thonet_chairs-772408.jpg

Anáforas

¿Por qué la gente se empeña en seguir “diseñando” sillas?


Menuda pregunta,


Uno puede encontrar tal variedad de sillas a su alrededor que es inimaginable el número de ellas que existe. Puede que exista alguien con la asignada tarea de catalogarlas todas. Cada una de las personas que lee esto estará sentada sobre una silla muy distinta y muy seguramente también existirá algún tipo de libro llamado a las 100 mejores sillas o algo similar.


En definitiva muchas sillas.


Analizándolo funcionalmente no debería haber tal cantidad de objetos de esta naturaleza, dado que el problema de sentarse hace tiempo que viene a estar solucionado y de una manera bastante efectiva. Pero por el contrario tenemos sillas con ruedas, sillas con tres patas, con respaldo, plegables, para niños, sillones, y tronos, quizás aquí el etcétera sea recargado, pero lo es.


Muchas más sillas,


Yo personalmente le tengo bastante cariño a una silla destartalada que no hace más que darme dolores de espalda y en la que uno no puede estar sentado un rato sin maldecirla. Otras personas dedican tiempo y paciencia a elegir la silla que incluirán en su despacho personal o en su amplio comedor. Jóvenes se dedican a recoger sillas de la basura para utilizarlas en sus pisos de bajo presupuesto.


Un mismo problema, amplia variedad de posibles respuestas.


Muchos culos, muchas sillas.


El asunto es que a los diseñadores, como colectivo, nos encantan las sillas. Una auténtica relación amor odio. Todo diseñador que se precie se ha dignado a engrosar las filas de sillas del mundo. Todo diseñador tiene que plantearse el concepto de silla y hacer un ejercicio demostrando sus habilidades para crear objetos. Encarando con más o menos acierto esta tarea y aplicando su particular enfoque. Pudiendo definirse de mejor o peor manera, pero a fin de cuentas sumando una más a ese vasto mundo.


Creo que aquí radica la raíz del problema. Se ha transformado un objeto que en un principio servía para relajarse y descansar en un ejercicio de exaltación profesional. Se ha transformado este objeto en un ejercicio de cinismo e hipocresía. Todo el mundo quiere diseñar la nueva silla Thonet.


Mientras que la gente deposita en sus sillas distintos valores, los diseñadores depositamos otros que a veces no son los apropiados.


Mientras que yo no tiro mi silla incómoda por el valor sentimental que le tengo.


Mientras que el señor ejecutivo elige su silla para sentirse en un trono cuando atiende sus visitas.


Mientras que los jóvenes piensan en lo baratas que son sus sillas independientemente de lo cómodas que sean.


¿Qué pensamos los diseñadores?

15 opiniones en “Anáforas”

  1. Esto nos hace replantearnos falsos dualismos sujeto/objeto todavía vigentes en la mayoría de la mayoría. Que se jodan, no nos lo pueden vender.

  2. Buenas,

    Con todo el respeto y desde la sinceridad más absoluta creo, desde mi punto de vista, que es una opinión poco afortunada en boca de un profesional que debe, o debería sino más, tener en cuenta aspectos que se tratan de forma cotidiana en nuestra profesión y que dan explicación a tu propia reflexión.

    Pensemos simplemente en cuantas pautas de briefing podemos variar y/o incorporar a nivel de materiales, tecnologías, costes, logística, tipologías, usos, sectores, comunicación, cultura,… y un largísimo etcétera para posibilitar siempre propuestas realmente nuevas, diferentes o mejoradas. He diseñado muchísimas sillas, sillas anónimas, y cada día me sorprendo gratamente de nuevas propuestas de muchos diseñadores que logran nuevos enfoques y resultados, a la fin lo más importante.

    Hazte tú mismo la pregunta, como diseñador, ¿crees que hace falta diseñar una nueva silla?… En tu respuesta encontrarás seguramente cosas interesantes respecto a tu actitud como diseñador.

    Soy consciente de que el post es simplemente una opinión y por ello totalmente subjetiva pero ¿Dónde está el aspecto cultural y comunicativo del diseño que motiva gran parte de nuevos objetos de tipologías ya existentes?

    Sobre la función. ¿La función está resuelta en la silla?, tal y como dices. No sé yo, la verdad. Bien es sabido por muchos que la “postura de 4” está más que comprobado que desplaza el centro de gravedad de la columna y no es natural, es decir es perjudicial. Sentarse es un mal hábito en realidad. Puedes mirarlo y comprobarlo desde un punto de vista antropológico y verás cómo se sientan las tribus más primitivas. Lo hacen sobre sus propias rodillas y sí, ya hay asientos que se basan en ello.

