Greivin-grullas-1.jpg

Muestra de origami: “Instrucciones para plegar un sueño”

Cuando visito una muestra como “Instrucciones para plegar un sueño” de Greivin Umaña -grabados, camisetas, pinturas, esculturas, cientos de grullas y otros bichos en origami-, y permanece una ración de la idea que me instiga con sus contingencias acerca del significado de la creatividad, y si al llegar a casa no me abandona dicha percepción, busco a ese artista o diseñador para conversar con él acerca de su trabajo.

LFQ: ¿De dónde viene tu afición por el origami?
Greivin Ureña:
Desde niño, el papel tuvo esa fascinación, cuando estaba en la escuela, creaba naves -aun recuerdo su forma básica de plegar-, y agregándole papel iba creando una super nada y mis viajes al espacio se hacían reales. 

Galería Nacional, Museo de los Niños, San José. Muestra de Greivin Ureña. Foto cortesía del artista.

LFQ: ¿Qué significado le das a plegar un cuadrado de papel para obtener una figura?
Greivin Ureña:
¡Uff!, hay mucho, pero uno de los principales es alejarse de todo, al plegar se encuentra la libertad y el gran reto de hacer que esa hoja se convierta en el animal que deseo; es similar a cuando pinto o dibujo o grabo, una simple hoja puede ser el capullo de la mariposa que esta por nacer.

LFQ: En tus grabados las figuras dialogan, entablan un lenguaje que solo a estos les pertenece. ¿Sientes ese lenguaje del cual te apropias?
Greivin Ureña:
Cuando uno crea, las obras han hablado primero con uno, al final suena raro pero de la magia de crear ya sea origami, escultura, pintura o grabado, el espectador solo se lleva una tercera parte, que es la visual y algo de la sentimental, porque esas otras dos terceras partes nacen en la cabeza y en el proceso de creación -que es una de las cosas mas bellas que existe, y cosas que muchas personas no entienden-, al final para uno es un vicio, cuando dejamos de crear o dialogar con la obra nos deprimimos.
Estos grabados tiene voz propia, cuentan las historias de nosotros entre ellos y el espectador, me imagino la galería en la noche y podría ser la misma casa de “La fisgonas de Paso Ancho” (se refiere a una novela del dramaturgo costarricense Samuel Rovinski, que precisamente falleció este fin de semana), cuando se encienden miles de noticias de que murió tal, que paso esto y esto otro. Los grabados literalmente tiene noticias.

Grabados de Greivin Ureña. Fotografía cortesía del artista.

LFQ: ¿Qué posibilidades te ofrece el grabado de incrementar el interés por ese arte de plegar papel para corporizar figuras y generar estructuras tridimensionales donde también tocas el asunto del espacio o espacialidad de la galería?
Greivin Ureña:
De hecho tengo muchas ideas que estoy trabajando muy relacionadas con el grabado, ahorita investigo soportes de papel para hacer impresiones en los mismos y plegarlos, ya olvidé que el grabado es bidimensional para convertirlo en tridimensional. Siempre he creído que la obra -sea pintura o grabado-, puede pasar de bidimensional a tridimensional en tanto se acerca mas al espectador que lo incorpora a su realidad y a ese viaje del sueño.

LFQ: ¿Cuestionas algo, o buscar clamar atención del espectador por este arte?
Greivin Ureña:
Los cuestionamientos siempre están es el arte, el grito de denuncia tienen su mayor fuerza en cualquier expresión del arte, como dijo Jorge Debravo. Pero también creo que el arte puede ser la escapatoria de la triste realidad -como es el caso de la muestra “Instrucciones para viajar en un sueño la 1 y 2”-, que es invitación a esa paz. En otras obras, si se busca denunciar que no debemos dejar de gritar las atrocidades que se cometieron y se cometen contra muchos pueblos inocentes.

Grabados de Greivin Ureña. Fotografía cortesía del artista. 

LFQ: El arte casi siempre es provocador de reflexión, de pensamiento, de cuestionamientos, de críticas. ¿Cómo defines lo que andas buscando con el origami?
Greivin Ureña:
El origami cualquier persona creería que es una simple representación y nada mas, pero al integrarlo en mi obra artística le doy ese grito que faltaba, busco esa lucha que el puede emprender y lo hago ser mas activo, medio para decir lo que quiero transmitir.

LFQ: ¿Qué te desafía?
Greivin Ureña:
¡Uff!, el origami es siempre desafío por querer buscar hacer las cosas mas complejas, es como el científico que busca respuestas y cuando las encuentra no se queda sentado, y dice -ya lo hice-, no festeja pero en medio de la satisfacción por el logro está buscando en su cabeza otro reto. El mundo que hay detrás del origami es apasionante, son la aplicación de las matemáticas de una manera muy clara, si se enseñara origami en matemáticas, le juro que no se aburrirían nadie y no le tendrían tanto miedo. 

Camisetas diseñadas por Greivin Ureña. Fotografía cortesía del artista. 

LFQ: ¿No te cansa el reto de plegar una y otra vez la misma figura, la misma estructura, el mismo movimiento?
Greivin Ureña:
En el origami es muy curioso pero siempre hay muchas variantes para llegar a un mismo fin, de allí que uno lo vuelva monótono o divertido, en el proceso de la creación se encontraron casi siete formas diferentes de hacer la grulla, unas mas complejas que otras, pero fue divertido puesto que junto a mis colegas de este arte en Costa Rica, una de las dinámicas de grupo es ponernos retos: buscar como hacer la figura diferente: En uno de los talleres, abstrayéndome de las conversaciones, me di cuenta de que quien nos oye hablar pocos comprenderían la terminología; en origami -trabajádolo profesionalmente-, se escribe, tiene su propio lenguaje; era muy vacilón escuchar hablar de cosas como -"Cps, analicemos el inserto, los bloqueos, el box pleating, colapsar"-, y tantas otras cosas que tiene este mundo.

LFQ: Su lenguaje te acerca a una narrativa de símbolos como el perro, la paloma el o pájaro, el caballo, entre otras, ¿qué mas deseas contar o hacia dónde quieres direccionar tu arte?
Greivin Ureña:
Al final no es que me acerca, comprendo mas la estilización, el origami puede ser el cubismo dentro de la escultura, en muchos casos, es la representación clara de la figura en muy pocos trazos.

Instalaci{on de Greivin Ureña. Fotografía cortesía del artista. 

Este acercamiento al pensamiento, y a la obra de este joven creador costarricense Greivin Ureña, constata el universo aun por conocer: cada cabeza en un mundo. No existen límites para la imaginación, la creatividad y el hacer; cuando el artista o diseñador se enfrenta a toda situación problemizadora y lo hace con sagas actitud de aprender del reto, satisface plenamente la vivencia, la comprensión y el significado de “Instrucciones para plegar un sueño”.
  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.