La Comunidad de Blogs

Un gastro-bar cosmopolita

03.02.2012 | 04:02

La ambigüedad de un sol fundido con una luna es la tarjeta de presentación del gastro-bar Món, una de las últimas propuestas de imagen del estudio Sanserif Creatius, en Valencia. Un local de 600 metros cuadrados de ambiente ecléctico que reúne referencias de las principales capitales del mundo para acompañar al visitante en una experiencia inolvidable y cosmopolita que incluye desde tapas tradicionales reinventadas a espectáculos o cenas íntimas con linternas.


Món esta pensado para ciudadanos del mundo, que reinventa las dos alturas del antiguo Círculo de Bellas Artes de Valencia en un lugar único en el que se mezclan estilos, ambientes y propuestas decorativas netamente artesanales para ofrecer al visitante una experiencia única, tanto para el día como la noche.


Sobre un industrial suelo de cemento sin pulir crecen paredes de ladrillo caravista y lajas de madera que se alternan con murales en los que se presentan los principales referentes arquitectónicos de ciudades como Tokio, Nueva York, Sidney o Londres. Símbolos arquitectónicos de urbes abiertas al visitante que crecen por las paredes de Món hasta unirse en el techo con vigas de diferentes tonos, ofreciendo calidez y contraste a cada uno de los rincones.


El acceso principal desde la calle San Vicente, principal vía de unión entre la plaza central de la urbe valenciana con el casco antiguo medieval, queda dominado por una barra lateral que se enfrenta a una zona de degustaciones rápidas, con mesas a abatibles de la pared y taburetes altos Solxluna en cuero, punto de unión entre los ambientes inferior y superior del local.
A la izquierda, una zona de reservados alterna varios sofás, desde los estilos años treinta americanos a los clásicos Chesterfield, pensados para que las damas y los caballeros contemporáneos se sienten con la espalda recta para evitar posturas poco elegantes, a imagen de los clubes británicos en los que nació este clásico de la decoración atribuido a un Conde del mismo nombre.
Pequeños reservados pensados para disfrutar de las distintas variedades de crujientes del chef, café y cocteles, flanqueados por sillas de los años cincuenta, desde Tulip Arms de Eero Saarinen o la Swan Chair de Arne Jacobsen, a creaciones más actuales como la Valentina de Ana Yago, un asiento-trono realizado en cartón ondulado reciclado.


Y es que la hibridación de estilos es la norma de este espacio, en el que se combinan materiales naturales con, espejos o piezas metálicas como la cortina kriska, fabricada mediante pequeñas piezas de aluminio anodizado que se entrelazan formando una cadena y que se ha concebido como un textil metálico en el que se recrean las lazadas y rotundas tipografías que conforman el logotipo del local.


Metal, cartón -como la mencionada silla Valentina o el reloj GrandPa Clock, también de Ana Yago-, plástico, fibra de vidrio, taburetes de cuero, o unas artesanales mesitas conformadas por cajas embotelladoras de madera rescatadas de un anticuario con las que, por iniciativa de los duelos de Món, se han convertido en sustento de los sobres de cristal que actúan como confidentes de estos reservados, en los que abundas los espejos enmarcados, las referencias a los viajes y la luz cálida.
El piso superior es un espacio diáfano que, al subir por su amplia escalera, nos enfrenta con la cocina principal a la que tenemos libre acceso mediante unos acristados circulares, como paso previo a entrar en un comedor pensado para disfrutar de la comida.


Y es que todo esta pensado en este espacio gastronómico para elevar las sensaciones de sus platos gracias a los sutiles detalles de su ambientación, desde la iluminación basada en bombillas colgantes, cuya resistencia se regula para jugar con la luz y la intimidad, a sus copas sin cuello, o los cubiertos recios, casi medievales, que aportan realidad en este universo de metáforas culinarias y claro-oscuros, en los que mantienen su presencia sólo tres objetos; la cortina como conductor del rumor ambiental, el cuero de los asientos y los murales arquitectónicos que nos trasladan a Londres o Nueva York en cada bocado.

