1-Foley.jpg

Peter Foley y Peter Halley en espacios adyacentes

Los destacados artistas norteamericanos Peter Foley y Peter Halley, exhiben en espacios contiguos en la zona de Escazú, Costa Rica. El primero expone su New world order como un proyecto “No space” de ARTSéUM, curado por Rolando Castellón, y el segundo presenta Recent Work en Klaus Steinmetz Contemporary. Ambos creadores están en nuestra memoria cuando algunas de sus obras fueron expuestas en distintas muestras de los inicios del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC).

Cartel de la muestra de Peter Foley, cortesía de ARTSéUM

Las visualizaciones actuales de Peter Foley
La muestra “El nuevo orden mundial” -de este artista quien visitó recientemente el país-, reúne obra gráfica, collages, dibujos, fotografías y monotipias. Es una propuesta sensible, rigurosa, para recordar. Cala profundo en nuestra percepción y registros de conocimientos, en tanto en esas narrativas simbólicas conmociona un ser muy actual, actuante entre la tecnología y las evocaciones de tiempos que nos marcan, que atañen a la colectividad y por tanto motivan anclajes intrapersonales, que, en el momento de visitar la muestra no encuentran explicación, pero permanecen y se extienden a otros momentos cuando se evoca la experiencia y dilatan los significados.

Muestra Nuevo Orden Mundial de Peter Foley, fotografía cortesía de ARTSéUM 

Foley incluye en sus collages y gráficas esbozos taxonómicos de anatomías de aves y animales, carátulas de libros intervenidas, yuxtaposiciones de imágenes donde confronta remembranzas e incertidumbres persistentes en la vivencia cotidiana, cuando el artista transita la ruta ignota pero que le motiva andar, porque es en ese borde de la vivencia cotidiana donde le toca resarcir su huella, y quizás, fue ahí donde su mirada se posó en el personaje de los retratos que trazó sobre un un vidrio plano con óleo o tinta grasa para obtener un original denominado “monotipia”; o el libro rasgado, herido, anaquelado por años pero que él, por las posibilidades que le brinda el arte lo rescata en su obra dándole otra vida, lo que conmovió su espíritu buscador y atrajo esas páginas añosas y amarillentas como la luz de la nostalgia, para recomponerlas en esa visión suya de “nuevo orden”.

Peter Halley en Klaus Steinmetz Contemporary
El abrasivo color de Peter Halley, y el contrapunto de un fuerte carácter tectónico en algunas superficies del cuadro, argumentan una propuesta sólida, que diserta sobre el poder expresado en la pintura: exponencial de la luz que irradian los contrastes del color, el manejo sintético de la forma y el minimalismo autoreferenciador del lenguaje. Uno se siente confrontado, delante de ese conjunto dispuesto en el amplio espacio blanco de la sala, un territorio de choque de tensiones perceptivas e interpretativas que suman a la vivencia de apreciar el arte; la mácula del visor se excita al máximo y la respuesta de la mente no explica por qué tanta conmoción.
De pronto, el aparato perceptor, conecta las estructuras cognitivas para asimilar las ideas propuestas por Halley, y el formato se vuelve una especie de celdas fotovoltaicas captoras de luz, pero liberada en otra forma de energía y vitalidad, donde persiste la idea de la tecnología, simbolizada en la arquitectura del microship, como agente a su vez contenedor del conocimiento.

Peter Halley en Klaus Steinmetz Contemporary. Fotografía cortesía de Klaus Steinmetz Contemporary 

Esos signos geométricos portantes: polígonos, paralelogramos, planos yuxtapuestos y superpuestos de los ensambles son escrituras de un nuevo lenguaje, vocalizado en los grandes sitios de tránsito, o en los densos espacios de la urbe actual, donde los significados se cuelan por entre sus intersticios diédricos. Vano sería el lenguaje si no existiesen esos boquetes dimensionales, para escapar, liberarse y sentir esas sensaciones sinestésicas advertidas en el paladar, en el aparato fonador y audible, en el envoltorio del alma: nuestro propio cuerpo que pone piel de ave, ni qué decir de la mirada al otro lado de tanta vibración retiniana.

Peter Halley en Klaus Steinmetz Contemporary. Fotografía cortesía de Klaus Steinmetz Contemporary  

La muestra de Peter Foley y Peter Halley yuxtaponen caracteres muy distintos, ambas están en el mismo plano cuyos vectores convergen en el único vértice del arte, pero a la vez se disparan hacia dimensiones insospechadas, como la luz que atraviesa el prisma y se extiende en la amplitud y longitud del espectro del color, como el tiempo que permanece pero que jamás será el mismo.

Peter Halley en Klaus Steinmetz Contemporary. Fotografía cortesía de Klaus Steinmetz Contemporary  
  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.