    Creo que la silla nunca fue para relajarse como también dices. La silla es un objeto ante y totalmente cultural. Mira un poco hacia atrás en el tiempo y advertirás que el pueblo adquiere el hábito de sentarse en “postura de 4” (es decir en una silla) emulando el poder porque así lo hacían los reyes en sus tronos por ejemplo. Y si esto no tiene comprobación documentada, es por lo menos una razón que si que quiero creerme sabiendo que la postura es antinatural.

    Decir que ya se han hecho demasiadas sillas es decir que ya se han escrito demasiados libros sobre el amor, sobre crímenes, sobre todo… es en parte negar nuevos puntos de vista, nuevas formas de entender el mundo y lo que es peor, es negarse la capacidad de superación y negar la evolución cultural y social del ser humano.

    Una vez en una conferencia de un afamado diseñador, del que omitiré el nombre, le oí decir algo muy parecido:

    – Dejen ustedes (refiriéndose a nosotros, estudiantes de diseño por aquel entonces) de diseñar sillas, ya están diseñadas todas, no saturen…

    Y pensé:

    – Claro, las tuyas ya están hechas (y muy precarias, por cierto).. pero yo también quiero decir la mía en este sector, ¿no?… Tengo mis derechos como profesional.

    Así que yo voy acabar esta replica de forma muy contraria diciendo:

    Diseñad sillas!! Pues el objeto no es perfecto y, además, aún hay mucho que decir.

    Saludos.

  3. Disculpa que me sume a la conversación, pero quisiera decir que la idiosoncracia de la replica acontecida desbarata por si sola ciertos argumentos que has mostrado. El cambio de materiales, tecnologias… no da un planteamiento nuevo, he ahi la cuestion, puesto que esas razones responden completamente a una etapa industrial que por si sola ya ha muerto, que está dando paso a nuevos paradigmas, por tanto, no caigamos en los errores del pasado(http://www.lavanguardia.es/lacontra/20110121/54103612286/esto-no-es-una-crisis-es-un-cambio-historico.html).
    Cuando hablas que no está resulta, tu mismo te das la razón, porque hacer entonces más sillas?busquemos nuevos modelos de sentarse, de descansar, que si sean antropologicamente y formalmente aceptables, si ya años y años de sillas no han respondido a las necesidades. ¡¡He ahi la cuestión!!
    Ante la difamación del hecho de “ser o no ser”, o dejar de ser diseñador, mi concepción personal no recoge un afan en el que lo único que se pretenda es yo también quiero estar ahi, porque amigo mio, permiteme que eso es una contaminación de la industria, de las reglas que las rigen. Diseñar, es planificar, desarrollar algo bien hecho, terminado, no el poner tu granito de arena en algo ya trillado.
    Respecto al post, 2 puntualizaciones, 1º si existe el libro de las 100 sillas…e incluso mas de uno con diferentes casos creo recordar; 2º no es solamente una exaltación profesional, es una imposición de la industria ya que la silla, cara o barata es de los objetos de mobiliario más rentables, y toda empresa desea su lectura de la misma, personal, lo que hace salgan a la busqueda de los diseñadores y por consiguiente estos acepten sus normas.

  4. Estoy contigo. Deberíais dejaros de chorraditas y centraros más en el concepto del objeto y menos en los formalismos. Es decir, que os falta bastante de ingeniero para hacer bien vuestro trabajo.

  5. Por alusiones.

    Entonces Juan, ¿A que proyectos les dices tu que si? ¿Que proyectos diseñas tu? De tu opinión se destila o puedo pensar que tus proyectos son planificación y desarrollo bien hecho, terminado, y que no pones tu granito de arena en algo trillado porque es lo único válido…

    De todas formas creo que has malinterpretado mucho mis palabras… bueno, en realidad ni iban por ahí los tiros. tendré más cuidado en el futuro al expresarme pero no entraré en un debate.

    De todas formas se agradecen las observaciones.

    Saludos!

    De todas formas, si sirve de algo, decir que jamás diseño para mi, si así lo hiciera mis diseños serían otros. Diseño para mis clientes con necesidades específicas que no son las mías personales ni profesionales. Mi trabajo no es un acto de fé ni un ejercicio artístico, es Diseño.

  6. Buenas Juan Manuel, perdona pero no quise molestarte, si bien creo que los debates son buenos, ayudan a clarificar conceptos, ideas y filosofías. No prentendí en ningún momento decir que tenga un juicio elevado que me permita o haga coger uno u otros productos…sino que simplemente con mi comentario apoyaba la reflexión de la alineación existente en el diseño, si bien muchas veces no es culpa nuestra, sino como recalque de la industria que nos encasilla.
    Tal como defiende el blog presente, es retorica sobre el diseño, intenta crear reflexion, y el post reafirma la necesidad de practicar más filantropia y demagogia.Intente simplemente reafirmar el punto de vista, aportando mi visión cercano, no describiendo mi dia a dia, sino como busco construir mi futuro. Eso es todo.
    replantear los paradigmas, educar al empresario, generar nuevo conocimiento, sumarnos a las nuevas necesidades y modelos incipientes es nuestro deber. Nuestro trabajo si debe tener fe, fe en que podemos ser mejores, porque sino somos máquinas que repetimos patrones, que no vamos más alla de las 4 patas de una silla.
    Por ello, disculpa si mis palabras fueron incendiarias, porque no eran su fin.

  7. Primero de todo, gracias por tomaros la molestia y el tiempo de comentar. Lo mínimo es tomarme unos minutos para responder.
    Lo segundo gracias por reflexionar sobre el artículo, quería invitar a la reflexión y por lo que parece lo he conseguido.
    Las reflexiones siempre son bienvenidas.
    @José Manuel: Como bien dices, era una reflexión sobre los aspectos que se han tratado de forma cotidiana en nuestra profesión. Es decir que se dan por sentados como argumentos de valor para justificar cualquier praxis. Precisamente, son esos argumentos los que vengo a considerar, inapropiados para motivar un ejercicio como el diseño de una silla.
    No pretendía decir con esta entrada “no diseñéis más sillas”. Venía a invitar a reflexionar sobre la innecesaridad de ello o intentar abrir la reflexión a un ir más allá de la silla. Puesto que si nadie hubiese dicho un día “quizás hay algo más que libros sobre amor…” Nunca habría nacido la ciencia ficción, o seguiríamos leyendo sobre caballeros andantes. No es que sean malos temas, es que a veces se puede ir más allá. Como bien tú has señalado aquí nadie dice que las historias de amor o crímenes, lo que aquí era invitar a cuestionarnos si teníamos la capacidad de dar ese salto.
    Como tu bien has mencionado, culturalmente existe una evolución de la silla. Proviniendo la misma, de un arquetipo bastante asentado en nuestra cultura. Pero dar por “sentado” que este no se puede superar me parece rendirse sin luchar…
    Pero bueno cada cual es libre de pensar que son opiniones desafortunadas en boca de un profesional… Nadie esta criticando tu trabajo, y sinceramente te deseo que sigas diseñando con la misma pasión que demuestras en tus textos.
    @Juan Gasca:
    1) Por supuesto que existe ese libro y más de uno, y no dejarán de editarse… Era tan solo una pequeña licencia para abrir reflexión sobre el hecho.
    2) Las imposiciones de la industria no siempre son buenas… Si no seguiríamos viajando en coches de caballos… En la línea de la reflexión, también se puede ir más allá.
    Un saludo
    Tampoco hay que abrir más debates.

  8. Todos los argumentos tienen algo de cierto. Pero como diseñador, aunque no siempre se consigue, siempre piensas en aportar algo nuevo sea el objeto que sea y es evidente que hay nuevos procesos productivos, nuevos materiales, nuevos requerimientos, o por qué no, una estética. Si entendemos que la silla ya está solucionada de por vida, ¿porqué no pensar lo mismo de cualquier otro objeto?

  9. Hola me gustaría sumarme al debate. Ciertamente resulta sorprendente la fabricación de tantas sillas y todas diferentes, y todas con la misma función: sentarse o arrellanarse. Pero tampoco veo que sea diferente para otros objetos incluso aquellos que no son muebles. ¿Y de ropa? ¿ nos bastaría sólo con un modelo, uniformizado, estilo Mao?. Todo sería bastante aburrido. Ademas, ahora ya sabemos que de la crisis se sale produciendo.

