Dune House, Marc Koehler Architects, 2014. © Filip Dujardin

Un diamante entre las dunas, de Marc Koehler Architects

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Una casa escondida entre las dunas

Marc Koehler Architects ha diseñado Dune House, una casa escondida entre las dunas de la costa norte de la isla holandesa de Terschelling, en el mar del Norte, donde se mezclan arquitectura y paisaje. Un proyecto en el que el intenso diálogo entre arquitecto y clientes ha dado lugar a un diseño hecho a medida que, integrando paisaje, arquitectura e interiorismo, se materializa en un “diamante de madera” donde cada cara es única.

Dune House, Marc Koehler Architects, 2014. © Filip Dujardin
Dune House, Marc Koehler Architects, 2014. © Filip Dujardin

El mar, la luz del sol y los vientos locales esculpen la casa, un peculiar objeto arquitectónico inspirado en las texturas y colores dominantes en la isla, su paisaje arenoso, la industria naval local y la madera que flota sin rumbo en sus costas; con colores como el gris-plata, el ocre-oro, el marrón-bronce y el verde-hierba, y materiales como el hormigón color arena, la madera y el metal.

Dune House, Marc Koehler Architects, 2014. © Filip Dujardin
Dune House, Marc Koehler Architects, 2014. © Filip Dujardin

 

La chimenea como punto de referencia

En el interior los espacios se organizan alrededor de la chimenea que, convertida en el corazón de la casa, recrea a su alrededor un paseo por las dunas que la rodean. Un recorrido en espiral que conecta las áreas más privadas, situadas en el sótano, con otras más abiertas, y que da lugar a una secuencia continua de espacios a distintos niveles, generando relaciones visuales no sólo entre ellos, sino también hacia el paisaje, a través de aperturas cuya forma, dimensión y posición han sido diseñadas de forma específica, según la función de cada estancia. Espacios con personalidad propia, con atmósferas y formas de relación con el paisaje muy distintas, acordes al estado de ánimo del usuario en cada momento.

Dune House, Marc Koehler Architects, 2014
Dune House, Marc Koehler Architects, 2014. © Filip Dujardin

El gran acristalamiento único que domina el espacio principal de la casa ofrece distintos puntos de vista y perspectivas desde cada plataforma, manifestándose al exterior a través de una cara completamente acristalada, inclinada para evitar el reflejo de la luz sobre el entorno. En la última planta, la plataforma que culmina el núcleo de la chimenea reproduce la cima de una duna desde donde disfrutar de unas impresionantes vistas sobre el mar.

Dune House, Marc Koehler Architects, 2014
Dune House, Marc Koehler Architects, 2014. © Filip Dujardin

Un diamante de hormigón

Los muros de hormigón in situ color antracita del sótano recuerdan los depósitos de basalto, mientras que en las plantas sobre rasante este, el hormigón se pigmenta con el color arena de las dunas del paisaje circundantes, fortaleciéndose así la relación entre interior y exterior. La madera de nogal que da forma a los armarios, elementos de cocina y muebles de baño, confiere calidez al espacio; y los tonos verdes y marrones de las tapicerías hacen referencia a la vegetación que crece entre las dunas.

Dune House, Marc Koehler Architects, 2014
Dune House, Marc Koehler Architects, 2014. © Filip Dujardin

Respeto por el medio ambiente

El respeto por el medio ambiente da lugar a la elección de un método de construcción basado en paneles contralaminados de madera (CLT), previamente diseñados a partir del software BIM, con el que se reduce drásticamente el tiempo de construcción. Fabricados y cortados con láser, los paneles ofrecen una estética natural que no necesita ningún acabado adicional y aporta un aspecto cálido y homogéneo al interior. Los marcos de las ventanas, también hechos con perfiles de madera laminada, minimizan el uso del aluminio, sólo empleado al exterior.

Dune House, Marc Koehler Architects, 2014
Dune House, Marc Koehler Architects, 2014. © Filip Dujardin

Un proyecto que muestra cómo sostenibilidad y estética pueden ir de la mano, a través de un diseño con una huella ecológica mínima, donde el sistema constructivo y los métodos pasivos usados para evitar ganancias y pérdidas de calor no deseadas, junto con la posibilidad de calentar el ambiente a través de una única chimenea central, hacen que la demanda de calefacción a través del suelo radiante instalado en los suelos de hormigón sea muy reducida. Los paneles solares ocultos entre las dunas proporcionan parte de la electricidad requerida por la casa, que utiliza electrodomésticos e iluminación de bajo consumo.

Dune House, Marc Koehler Architects, 2014
Dune House, Marc Koehler Architects, 2014. © Filip Dujardin

La fachada como una cubierta tropical

La fachada ventilada de madera funciona como una cubierta tropical que protege el interior de la luz directa del sol. La diferencia de presión entre interior y exterior hace que el aire caliente acumulado en ella se elimine rápidamente, reduciéndose así las ganancias de calor. Además de la ventilación cruzada generada entre los acristalamientos de las fachadas norte y sur, la casa cuenta con ventilación mecánica en cubierta para liberar el aire caliente acumulado en la parte superior.

Plano de situación. Dune House, Marc Koehler Architects, 2014
Dune House, Marc Koehler Architects, 2014.

 

Planta baja. Dune House, Marc Koehler Architects, 2014
Dune House, Marc Koehler Architects, 2014.

Planta primera. Dune House, Marc Koehler Architects, 2014
Dune House, Marc Koehler Architects, 2014.

Proyecto: Dune House
Localización: Isla de Terschelling, Países Bajos
Año: 2014
Arquitecto de diseño: Marc Koehler Architects
Arquitecto de proyecto: Carlos Moreira
Cliente: Privado
Superficie: 180 m2

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *