1-asientos.jpg

Helga Denoth: Sentarse y el arte

En un reciente artículo que subí a este blog, Arte/diseño del sentarse”, decía que los objetos que más me gustan gravitan en la zona donde intersecta el arte con diseño, y que dicha franja intermedia se ensancha cada vez más, cuando los artistas deciden transitar por el borde del producto utilitario, abordados desde sus propios lenguajes, técnicas artísticas y una lúdica actitud de desenfado delante de la realidad del objeto mismo. Helga Denoth -de origen suizo radicada en Curime, cantón de Nicoya, provincia de Guanacaste, Costa Rica-, es una de esas artistas que atraviesan de un lado a otro dichos bordes; sus bancos, banquitos, sillas, asientos, mesas y diseño de espacios interiores, a la vez que son resueltos atendiendo el parámetro de funcionalidad –con todo lo que implica desde el punto de vista del diseño -, son tocados también por la magia expresiva que activa las emociones del espectador.

 

 

Muebles , asientos, bancos, sillas creadas por Helga Denot. Fotografía LFQ.

Atelier Denoth en Curime
En aquel maravilloso taller/galería sumido en el verdor de los jardines de Curime, se aprecia la magnitud de su profusión creativa; además de muebles con fuerte sentido del color, crea instalaciones ambientales, en tanto reutiliza materiales con la plausible actitud de que éstos no terminen contaminando al planeta tirados en basureros, a orillas de las carreteras, o mucho peor, en las cauces de los ríos.

Asientos creados por Helga Denot. Fotografía LFQ. 

En dichas propuestas utiliza materiales encontrados en el entorno: maderas, piedras, semillas, cáscaras, bejucos, cuerdas, alambres, al igual que subproductos industriales provenientes de envases, botellas, contenedores, carcasas de equipos (la basura que produce el mercantilismo actual, tan atizado por la misma sociedad de consumo), pero también se sirve de bicicletas u otros objetos que agotaron su vida útil y son compuestos para dialogar con enorme carga poética con los elementos naturales del lugar, todo para activar la experiencia de vivenciarlos, pues no son únicamente para ver, están ahí para acrecentar la proeza del sitio, provocar las sinestesias del color, del sonido, de las superficies con sus texturas, el aroma de las orquídeas y otras flores; hasta las brisas marinas que se adentran hacia la bajura desde el cercano golfo de Nicoya, o de las arenas pardas o doradas de Carrillo, Sámara, Nosara y otros sitios costeros del Pacífico Norte costarricense.

Muebles , asientos, bancos, sillas, murales, intervenci{on espacial y diseño interior creados por Helga Denot. Fotografía LFQ. 

Espacio de la reinvención
Reinventa objetos que en algún tiempo fueron para otra cosa y ahora trastocan no solo su utilidad sino la dimensión de sus significados; otros, en cambio, fueron fabricados por ella, como las sillas que son modelados con alguna estructura metálica; también utiliza remanentes del cotidiano como utensilios, o inventa mecanismos para los cerrojos de las puertas y ventanas.

Detalles de objetos e instalaciones creadas por Helga Denot. Fotografía LFQ. 

Me impactó observar al interno de una instalación resuelta con distintas piezas de lo que nosotros llamamos “chatarra” (desechos de metal), encontrar un guarumo (Cecropia obtusifolia), árbol que irá creciendo adoptando sus componentes para regenerar la metáfora, producto de la sensible y profunda actitud de Denoth de reinventar la poesía de los materiales vivos.

Banquitos creados por Helga Denot. Fotografía LFQ. 

Quisiera decir también que mientras estuve ahí sentado en ese vergel conversando con la artista y su marido, la cual versó sobre la experiencia de vivir por más de veinte o treinta años en el país, en la enorme pantalla mental donde dilucidan las interrogantes y comprensión de los orígenes de la creatividad -quizás la idea sería similar si ellos hubiesen escogido residir en el Caribe Sur, o la zona del bosque húmedo-, en su propiedad siempre habrá encuentro y descubrimiento, diálogo entre materiales y naturaleza, entre el lugar y el visitante, entre el arte y el diseño que conviven en dicha zona de influencia mutua.

  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.