Prickly Pear y el oficio de crear luz según Mickaël Koska

ickaël Koska ha ideado una inusual pero verdaderamente atractiva luminaria basándose en ciertos rasgos de la la planta de la tuna. Se trata de Prickly Pear, una lámpara de suspensión —con una versión de aplique pared— cuyo rústico cuerpo cerámico sirve como «tallo» de tres esferas traslúcidas de vidrio ambarino.

Eva y Eve, de Foster + Partners para Lumina. La compleja simplicidad de una lámpara

El objetivo, como aseguran desde el estudio, era concebir una luminaria de escritorio que recreara una luz tenue, diáfana, indirecta,… sin caer en formas o conceptos manidos. El resultado fue una atractiva lámpara que utiliza una serie de lentes de cristal para reflejar y amplificar una fuente de luz relativamente débil.