0

Social design

José Antonio Giménez

Share

El Patio de Marta y el cartón

27.01.2012 | 03:34

La colección de mobiliario ecológico en cartón ondulado diseñada por Sanserif Creatius para Depás inaugura estas navidades el nuevo show-room en El Plantío (Madrid) de la decoradora Marta García, directora de El Patio de Marta. Una docena de piezas exclusivas desde sillas, sofás o luminarias a la revisión de los tradicionales relojes de antesala, todos ellos de edición limitada artesanal y estética contemporánea.

El Patio de Marta es uno de los espacios de decoración más exclusivos de España con clientes internacionales en Qatar, Miami o Hong Kong, y que ahora ha decidido ampliar sus propuestas de interiorismo con la colección desarrollada por la diseñadora Ana Yago para Depás, firma de distribución especializada en productos y eventos de lujo.

Entre las piezas desarrolladas ex profeso para la firma Depás destaca el conjunto de butacas Prejudice, que permiten modularse para conformar un sofá, al tiempo que se acompañan de dos unidades complementarias que se extraen para actuar como una mesita o reposapiés, permitiendo un gran número de disposiciones.

En este sentido, Prejudice se ha concebido, al igual que gran parte de las creaciones de Sanserif Creatius, para evolucionar con los espacios y adaptarse a diferentes disposiciones a lo largo de su existencia, al igual que otros conjuntos de piezas como la colección de asientos Bold o la serie de unidades multidisciplinares Duduá, capaces de actuar como mesita de apoyo, soportes para una mesa o crecer como un banco continuo sin fin, e incluso convertirse en una librería que adopta innumerables disposiciones.

Junto a estas piezas, en el show-room se podrán ver revisiones de piezas clásicas de este equipo de diseñadores valencianos como el reloj de antesala GradPa Clock, la mesa Mustafá o la silla Valentina, a las que se añadirán en breve la colección de luminarias avanzadas en la última edición de la Feria Habitat Valencia; Canesú y Lumbrera, una lámpara de grandes dimensiones y plegable la primera, mientras que Lumbrera es una luz de sobremesa de inspiración tipográfica. Eso sí, ambas realizadas en cartón y con la más innovadora tecnología LED a su servicio.

De hecho, toda la colección desarrollada por Ana Yago y su equipo para Depás se ha realizado íntegramente en cartón ondulado 100% reciclado de acabado sedoso, customizando algunas piezas con tejidos de pelo largo, para generar diferentes texturas, sin perder su compromiso con el respeto medioambiental y, por supuesto, su apuesta permanente por la integración social de los profesionales con diferente capacidad que se forman en los Centros Especiales de Empleo (CEE).

El nuevo espacio expositivo de El Patio de Marta, de cerca de 1.500 metros cuadrados, cuenta con diversas ambientaciones orientadas tanto a proyectos personalizados para residencias, como contract para hoteles, clubs sociales, restaurantes y oficinas. Y, desde esta misma semana, uno de esos espacios acoge ya algunas de las piezas de la citada colección de mobiliario con conciencia ecológica elaboradas artesanalmente contando con la colaboración del CEE de la Fundación Apai de San Sebastián de los Reyes, que dedican sus esfuerzos y capacidades en lograr unos resultados con un sello humano. Un centro ubicado en Madrid que hace posible que discapacitados intelectuales encuentren una salida profesional.

2

Social design

José Antonio Giménez

Share

Nuestros Blogs

Fashion
Experimenta, cultura del proyecto e innovación creativa
Tactelgraphics Studio
Diseño, naturalmente

Experimenta tv

See video
Fiesta de presentación de la Guía del Diseño Gráfico
28.10.2011
See video
Gillo Dorfles. Entre arte y diseño
28.10.2011
See video
My Radical Project. Architecture and Eco-design by Paolo Deganello
06.07.2011

Lo más visto

A french Pigeon Loft
28.06.2010
Patricia Urquiola
22.09.2010
Polly Becker, Found illustration
28.09.2011