formafantasma-lobmeyr-11.jpg

Still, filtros para purificar el agua de Studio Formafantasma

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Cristal, cobre y carbón vegetal

Studio Formafantasma ha creado para la compañía vienesa J.& L. Lobmeyr una serie de recipientes de cristal y cobre que aprovechan las propiedades del carbón vegetal activado para mejorar y purificar el agua corriente. Still tiene como antecedente Charcoal, un proyecto para el Vitra Design Museum que explora los conceptos de tradición, nostalgia y buenas prácticas, asociados a la quema del carbón vegetal, y el más reciente Alphabet, con el que tiene en común el gusto exquisito por el diseño artesanal, reflejado en la delicadeza de los grabados de cristal.

Mejora el sabor y las propiedades salubres del agua corriente

La colección Still combina piezas de cobre, cristal y filtros de carbón vegetal activado, que tiene propiedades antimicrobianas y que posee una gran cantidad de microporos (poros menores a 1 nanómetro de radio), lo que aumenta su superficie de filtrado para eliminar de manera más eficiente las impurezas. El proceso mejora el sabor y las propiedades salubres del agua corriente, a la que los diseñadores de Formafantasma describen como “la más humilde y fundamental de todas las bebidas”.

formafantasma stillStill, Formafantasma para Lobmeyr, 2014. 

Envases de plástico,  un verdadero problema medioambiental

Pero es que, además, es la más saludable también para el medio ambiente; sólo hay que compararla con el agua embotellada. Los envases de plástico son un verdadero problema medioambiental. Las botellas de agua producen únicamente en Estados Unidos un total de 1,5 millones de toneladas de desperdicios de plástico al año; un material no biodegradable que, por añadidura, ha requerido 178 millones de litros de petróleo para ser fabricado. Asimismo, hay que recordar el riesgo que supone la sobreexplotación de los manantiales y de los acuíferos subterráneos, además de toda la energía necesaria para producir, embotellar, empaquetar, almacenar y distribuir el agua embotellada. Todos estos datos hacen más que aconsejable un consumo responsable.

formafantasma stillStill, Formafantasma para Lobmeyr, 2014. 

Un esqueleto hecho de sílice

La colección Still ha sido desarrollada para y en colaboración con la compañía vienesa J.& L. Lobmeyr, para la que Formafantasma también ha diseñado Alphabet, una serie de doce vasos de agua y vino, con la que tiene, sobre todo, en común el cuidado exquisito de los grabados del cristal. En el caso de Still, los cristales están diseñados con dos patrones diferentes: uno es una vista microscópica contemporánea de bacterias que se encuentran en los ríos, mientras que la otra es una representación del siglo XIX de un organismo que vive en los océanos y se caracteriza por tener un esqueleto hecho de sílice, el principal elemento del vidrio.

formafantasma stillStill, Formafantasma para Lobmeyr, 2014. 

 La filosofía de Formafantasma

La relación con el elemento agua tiene que ver con la filosofía de Formafantasma: “El agua cubre el 70% de la superficie de la Tierra y es vital para todas las formas conocidas de vida. Sólo el 2,5% del agua de la Tierra es agua dulce, mientras que menos del 0,3% de toda el agua dulce se encuentra en ríos, lagos y atmósfera.” Esta investigación naturalista y tradicional en la purificación del agua comenzó a plasmarse en un proyecto del que Still es su continuación, realizado hace dos años para el Vitral Design Museum bajo el lema Charcoal, cuya base también eran los filtros y planteaba la tensión entre las connotaciones negativas del carbón vegetal, un elemento que contamina y destruye el entorno natural cuando es quemado, y sus virtudes purificadoras para el cuidado de la salud gracias a la depuración del agua.

formafantasma stillStill, Formafantasma para Lobmeyr, 2014. 

Inspiración

De aquel primer paso ha surgido Still, cuyo similar proceso artesanal se expresa, en palabras de los diseñadores, “en los grabados, las proporciones de los filtros de cobre y sus referencias religiosas sutiles, que invitan al usuario a manejar las piezas con cuidado, transformando así estos objetos en parte de un ritual diario para la purificación del agua”.
En un homenaje a J.& L. Lobmeyr, los recipientes de la colección son una revisitación del Candy Dish que creó Oswald Haerdtl para la casa austriaca en 1925, y la cuchara de cobre que forma parte del conjunto de objetos es un guiño al servicio de bebida no.267 Alpha, de Hans Herald Rath.

formafantasma stillStill, Formafantasma para Lobmeyr, 2014.  still formafantasmaStill, Formafantasma para Lobmeyr, 2014. 

formafantasma stillStill, Formafantasma para Lobmeyr, 2014. 

formafantasma stillStill, Formafantasma para Lobmeyr, 2014. 

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *