2canterburysmells-summer2014-4.jpg

Sensory Maps, de Kate McLean: ¿a qué huele una ciudad?

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Kate McLean diseñó el pasado verano la exposición Two Canterbury Smells: summer 2014, para Sensory Maps, la firma que ella dirige. La autora crea un mapa de olores de la ciudad de Canterbury (Inglaterra) en el que las fragancias se clasifican bajo los nombres "literal" y "lírico". La autora recoge las impresiones de los visitantes acerca de los aromas con la intención de dar vida, posteriormente, a una interpretación colectiva de la ciudad a partir del olfato.

 


Two Canterbury Smells: summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014.

Two Canterbury Smells: summer 2014 fue una exposición de Kate McLean para su firma, Sensory Maps, que recogía las fragancias que impregnan, durante el verano, las calles y fruterías de la ciudad del sur de Inglaterra, Canterbury.
Artífice del proyecto, Kate McLean, ha creado con anterioridad mapas de olores en varias ciudades del mundo. Ella afirma que “mientras el campo visual está dominado por representaciones de datos, todavía hay que inventar modos sensoriales con los que interpretar individual y colectivamente el espacio”. El sentido que la artista escoge para componer una interpretación alternativa del espacio, es el olfato.

Two-Canterbury-smells-summer-2014-Kate-McLeanTwo Canterbury Smells: summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014.

La diseñadora nombraba los dos olores de Canterbury como "literal" y "lírico". El literal es el aroma que se desprende de las propias fruterías abarrotadas de fresas. El calor del verano volatiliza su fragancia que se funde, en el aire, con el de otras cosechas estacionales. El viandante percibe el olor elusivo de un fruto rojo, que tal sólo insinúa la intensa fragancia que se forma en el interior de la verdulería. Es por ello que el olor de esta clásica fruta de Kent era clave en la instalación.

Two Canterbury Smells:summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014.Two Canterbury Smells: summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014.

El lírico, por otra parte, se inspiraba en un residente de la ciudad que exclamaba “¡Canterbury huele a historia!”. Es indudable que cada lugar del mundo está impregnado de una fragancia característica, acorde a su comida local, costumbres y rituales. Por lo tanto, el segundo olor de Canterbury fue compuesto a partir de materiales recolectados en iglesias y en sitios de peregrinación de la ciudad. Alquitrán de madera, un texto viejo impreso, incienso, velas, cojines de la oración conforman la interpretación que la autora da de la historia de Canterbury. Y a partir de estos elementos creó un complejo olor local.

Two Canterbury Smells:summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014Two Canterbury Smells: summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014.

Todos los aromas de la instalación fueron confeccionados a partir de técnicas tradicionales de perfumería tales como la extracción Soxhlet, la destilación al vapor y la enfleurage.

Two Canterbury Smells:summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014Two Canterbury Smells: summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014.

Los aromas de Two Canterbury Smells se ofrecían al público de esta exposición, o bien en botecitos de perfume, o en difusores de aire frío de los que olfatear, manotear y flotar en ráfagas de vapor.

Two Canterbury Smells:summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014.Two Canterbury Smells: summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014.

Además la instalación venía acompañada de un bloc de notas en el que los individuos podían describir su percepción de los perfumes con la que después la diseñadora crearía datos ligados a las emociones y la memoria colectiva que se tienen de la ciudad.

Two Canterbury Smells:summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014.Two Canterbury Smells: summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014.

Two Canterbury Smells: summer 2014, Sensory Maps, Kate McLean, 2014.

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *