Velocino-03.jpg

Velocino Abici, rediseño de una bicicleta histórica italiana

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La firma italiana Abici, fundada en 2005 por tres amigos amantes del ciclismo, ha relanzado al mercado el Velocino, una bicicleta nacida en la Italia de Mussolini y caracterizada por un reducido tamaño que permite al usuario llevarla de la mano y guardarla fácilmente.

 

Velocino, Abici.

En Viadana, en la region de Lombardia en Italia, tres amigos Cristiano, Stefano y Giuseppe –empresarios y ciclistas– desarrollaron la idea de fabricar bicicletas ‘made in Italy’ y reaccionar ante la fiebre de la deslocalización y banalidad en la que había caído la potente industria italiana del ciclismo, ignorando décadas de excelencia y saber hacer en el diseño y fabricación de bicicletas.

Velocino para AbiciVelocino, Abici.

Su primer modelo se inspiró en las bicicletas clásicas italianas de los años 30, 40 y 50, lo que les llevo a buscar en antiguos talleres de bicicletas modelos antiguos de marcas desaparecidas como fuente de inspiración. Un día, visitando uno de estos talleres, se topan con un diseño que no habían visto nunca, el Velocino.

La curiosidad les puede y se hacen con la peculiar bicicleta. Entonces empiezan a investigar su historia: se topan entonces con una leyenda sorprendente por lo desconocida, cuyo final fue la propia muerte de su creador.

Velocino para Abici

Velocino para AbiciReproducción del Velocino original.

Este curioso diseño fue encargado por Benito Mussolini a principios de los años 40. Quería ofrecer a los italianos una bicicleta compacta, ligera y fácil de llevar en la mano, para poder guardarla tanto en una casa como en el lugar de destino del ciclista.

Velocino para AbiciFoto de la época, dos damas montan Velocinos entre un grupo de ciclistas.

Un mecánico entusiasta, cuyo nombre ha quedado en el olvido, afrontó el reto y diseña una curiosa bicicleta dotada de una rueda convencional trasera emparejada con una muy pequeña delantera: el resultado es una bicicleta muy corta y compacta, por lo que es fácil de guardar o de llevar en la mano.

Velocino para AbiciImagen publicitaria (izqda.) y ciclista subiendo unas escaleras con su Velocino (dcha.).

Pese a las posibilidades de este diseño, súbitamente todo el proyecto se vino abajo, probablemente debido a la entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial. Deprimido, el mecánico que había puesto todo su entusiasmo y fortuna en el proyecto, acaba suicidándose.

Velocino para AbiciUsuaria probando el manejo del Velocino en la presentación del producto en Milán.

Seducido por su historia, Abici decidió recuperar el diseño del Velocino, como homenaje a la creación y entusiasmo del mecánico que lo creó. Después de un año de pruebas, la bilicleta fue presentada en una feria en Milán, donde atrajo todas las miradas y provocó todo tipo de comentarios.

Velocino de Abici puede adquirirse en la Tienda Online Experimenta.

Velocino para AbiciImagen publicitaria del Velocino.

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

4 opiniones en “Velocino Abici, rediseño de una bicicleta histórica italiana”

  1. Me parece que el timón está un poco bajo y eso traerá problemas en la columna en largo recorridos.

    El anterior modelo (mandado a hacer por Mussolini) tenía el timón de tal manera que uno se podía mantener no tan erguido -igualmente, si uno quería podía inclinarse para hacer más placentero su viaje- pero de todas formas hay las dos opciones y uno podía ajustar sus ganas de viajar.

    Ese es mi comentario, podría haber mantenido el tamaño del timón que a mi parecer es más apropiado.

  2. El manillar (timón) es regulable en altura, longitud y ángulo, por lo que es fácil adaptarlo a la postura que uno deseé tener en la bicicleta, más erguido o más tumbado hacia adelante.

    El sistema original planteaba un inconveniente a la hora de pararse y arrancar en los semáforos: obligaba a bajarse del sillín y adelantarse en la bici, con los brazos hacia atrás. Después de realizar pruebas durante un año, Abici decidió usar el sistema más tradicional de manillar por comodidad al arrancar en un cruce o en un semáforo.

    El diseño original se planteó en su día como una bicicleta urbana, para desplazamientos cortos, pero durante el año de pruebas se realizaron recorridos diarios de 30 kilómetros con ella por parte de los probadores de Abici, hasta que recibió el visto bueno para pasar a producción.

  3. Bueno, entonces como todo diseño habría que subirse y pasear.
    Si es así, sólo queda aventurarse.
    Gracias por la explicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *