Caritas-electrónica.jpg

Diseño e ilusiones ópticas

En estos días me motivó indagar el por qué nos aficiona reconocer caras en los objetos industriales o de uso cotidiano, ilusión óptica que los estudiosos llaman “pareidolia”. Éstos fenómenos siempre existieron, sin embargo, hoy en día, muchas personas se sorprenden e incluso expresan emociones tales como -“¡wuo!”, “¡super!”, o ¡qué chiva! -, cuando encuentran una fotografía u observan un determinado objeto portador de esa ilusión, algo que en realidad no existe.
Desde la década de los dos mil colecciono fotografías de esos objetos en los cuales nuestros patrones cerebrales de reconocimiento perciben gestos propios de la naturaleza humana; es suficiente que existan dos agujeros en una superficie para fijar la idea de ojos y uno tercero para identificar una boca, por lo tanto un rostro.
La mayoría de esta colecta de imágenes las publiqué en un “issuu” que pueden apreciar en el enlace. Meses atrás Pep Carrió publicó un post en su blog de este portal sobre el mismo fenómeno titulado “Caras encontradas”.

Caritas observadas en varias componentes de la electrónica. Fotografía LFQ.

Fenómeno de pareidolia. Fotografía LFQ. 

Prensas en el taller de mecánica. Fotografía LFQ. 

Experiencia cotidiana
Por lo general subo a mi página de Facebook fotografías de esos objetos, con lo que me cercioro del interés que provocan en los usuarios de las redes. La intriga desafía y estimula la búsqueda de certeza, a la vez de preguntar ¿de dónde proviene la motivación para buscar esos objetos y captar la ilusión en una fotografía? ¿Cuál será la explicación desde la ciencia que estudia los fenómenos perceptivos? ¿Cómo comprenderlos con racionalidad? Y, ¿cómo influye en la psicología humana el fenómeno observado?
La respuesta es sencilla, con la tecnología celular que posibilita enviar mensajes con imágenes por varios medios: mensajería, WhatsApp, correo electrónico y las mencionadas redes sociales, los usuarios por lo general concluyen sus mensajes subiendo una carita de las cuales el sistema ofrece enorme variedad y que revolucionan el uso de íconos en el lenguaje.

Caritas observadas en prensas de los talleres de mecánica. Fotografía LFQ. 

Tapas de plomería y materiales del taller. Fotografía LFQ.

Sacacorchos el cual ofrece una lectura de bicho marino. Fotografía LFQ. 

Diferentes objetos donde observar el fenómeno. Fotografía LFQ. 

¿De dónde vienen?
Algunas parecen ser hechas a propósito, otros son gestos espontáneos sobre todo cuando se suma el carácter emotivo, pero lo cierto es que los diseñadores industriales y de productos, deberían considerar a fondo esta variable perceptiva, para incrementar la comunicación entre el producto y el usuario. Se busca agregar interés, catexia, en tanto el observador reconoce el gesto y experimenta empoderamiento y empatía, argumento que agrega valor al producto en su penetración al mercado.
Nuestra estructura cerebral posee una trama de patrones psicoperceptivos que fueron estudiados desde inicios del siglo XX por la Teoría Gestalt, se recuerda la “Ley de la Experiencia” – que se gesta por la capacidad humana de conocer y tener experiencia de dichos patrones, lo que motiva a reconocerlos por forma, color, cercanía, entre otras variables. Por ejemplo, si en un patrón de puntos color negro existe la excepción de dos puntos en distinto color respecto al resto, es suficiente para que el ojo asimile la tensión existente entre estas dos formas y genere la ilusión de cierre –Ley de la forma cerrada-, deduciremos entonces la existencia de una línea recta o un hilo óptico de carácter virtual.


Fotografías de objetos donde se observa el fenómeno de pareidolia. Fotografías de LFQ.
 

Talentos emocionales
A menudo los objetos que usamos en el cotidiano presentan esos rasgos en los cuales los usuarios observamos el fenómeno, pero no solo eso, también reconocemos emociones. Teóricos de la percepción como Rudolf Arnhein decían que “uno ve lo que sabe”. Es natural a nuestra conducta humana expresar esas emociones y por lo tanto también reconocerlas. Hablamos de la mirada y el enjambre cerebral que procesa lo que el ojo ve, cuaja la inteligibilidad de lo visto y brinda una respuesta cognitiva que fundamenta el proceso de comunicación y aprendizaje.

Fotografías de objetos donde se observa el fenómeno de pareidolia. Fotografías de LFQ. 

Jeff Hawkins en “Sobre la Inteligencia” (2004), explica que el cortex cerebral es responsable de memorizar lo que percibimos a través de la vista o el tacto, u otros sentidos, y relacionarlo con lo que nos queda o permanece en la memoria de dicha percepción, lo que se aprende y ejerce el factor de reconocimiento de datos similares. El fenómeno existe también en elementos naturales, rocas, maderas, firmamento, ríos, mar, arenas; es muy común observarlos en los troncos de los árboles donde en ocasiones se aprecian partes corporales con las cuales la mirada conecta con lo emocional y sexual, pero este es tema que bien podríamos tratar en otra oportunidad.


 

Fotografías de objetos donde se observa el fenómeno de pareidolia. Fotografías de LFQ. 

Para cerrar presento algunas fotografías colectadas en la ciudad, en el taller donde trabajo y exploro las posibilidades de la visualidad, en la universidad, y con ello explico a quienes me observan por las calles detenerme y tomar una foto a un objeto, acción que a algunos parecerá burdo y sin sentido.
Mucho se ha teorizado sobre estos aspectos cerebrales que provocan errores de lectura, pero que de igual manera generan interés. Las personas, como se dijo, dicen ver un rostro en una roca o en el jaspe de la madera, y no sólo son captados rasgos humanos, sino expresiones, a veces parecen sonrientes como en otras demuestran tristeza o temor. Se relacionan con lo sensitivo, con el lado de los sentimientos y afectos que exigen estudio por parte nuestra como diseñadores, responsables del diseño de los objetos y entornos, quienes debemos saber enfrentar la fuerza y poder de las llamadas inteligencias emocionales. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.