Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos

Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos

Con Clarisse Merlet al frente

La arquitecta, diseñadora y maker parisina, Clarisse Merlet, es la directora y fundadora de Fabbrick, una interesante y necesaria start-up, que ha conseguido explotar ciertos residuos textiles con el criterio y la visión necesaria para obtener un producto útil, viable y accesible que, además de presentarse como una solución constructiva real, nos muestra las posibilidades de un sector poco trabajado hasta la fecha.

Se trata de una suerte de ladrillo desarrollado a a partir de descartes, remanentes y residuos de una industria que solo en España produce alrededor de un millón de toneladas anuales. Si bien los procesos de fabricación son un secreto profesional, Merlet, a través de Fabbrick, ha conseguido crear un mercado genuino y de valor social para su producto.

«Cuando estudiaba arquitectura, comencé a darme cuenta que la construcción es una industria muy contaminante y que consume mucha energía, por lo que decidí buscar una manera de construir de manera diferente. Comencé a investigar las posibilidades de los residuos plásticos o del cartón. Así llegué a los textiles, con protocolos de reciclaje muy básicos a pesar de tener propiedades relevantes como aislante térmico y acústico», comenta Merlet.

Por supuesto, la propuesta de Merlet no solucionará la contaminación o las escasez de materiales de bajo impacto medioambiental para construcción, pero sin lugar a dudas es un paso en la dirección correcta para el mundo que nos merecemos. Felicidades.

Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos
Fabbrick, la revolución textil que realmente necesitamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.