ellos que sean nuevo parangón, nuevo mañana, nuevo paradigma vacío, que innoven, que busquen lo nuevo.

Se les sirve un dinero, que siempre ha pagado bien las facturas (2) para derrotarlos, para anclarlos a su miseria; y una culpa, con la que rellenar sus corazones en el fracaso que los hará dóciles.

No es existencialismo cuando todo carece de sentido. No hay nada a que aferrarse en la negritud oscuridad de la frustración, pensamientos y negaciones que rodean la mente. Tenemos palabras para darnos coraje, pero es a esos huérfanos de la utopía a quien nadie presta atención. Son todas aquellas personas que se han quedado atrapadas en tierra de nadie, que su mirada nos recuerda el fracaso de todos. Que no siendo marginados, que aun teniendo las mismas oportunidades que todos nosotros, son lo demás.

Una generación de individuos que han crecido al amparo de las familias, muy pacíficos y por lo general conformistas que como sea que fuera posible, se ven atrancados en un desempleo que no creen suyo, ni quieren hacerlo y en un futuro que ven ausente en sus horizontes.

Para nuestra nueva escoria no existe la lucha de clases o las vicisitudes del profesional. Se lo han arrebatado. Solo pueden ser parte de ese sistema que tanto daño les ha hecho viendo cualquier paso dentro del propio sistema como un paso a la independencia o el éxito, no como la inscripción dentro de aquello que los ha convertido en lo que son.

Se ha perdido aquello de: Pensar la vida, vivir el pensamiento (3).

Se nos pide actuar,

Quizás por ello se piensa pero no se vive el pensamiento (4)

 

 

 

 

(1) Naomi Klein, The Shock Doctrine

(2) First Things First Manifiesto 2000

(3) Pedro García Olivo: twitter @PGarciaOlivo

(4) Ibíd.

0

Retórica del Diseño

Gabriel Jiménez

Share
Experimenta_planet es una red colaborativa de empresas que apuestan por compartir estrategias y generar valor añadido para sus proyectos y sus experiencias. Una red formada por firmas de reconocido prestigio que consideran el diseño y la calidad como valores irrenunciables de su actividad y la colaboración cómo la mejor respuesta a las presiones del mercado.

Nuestros Blogs

Tactelgraphics Studio
Fashion
aXtemporal
Nebulosa Conceptual / Conceptual Nebula
Experimenta, cultura del proyecto e innovación creativa

Experimenta tv

See video
Lavernia & Cienfuegos
26.11.2014
See video
¡En la cocina con Lavernia & Cienfuegos y Experimenta!
09.09.2014
See video
Experimenta ha vuelto al papel, ¡celébralo con nosotros!
02.09.2014

Lo más visto

Centro de Interpretación de la Resina por Óscar Ares Álvarez
27.10.2014
Plantation de Alicja Patanowska, diseño reciclado
05.11.2014
Segregation of joy, la silla biónica de Govert Flint
17.11.2014