HOME: no hay nada mejor que casa

Una conversación sobre diseño con Alejandro Paul

Alejandro Paul nació en Buenos Aires, donde vive actualmente, pero se puede afirmar que es un viajero permanente. Es miembro fundador del proyecto Sudtipos, el primer colectivo tipográfico de Argentina y una fuente (valga el juego de palabras) generadora de alfabetos tipográficos utilizados en todo el mundo. Si bien su carrera como director de arte en prestigiosos estudios de diseño lo llevó a manejar marcas de consumo masivo, es en el mundo de la tipografía donde concentró sus esfuerzos, creando un gran número de tipografías y lettering para agencias y venta comercial. 

Ha sido y es conferencista en numerosos congresos entre los que se destacan AGI Open, TypoBerlin, TypeCon, Trimarchi, Pecha Kucha, ATypI, ISType, Typemasters Week of NY y Type DirectorsClub. También ha dictado conferencias y talleres en España, Portugal, República Checa, Austria, Turquía, Alemania, EE. UU., Canadá, México, Corea, Japón, Hong Kong, Colombia, Venezuela, Brasil, Ecuador, Chile, Perú, Uruguay, Bolivia y Argentina. Su trabajo ha sido expuesto en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires y ha sido publicado en libros y revistas internacionales entre las que se cuentan Eye, Communication Arts, Print, Creative Review y Novum. Ha sido galardonado con cinco premios del TypeDirectors Club de NY y 9 de Communication Arts. El concurso organizado en 2011 por ATypI, Letter2, seleccionó su tipografía Piel Script como una de las más representativas de la década. Además, ha sido jurado de diversos concursos entre ellos del Type Directors Club de Nueva York. Es miembro de la Alliance Graphique International y ha sido delegado argentino de ATypI.

¿Cómo nace el proyecto HOME?
El proyecto nace como consecuencia de la pandemia y la necesidad imperiosa de quedarnos en casa. En un principio comencé a jugar con mi tipografía Fixture creando mensajes en Instagram y luego se me ocurrió que la misma en su versión más pesada podía albergar la idea de la cuarentena en casa de distintos artistas y amigos a los que admiro. La convocatoria se amplió a quien quisiera sumarse y llegaron muchos trabajos que diariamente he comenzado a compartir en las redes.

¿Imaginabas esta respuesta?
La verdad es que no, pero evidentemente el aislamiento genera una necesidad de reconexión. Queremos seguir activos, haciendo lo que nos gusta aunque los medios nos propongan el peor pronóstico. Los artistas que colaboran son, en general, resilientes.

La tipografía se ha convertido en el eje central de tu producción como diseñador, ¿ha sido una decisión personal o parte de la dinámica propia de la actividad profesional?
Elegí ser diseñador gráfico pero luego la tipografía se me apareció como única opción en un contexto de desconcierto, sobre todo económico, personal similar a este. Siempre encontré en la tipografía un lugar en donde aplicar lo que el diseño me negaba, un espacio que a pesar de tener muchas reglas siempre me permitió experimentar. 

Sudtipos ha sido —y sigue siendo— una cantera de tipógrafos ¿cómo surgió la idea de este colectivo?
En el año 2002 Argentina estaba en una crisis económica que dejó a mucha gente fuera del sistema y de sus trabajos. En ese contexto con la idea de crear un espacio de colaboración nos juntamos con otros colegas para ver que se podía hacer con nuestro “hobby”, ya que trabajo no había. Luego de un par de intentos fallidos Sudtipos tomó forma propia y recibimos el apoyo de distribuidoras del exterior y el proyecto empezó a crecer ya con una planificación. De los cuatro que éramos en 2002, a los 33 que formamos parte en 2020, ha pasado mucho.

Siempre decimos que la actividad del diseño, en los países que no tienen una larga tradición y un mercado consolidado, es una tarea difícil. ¿Vale también para los tipógrafos o las plataformas digitales son una herramienta que permite saltar las limitaciones de esos mercados?
Las plataformas digitales permiten que cualquier diseñador de cualquier parte del mundo pueda vender cualquier contenido, incluidas las tipografías. Dicho esto, vender una tipografía excede el simple hecho de ser publicada en un sitio ya que la competencia es muy feroz, tanto de cantidad de proyectos publicados a diario, como por los precios ridículos que hacen que resulte cada vez más difícil que la venta de tipografías sea negocio. En Sudtipos, durante todos estos años, creemos que hemos construido una marca y tenemos clientes fieles, por eso es que desde hace 2 años también tenemos nuestra portal de venta propia.

Cuando nos dan a elegir una sola persona u objeto entre todos los que amamos, nunca resulta una tarea fácil. Pero si tuvieses que elegir una sola familia tipográfica de las que has diseñado ¿cuál sería y por qué?
Siempre elijo Burgues Script porque fue la primera con la que recibí un premio TDC y que además utilizó el New York Times. 

Podéis seguir las actualizaciones del proyecto HOME aquí.

HOME: no hay nada mejor que casa
Tomas Garcia. HOME: no hay nada mejor que casa
HOME: no hay nada mejor que casa
MrKat And Friends. HOME: no hay nada mejor que casa
HOME: no hay nada mejor que casa
Matiipol. HOME: no hay nada mejor que casa
HOME: no hay nada mejor que casa
Alberto Montt. HOME: no hay nada mejor que casa
HOME: no hay nada mejor que casa
Cristian Turdera. HOME: no hay nada mejor que casa
HOME: no hay nada mejor que casa
Laks. HOME: no hay nada mejor que casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.