  10. Bienvenidos nuevos comentarios.
    Al respecto, de la crisis no se sale produciendo, mediante dicho proceso esta demostrado y más en España que al final se crean excedentes y se va todo al garete. Reitero lo que dije ayer, el capitalismo tal y como lo conociamos ha muerto, hay que buscar nuevas vias de desarrollo.
    El tema en el que se centra, la silla, no debe ser entendido sino como un punto de inflexion, y no centrarse tanto en ella. Es una metafora del sistema actual, el cual esta cambiando a pasos agigantados. Extrapolando a otros objetos…pues es lo que intentaba transmitir, ¡¡¡el producto ha muerto!!!cuanto antes lo asumamos antes seremos capaces de evolucionar. Es algo que en mobiliario y ropa no se nota tanto por ser bienes de primera necesidad(primera necesidad material) y de bajo coste. Si entramos en otros campos veremos como se esta revolucionando la movilidad, ya que la necesidad de desplazarse es lo importante. El coche ha perdido su status, todos son iguales, y con las bicicletas semejante. Empieza a desarrollarse nuevos modelos de negocio mas actuales que den respuesta a los paradigma actuales y futuros, como son los sistemas de “car-share” (referencia, buscar informacion de proyecto Smart en Alemania). Ahi está la consecuencia de la reflexión, asumamos que salimos de la era industrial basada en fabricación y adentremonos en al era de los servicios, esa que esta impulsando el denominado “Service Design”.

  11. Por alusiones Juan. No estoy del todo de acuerdo contigo sobre menospreciar el negocio de la producción industrial de objetos de uso cotidiano en favor de un nuevo paradigma social basado en los servicios. Paradigma que como el anterior, terminará fracasando o pasando al olvido. No se me ocurre cómo sería posible que una empresa de servicios me facilite una buena cama, cómoda, de inmejorable factura, con unos materiales nobles, una producción sensata y sostenible. Quizá, como tú dices, el capitalismo industrial se está terminando, pero hoy mismo he asistido a una reunión de producto para lanzar un catálogo de objetos pensados por diseñadores que cumplirán felizmente su objetivo. A poco que contemos las personas involucradas en este proceso, son más de 300.
    Tal como lo veo, la entrada de Gabriel, ‘Por qué la gente se empeña en seguir “diseñando” sillas?’, motivo por el que se inició este animado debate, podía haberse titulado ‘¿Por qué escribir sobre sillas o diseño en un portal de una revista de diseño?’ Pienso que el mejor modelo es hacer bien las cosas, con honestidad, y un poco con la idea de que se está colaborando en una sociedad por cierto bastate maltratada.

  12. Bajo mi punto de vista y siempre con el total respecto decir que ese cambio al que alude Juan es una quimera, y además una quimera que no comparto ni me gusta tampoco el modelo. Cómo Paco prefiero comprar la cama que yo quiera y dormir en ella. Es más, creo que todos estos pensamientos tienen un enfoque muy erróneo al estar basados, o al decir, que la industria está muerta. En realidad los paises trasladan esta industria a otros donde el coste es menor pero la industria (como concepto) no desaparece ni por extensión los bienes de consumo, objetos o productos (solo que ahora se fabrican en otro lugar) y eso queda demostrado en los mercados, las producciones y la demanda del consumo misma. La riqueza se redistribuye y con esta redistribución se provocan grandes cambios sociales a nivel estructural pero de ahí a decir que el modelo está muerto hay un abismo.

    Y no olvidemos el concepto de propiedad, de personalización o mejor dicho de personificación, este objeto es mío!, solo mío! y me otorga cierta riqueza, del tipo que sea (material, espiritual, simbólica…). Ese modelo plantea acabar con el egoismo del ser humano que equivale a decir que seremos inmortales.

    Si, es verdad que nos acontencen cambios, de hecho yo creo que estamos en uno muy bestia, es para ponernos las pilas porque el panorama del diseño vs la industria y sus necesidades reales está fatal!

    Esta sensación de cambio y mi experiencia directa en la industria motivaron la siguiente reflexión http://www.diseñadorindustrial.es/index.php?/rd/-revolucion-industrial-v20/ que en realidad lo que plantea es una nueva revolución industrial reinventada, obviamente sin radicalismos pues no hay jamás cambios sin comprensión y sin aceptación.

    Para acabar decir que comparto totalmente la opinión de Paco.

    Saludos.

  13. Discrepo. Que siempre sienta bien empezar diciendo eso. Luego, me alegro de que el debate siga tan animado por aquí.
    Desde mi punto de vista no es tanto que el producto ha muerto como señala Juan, si no que está más moribundo que nada y mucha gente se empeña en no cortar la respiración artificial. En estos momentos es cuando hay que verle el sentido a los productos y a porque añadir o no más al mercado. Es decir, la posibilidad de seguir produciendo nuevos objetos por supuesto que siempre va a existir. Es imposible dar un salto a una nueva realidad totalmente opuesta. Puesto que la nueva configuración de la realidad se posibilita en función de esta.
    Creo que a no ser que pase algo terriblemente malo para todos se va a poder decir que se va a dejar de producir. Principalmente uno de los motivos es porque históricamente tenemos una cultura de la industria. De ahí a que nos sea rentable seguir haciéndolo o que realmente sea necesario para las personas (que no los puestos de trabajo) hay un salto.
    La pregunta que cabría reformularse es, ¿entonces que hacemos con la cama de Paco y José Manuel? Igual podríamos considerar el problema base, sobre descansar o no descansar. A lo mejor no necesitas una cama nueva si no que estáis durmiendo mal por algún otro motivo, o igual podemos mejorar vuestra forma de descansar… Como he dicho antes siempre va a existir alguien que te venda una cama. No es ninguna locura pensar que puede que no sea lo que necesitas…
    Nadie propone acabar con el egoísmo, meta del todo imposible. Pero se propone hacer reconsideraciones desde la mejora de calidad de los seres humanos. El tema de la propiedad y el fetichismo de la mercancía de Marx, lo dejo para algún post más largo…
    Sobre todo esto, yo no le llamo “service design”, pero lo que yo entiendo de ese término es que se atreve a equivocarse y por ello muchas veces acierta. Un saludo.

  14. Creo que lo he entendido. Paco y José Manuel quieren renovar su cama, porque se ha roto o esta vieja, o porque ya no les gusta, o porque cambian de piso y ahora disponen de una habitación mayor, y total para llevarse la vieja. Disponen de un presupuesto de 6.000 euros para amueblar la habitación. Paco y José Manuel lo consultan con un experto en diseño que, evidentemente, quiere parte de ese presupuesto. Este les explica que deben reconsiderar su estrategia, que quizá en realidad están durmiendo mal y eso les provoca delirios, que mejor haciendo el pino, y que lo de comprar camas pertenece al siglo pasado, que son unos fetichistas encantados por la fantasmagoría de la mercancía.
    Gabriel, puedo entender el discurso del service desig, hay mucho que diseñar sobre ese tema. Pero hay que tener cuidado al enfocarlo, debe solucionar problemas reales y no caer en eso de lo nuevo es lo mejor. Pienso que no está bien venderle a la gente lo que no necesita, como hace la mala publicidad de los probióticos.
    Además no hay que olvidar que el debate es global, eso quiere decir que no todos los países se encuentran en el mismo estadio industrial: los países en pleno desarrollo necesitan de la industria como motor de la economía. Pienso que la calidad de los seres humanos empieza por eso, por ser honestos, ya tenemos ejemplos recientes de mala praxis en el terreno de las hipotecas.
    Por eso creo que el discurso del diseño de objetos no debe ser antagónico al diseño de servicios, este último no es más que un nuevo sector de negocio del diseño.
    Saludos y gracias por los consejos sobre salud, los tendré en cuenta.

  15. Buenas tardes a todos, sinceramente, empieza a aburrirme y ser cargante esta conversación. No se trata de que no respeto lo aqui dicho, si no que veo un camino en circulos que no llegan a ningun acercamiento ni lo llegaran.
    Solo quiero decir que no pretendia decir que el “service Design” es el futuro, sino que como comentas no hay que tener discursos antagnoicos, sino difundirlos. Mi problema, que el service design es una rotura…mientras que con lo que planteais seguis en el modelo oligarquico establecido basado en un era industrial ya en extinción que ha llevado a nuestro pais al lugar en el que esta, por un 3,7% de crecimiento anual de Alemania, pais donde si tienen en su boca y en sus actos otra mentalidad. Y ante eso, perdonarme que discrepe y reafirme una y otra vez, pero si leisteis el articulo que enlace en un primer comentario…no es algo que diga yo, si no un experto reconocido, y al que personalmente, considero más válido para hablar de dicha tesirua por encima de cualquiera de nosotros.
    un saludo, y un placer haber mantenido este debate.
    Mi conclusion, nunca podriamos trabajar juntos. La reflexion, no es malo ni hiriente…todos debemos subsistir en este mundo, y cada cual elige su camino. El tiempo dicta nuestros destinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.