1-Enred.jpg

Christopher Cozier: ENREDOS

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En el universo del arte contemporáneo encontramos abordajes a una amplia diversidad de discursos muy propios del acontecer, los cuales nos anclan y activan a intentar (des)enredar significados, tal es el caso de la muestra de Christopher Cozier en TEORéTica Arte + Pensamiento, curada por Miguel A. López -15 de julio al 26 de setiembre 2015-, propuesta que discurre sobre esos grandes asuntos centrales en la actualidad que atañen a la política, la economía, los estudios crítico sociales, y que en tanto mueven al orbe también interesan al arte.

Christopher Cozier: ENREDOS Foto cortesía de Teorética

Un determinado parangón
Para comprender el tema de las pugnas hegemónicas en los mercados, y en especial el de los hidrocarburos, me motiva a recordar nuestra propia historia nacional, en particular un discurso del tres veces Presidente de la República de Costa Rica José Figueres Ferrer, quien en una de sus intervenciones televisadas, explicó a la población el origen del fenómeno que afectaba la economía y la política local, tan golpeada en los años setentas y ochentas del siglo anterior. Criticaba a los estadounidenses quienes al concluir la Segunda Guerra Mundial y en pleno desarrollo del conflicto Este-Oeste recordado como la Guerra Fría, cambiaron la fabricación de armamento militar para producir autos de uso civil, pero aquella enorme industria automovilística necesitaba vender sus frutos, entonces los estrategas nos enseñaron a experimentar un modelo de vida como el suyo, donde todos podíamos tener auto, pasear con la familia, dejar de andar en autobús; nos los vendieron a bajo costo -en esos años el precio del barril de petróleo era bajo, por tanto los combustibles también. Pero tardó en que alcanzara éxito la exportación de la industria automovilística norteamericana e intrincaran nuevos agentes políticos en el ajedrez mundial, que mostraron los garfios del poder entronizado a costa de todos nosotros: subieron los precios del petróleo y por ende los combustibles, aceites, refracciones, literalmente todos quedamos guindando como marionetas, bajo la influencia de sus tácticas hegemónicas.

Christopher Cozier: ENREDOS Fotos cortesía de Teorética 

Mecanismos de dominación
La propuesta de Cozier juega con esos artilugios de la distribución y venta de hidrocarburos, sus personajes en “Gas men 2014” y “Globe, 2015” -cual “cowboys” en una “coreografía masculina” –como la denomina el curador y que nos evoca aquellas estrellas que hicieron grande al cine norteamericano-, se sirve del ícono de la pistola de verter combustible como si fueran armas para intrincar en el ardid de detentar el poder, además de mangueras como lazos para atraparnos, en tanto somos los dominados dentro de esos juegos de tensiones del mercantilismo. Configura verdaderos monstruos con cuerpo y extremidades dibujadas por escrituras a mano, a manera de poesía visual, cuyos puntos terminales son objetos de esa jerga del mercantilismo la cual nos tiene atrapados dentro de las redes, internet y otros mecanismos enmarañados desde el Distrito de Comercio Mundial de Nueva York, con sus flujos de numerales que marcan el ritmo donde cada día ganamos o nos hundimos.

Christopher Cozier: ENREDOS Fotos cortesía de Teorética 

Críticos escenarios
La propuesta de Christopher Cozier en Teorética, exhibe video, fotografía y un conjunto de dibujos donde reptan esos monstruos, asimilan el “enredo” de vivencias cotidianas en nuestros países, otro discurso de poder que implica la crítica social sobre estas realidades locales, como los desplazamientos migratorios en el continente para llegar al Norte, o como “la bestia” que atraviesa el territorio mexicano cargada de hombres, mujeres y niños centroamericanos, encabritando sus sueños de alcanzar el modelo de vida de aquel país. Algunos dibujos sugieren amarras de los ambientes portuarios, las cuales se deshilachan y saltan aquellos hombrecillos de negro con pistolas de máquina de hidrocarburos, retándose mutuamente. Con gestos fuertes y contundentes de buen grafista Cozier dibuja dichos escenarios renegridos en tanto asemejan los hollines producidos por la bencina, infractor que incrementa el efecto invernadero. Entonces, el impacto de la muestra pesa más en la conciencia del espectador al detonar otro discurso, no solo el económico y político, implica lo ambiental, ante un planeta Tierra que fenece, donde no nos tocará más que comportarnos como topos o aquellos bichos “neokafkianos”, al roer dentro de la gran madriguera o fractura producida por la ingeniería petrolera, con su enjambre de ductos y tripero que antes estuviera repleta del codiciado oro negro.

Christopher Cozier: ENREDOS Fotos cortesía de Teorética 

La muestra del artista caribeño originario de Puerto España, Trinidad y Tobago, es en suma intensa, activa a explorar ricas y variadas lecturas de sus enigmas y cuestionamientos, tan propio del arte de nuestros días en tanto sus puntos de inflexión conectan a otras interpretaciones, porque el asunto de los combustibles tanto como las estrategias de dominación de siempre, son responsables de la calidad de vida urbana en esta ciudad actual tan hacinada, contaminada, deteriorada, donde los autos no se mueven porque ya no caben en su entramado, y tanta tensión entorpece las conductas y emocionalidad del habitante; desesperanzados, solo nos queda sortearnos bajo los lazos de los “cowboys” de Cozier que de repente encañonan con las pistolas que vierten el fluido de la discordia.
  

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *