Oscar-pamio.jpg

Diseño en Costa Rica: conversatorio con Oscar Pamio

Para comenzar estos conversatorios con uno de los principales impulsores del diseño en Costa Rica, Oscar Pamio, quiero abordar el tema de la Bienal Iberoamericana de Diseño, BID Madrid, en tanto él es puente entre la Bienal y los diseñadores locales. El Arq. Pamio llegó al país desde Italia, a finales de los años setentas del siglo pasado, cuando fundó la escuela de Diseño Industrial en el Instituto Tecnológico de Costa Rica. En 1984 regresó a su país, para trasladarse luego a Malasia dedicándose al diseño e industria del mueble de ese país oriental. En la década de los noventas volvió a Costa Rica para involucrarse en el proyecto de recuperación de las instalaciones de la antigua Fábrica Nacional de Licores donde hoy se encuentra el Centro Nacional de Cultura, el Ministerio de Cultura y el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo. En el año 2001 inició el proceso de creación de la Escuela de Diseño de Productos de la Universidad VERITAS, donde actualmente es el Decano de la Facultad de Diseño.
En el camino de su realización profesional encuentro varios recodos importante de esculcar y compartir, tras la idea de motivarnos con la diversidad de sus logros.

Arq. Oscar Pamio en su oficina. Foto cortesía Veritas.

¿Tu eres miembro del Comité Asesor de la BID Madrid, cómo se enmarca tu actuación?
Se deriva de una invitación directa que me cursó la Asociación de Diseñadores de Madrid, DIMAD, en la persona de su Presidente, Manuel Estrada, para una reunión en Madrid a la que acudieron veinticuatro diseñadores de catorce países de Iberoamérica.
El objetivo de dicho encuentro fue analizar las posibilidades de realización de la Primera Bienal de Diseño Iberoamericano, fue ahí donde sentamos las bases o declaratoria para la creación de la Bienal, que ya ha realizado dos ediciones, en 2008 y en 2010.
Cada miembro debía señalar obras de diseño que representara el quehacer de las profesiones del Diseño, exceptuando la Arquitectura, en cada país. Esta primera selección se propondría a un jurado en Madrid que finalmente escogería las obras a exponer. Así se realizó la primera convocatoria para el 2008, donde participaron un buen números de diseñadores en muy diversas áreas profesionales.

¿Cuáles son las principales contribuciones de la BID Madrid para con el contexto regional?
Poder constatar que el diseño en Iberoamérica es una realidad con enorme potencial para su desarrollo futuro, pero que todavía necesita ser evidenciada, divulgada, confrontada. Hay algunos países que han hecho grandes avances en ese sentido, pero por lo general hay mucho desconocimiento sobre las capacidades y potencialidades del Diseño de Iberoamérica.
Generar además una vitrina para el Diseño de Iberoamérica en Europa, teniendo como base España. Entendemos vitrina en el buen sentido del término, no de escaparates anquilosados sino de plataformas privilegiadas desde donde impulsar la innovación y motivar relaciones y conexiones profesionales y de negocios.
Además la Bienal impulsa y motiva la realización de encuentros de los diseñadores de la región, para intercambiar experiencias y percepciones de hacia dónde va el diseño en esta parte del mundo y como ese diseño se pone con respecto al contexto mundial.

¿Qué beneficios trae esas participaciones de diseñadores del país?
Ante todo es la proyección en un espacio de mucha visibilidad, que registra lo que se hizo y lo que se está haciendo en cada país, promoviendo contactos, discusiones y análisis sobre su propia actuación .
Exponerse para provocar, conlleva el desafío de mantener su conquista, eso lleva al diseñador a asumir la responsabilidad de valorar su trabajo en esas estructuras de legitimización, implica tener que aceptar las críticas positivas o negativas, y continuar produciendo con calidad conceptual y técnica.

¿Cómo se percibe el diseño costarricense entre las participaciones del resto de Iberoamérica?
Fue una gran sorpresa para los organizadores y el público visitante a la Bienal lo que Costa Rica presentó en esta segunda edición, pues representaba las diversas áreas de actuación como el diseño de modas, productos, gráfica y espacio interno.

¿Pero existe algún signo particular que lo distinga?
Costa Rica es un país reconocido mundialmente por su condición de paz y protección de su naturaleza; somos vistos como una especie de “paraíso”. Representa una oportunidad y fortaleza para el diseño local, de caracterizarse y reconocerse en esos valores con que se le distingue entre otras naciones.

¿Qué más requieren los diseñadores para participar íntegramente en dicha Bienal?
Inicialmente el apoyo fue dado en cuanto a la exhibición de los productos, pero todo lo demás debe ser cubierto por el diseñador: la preparación de los proyectos a exhibir, enviar fotografías, documentos, traslados, entre otros.
La primera edición de la BID Madrid fue más “física” en la medida de que la misma organización se encargó del transporte y de poner todo en España; pero eso es complejo y costoso. Esta vez se tuvo que redimensionar, sobre todo a partir de la grave crisis que afecta la economía española. A pesar de los inconvenientes, en esta segunda bienal hubo más participación que en la primera. Lo cual demuestra una vez más la vitalidad del sector y la capacidad de solucionar problemas para concretar proyectos.

¿Cómo es el proceso de pre-selección, postulación y participación en la muestra?
Tu has sido, como “jurado” nacional, testigo y protagonista de esta preselección Se cursa una invitación muy amplia, muchos no responden, otros declaran estar muy ocupados o que no quieren exponerse a un eventual exclusión, otros prefieren no participar. Como sabes, hay que dar mucho seguimiento insistiendo y motivando. A pesar de todo considero que lo mostrado en Madrid es un buen ejemplo del diseño costarricense.

¿Cuáles son los filtros que utilizan para la selección?
Son muy sencillos de encontrar en los reglamentos y documentación: Vigencia productiva, originalidad, y calidad de lo producido.
Todos los proyectos seleccionados hasta el momento demuestran cómo desde lo local se pueden generar ideas de proyección internacional, eso se percibe también en la muestra digital en la categoría de trabajos de estudiantes.

¿Cuál es tu apreciación personal de este evento?
Es una iniciativa extraordinaria y este calificativo se puede vislumbrar con el impacto experimentado desde el momento en que se generó la idea, constatado en las dos ediciones. Se ha comprobado que cumple con los objetivos de generar interés alrededor del diseño producido en Iberoamérica.

¿Qué trascendencia, o qué ejemplifica para el diseño global?
Se trata de un evento de primer orden organizado o conceptualizado involucrando a todos los actores sociales y culturales que participan en la Bienal. O sea, no es un evento organizado desde Europa que selecciona lo que se desea mostrar en la Bienal; primero ha habido diálogo, relaciones, entre los organizadores en Madrid y los representantes de cada país a través del Comité Asesor.
Es motivo de reconocimiento a DIMAD (Asociación de Diseñadores de Madrid) presidido por Manuel Estrada y un grupo incondicional de colegas, quienes promovieron desde el principio esa concepción participativa y de relaciones horizontales. La Bienal del 2010 ha sido un evento doblemente notable que superó las expectativas de muchos de nosotros, que se ha realizado en un periodo muy difícil pero que ha logrado comprobar, como bien lo mencionó en algún momento Manuel: la imparable fuerza de las ideas.
No es solo la exposición, no son solo los debates y ponencias, es el ambiente que se genera alrededor de todo esto, el tejido maravillosamente complejo, espeso e intelectualmente estimulante de las relaciones humanas. Es, a final de cuentas, la carga de Humanidad de las personas, de todos los que se involucraron, libremente, por interés personal, por cultura o por cualquier otra motivación y que recrearon en el espacio del Matadero Madrid, el complejo mosaico de lo que somos y de lo que aspiramos ser.
Además y más allá del Diseño esta es, creo, la Bienal.

En cualquier evento en el mundo, siempre existe algo en qué se puede mejorar. ¿Cuál es tu percepción en este caso?
Ya se marcó mejoría de la primera a la segunda Bienal, en términos de agilidad de las selecciones, los tiempos, la divulgación y la comunicación de los organizadores para con los participantes. Se reconoce que lo que se envía es una representación del diseño de cada país, y como se dijo, la muestras en esta segunda edición fueron mejores. La organización corrió con el riesgo de ese logro.
Podríamos tratar de mejorar los tiempos entre convocatoria y realización. Estos han sido hasta ahora muy cortos, sin embargo hay que considerar que al no ser todavía un evento económicamente institucionalizado, hay una gran dosis de incertidumbre que acompaña el “cómo” y el “con que” de su realización. A pesar de esto el trabajo de la organización ha sido muy eficaz para lograr que la IIª edición de la Bienal se organizara y realizara en un arco de tiempo muy estrecho. El resultado, ya dicho, ha sido superior a las expectativas en cuanto se ha logrado en un período de crisis económica grave. Esto lo apoya el entusiasmo demostrado en las respuestas desde América Latina, Portugal y España, todos lograron superar con creces los problemas de índole económica y hubo una buena participación presencial de Diseñadores de los diferentes países.

¿Qué significa la palabra riesgo en ese contexto?
Ya lo dijimos, no es lo mismo un evento organizado desde España implicando a los países, a que se impliquen estos desde el principio. Esto conlleva una necesidad de organización y atención a necesidades diferentes, mucho mayor. Sucedió y fue exitoso.

¿Qué estrategias se tiene para las futuras ediciones?
Incrementar el debate sobre el diseño en cada región en interacción con la visión del diseño de otros países. Que exista una mayor y mejor participación de diseñadores, por lo que me interesa convocar una reunión con los participantes para valorar los logros alcanzados y sus posibles proyecciones a futuro.

¿Qué fortalezas ofrece para el diseñador su participación en este evento?
Darse a conocer en otros contextos, ponerse a prueba, valorar y legitimar sus proyectos internacionalmente y abrir su mirada hacia un mundo de usuarios exigentes a los que es muy difícil sorprender.

En conclusión
Este conversatorio con el Arq. Oscar Pamio posee una clave: la calidad que debe prever el producto, involucrar el proyecto y el desempeño como diseñadores delante de pugnas de poder en los mercados y los circuitos donde circulan los productos de éxito. La Bienal abre vitrinas positivas donde mostrarse y valorar los logros y alcances, pero hay que mantenerlos, ser conscientes de la responsabilidad y mantener la lucha constante para no quedarse “dormidos en los laureles” al lado del camino, pues si así lo hiciéramos nos percataríamos como otros nos adelantan.


 

1 opinión en “Diseño en Costa Rica: conversatorio con Oscar Pamio”

  1. Siempre excelente en sus aportacioones para Costa Rica…Don Oscar Pamio!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.