Silla-Andrea_Josep-Lluscà_02.jpg

Silla Andrea, de Josep Lluscà para Andreu World

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La silla Andrea es un proyecto de Josep Lluscà de 1988. Diez años después, en el número 20 de la revista Experimenta, Oriol Pibernat escribía que «existen algunos pocos objetos celebrados en su día de nacimiento y merecedores de ser celebrados en sus sucesivos aniversarios». Ahora, después de veinticinco años, volvemos a proponerles la silla Andrea y aquella reflexión de Oriol Pibernat.

 

Silla Andrea, Josep Lluscà, Andreu World, 1988.

Existen algunos pocos objetos celebrados en su día de nacimiento y merecedores de ser celebrados en sus sucesivos aniversarios. Por lo que fueron y significaron, porque su valor y actualidad se acrecientan con el tiempo, estos objetos transcienden la anécdota y aquel «no más» al que están condenados la mayoría de productos que se inscriben en la abigarrada jungla de «novedades» trilladas. La silla Andrea goza de este inusual privilegio.

Silla-Andrea-Josep-LluscaSilla Andrea, Josep Lluscà, Andreu World, 1988.

La silla Andrea nació hace diez años de un doble reto: el de una empresa que apostaba decididamente por el diseño y la innovación (desde entonces Andreu World es una de las marcas más representativas en la producción de mobiliario de diseño español), y el de un diseñador que buscaba la respuesta original y creativa a un problema no resuelto en el diseño de sillas. Tomando como relevo a Charles Eames en la exploración de una silla de tres patas, Josep Lluscà ensayó con éxito una solución a los problemas de estabilidad de un asiento de estas características.

Silla-Andrea-Josep-LluscaVariedad de materiales utilizados: la madera labrada de haya para el asiento y el respaldo, el acero cromado para la estructura de soporte y las patas, y el aluminio fundido para los reposabrazos y la pieza trasera de soporte del respaldo.

Andrea parte del estudio empírico de los centros de gravedad de la silla. La pronunciada elipse que forman su respaldo y brazos evita movimientos de fuerza que alteran su equilibrio. Sin duda éste es uno de sus aciertos, prero no el único. Tomando como fuente de referencia histórica la silla Calvet de Gaudí, Lluscà ha desarrollado en Andrea una voluntad de reconciliación estática entre la memoria y el presenta. Por un lado, el respaldo y el asiento de madera maciza labrada nos invitan al contacto con la natural materialidad del objeto y ponen de manifiesto el carácter orgánico de la forma. Por el otro, la estructura metálica se asocia a la ligereza tecnológica de nuestra época (las patas de tubo cónico) y a la casi etérea elegancia de los metales preciosos (los brazos de aluminio fundido). Más allá de su uso, esta compensación de masa y vacío es aquello que dota a Andrea de una imagen escultórica. Más allá, también, de su imagen, su juego de formas y referencias remite a las calidades sensuales asociadas con el legado de la cultura material mediterránea.

Silla-Andrea-Josep-LluscaSilla Andrea, Josep Lluscà, Andreu World, 1988.

Silla-Andrea-Josep-LluscaBocetos y estudios de la geometría de la silla Andrea.

Silla-Andrea-Josep-LluscaDiversos estudios y bocetos donde se explican las complejas geometrías que conforman la silla Andrea, y en los que se pueden observar las distintas inclinaciones previstas durante la fase de proyecto para la pata trasera.

Así, a través de un ininterrumpido diálogo entre resoluciones funcionales, ergonómica, tecnológicas y poéticas, Andra surge como un encuentro del acervo artesano y la moderna fabricación industrial, del sedimento de la creación histórica y la irrenunciable contemporaneidad. Atributos que han personalizado no pocos de los excelentes trabajos de Lluscà y que, a su vez (y se trata de algo más que una feliz coincidencia), han marcado con una profunda huella la misma identidad del diseño barcelonés.Silla-Andrea-Josep-LluscaAlzado de la pieza de unión entre la estructura y el respaldo con una serie de secciones sucesivas de la misma.

Silla-Andrea-Josep-LluscaImágenes de la silla Andrea en una maqueta a escala 1:5.

Silla-Andrea-Josep-LluscaJosep Lluscà.

Josep Lluscà. Josep Lluscà inició sus estudios de Diseño Industrial en la Escuela Eina de Barcelona, ampliando posteriormente sus conocimientos en L´Ecole des arts et Mètiers de Montreal. En 1973 inició su actividad profesional, reconocida con numerosos galardones, como un Delta de Oro ADI FAD en 1974, dos Deltas de Plata en 1986 y 1988, el Premio Nacional de Diseño de Envases y Embalaje en 1975, dos Premios LAUS en 1978 y 1979, y el Premio Nacional de Diseño en 1990, entre otros. En 1988, realizó para Andreu World una de sus creaciones más emblemáticas: la silla Andrea. Esta mereció ser seleccionada para los premios ADI FAD de ese año. Entre las creaciones de Josep Lluscà hay que citar además la lámpara Ánade para Metalarte, la Gavina para Blauet, la silla BCN para Enea, o la serie Lola para Oken.


Andreu World. Andreu World, empresa con más de treinta años en el mercado, se ha dedicado desde sus inicios a la fabricación y comercialización de sillería, siguiendo una línea que la ha convertido en uno de los grupos líderes de su sector. Preocupada desde siempre por la calidad de sus diseños, esta firma ha colaborado con profesionales de reconocido prestigio, como Nancy Robbins, Jorge Pensi, Alberto Liévore y Josep Lluscà, entre otros.

Diseño: Josep Lluscà
Materiales: Estructura de acero cromado, asiento de madera maciza de haya teñida o poliuretano tapizado, reposabrazos y soporte de respaldo en fundición de aluminio.
Produce: Andreu World.

Publicado en Experimenta 20 con el título Silla Andrea. (Datos del artículo actualizados a la fecha de publicación, abril de 1998).

 

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *