cpp2-LavaVsPorcelainLR-4.jpg

Porcelain vs Lava Lights de Great Things to People

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La naturaleza destructiva de la lava y la delicadeza formal de la porcelana cruzan sus caminos en Porcelain vs Lava Lights, una colección de luminarias diseñada por el estudio chileno Great Things to People. El proyecto, cuyos primeros prototipos fueron presentados en L’ArcoBaleno Open House con ocasión de la New York Design Week de 2014, va más allá de la mera experimentación material y plantea un nuevo modelo de autoproducción asistido por un curioso artilugio fabricacerámicas.

 

Porcelain vs Lava Lights, Great Things to People, 2014. 

Great Things to People es un estudio pluridisciplinar que nace en 2009 en Santiago de Chile. Integrado por los diseñadores Sebastián Rozas, Tamara Pérez, Guillermo Parada y Eduardo Arancibi, este grupo de arquitectos e ingenieros sitúa su trabajo en la encrucijada donde confluyen la tecnología y la tradición artesana. Su último proyecto, Porcelain vs Lava Lights, presenta un juego de luminarias de techo y pared donde se confrontan universos tan dispares como el de la porcelana y la lava.

Porcelain vs Lava Lights, Great Things to People, 2014. 

El alcance del proyecto no se limita a los objetos fabricados, sino que abarca todo el proceso de diseño. Este planteamiento incluye los propios medios de producción, que son concebidos de forma expresa para adecuarse a las necesidades del objeto. Esta reflexión se materializa en Catenary Pottery Printer, un peculiar artefacto que fabrica piezas de cerámica a través de un ingenioso sistema de moldes de tela.

porcelain versus lavaCatenary Pottery Printer. Porcelain vs Lava Lights, Great Things to People, 2014.

porcelain versus lavaCatenary Pottery Printer. Porcelain vs Lava Lights, Great Things to People, 2014. 

Catenary Pottery Printer consiste en un armazón de madera de donde penden un conjunto de membranas porosas de distintos tamaños. Cuando el usuario vierte la arcilla líquida sobre la telas, el peso del barro comba las membranas y conforma la configuración final del molde, siempre con forma de catenaria. El paso del tiempo hace que la cerámica licue y la pieza coja consistencia, mientras que el excedente de barro gotea a través de las membranas hasta un recipiente. Finalmente, se vacía el interior del molde con una jeringa hasta conseguir el espesor deseado.

Catenary Pottery Printer. Porcelain vs Lava Lights, Great Things to People, 2014.  

En cierto modo, la máquina responde a constantes paramétricas similares a las producidas por un software de ordenador. Sin embargo, este proceso se obtiene a través de un mecanismo analógico y manual. El usuario puede controlar las distintas variables gracias a la interfaz manual del artefacto, un sistema de listones y reglas que permite modificar la configuración de las telas. “El diseño paramétrico no tiene por qué ser forzosamente una metodología computacional”, resume el estudio chileno.

porcelain versus lavaPorcelain vs Lava Lights, Great Things to People, 2014.  

porcelain versus lavaPorcelain vs Lava Lights, Great Things to People, 2014.   

Entre otras constantes, el usuario de la máquina debe tener en cuenta la gravedad, el peso, la tensión y tamaño de las membranas, la posición de los listones, la fluidez de la arcilla líquida, el número de capas volcadas, el tipo de barro utilizado, la densidad y porosidad de las telas, la cantidad de agua vertida o el tiempo de secado. Irremediablemente, todas estas variantes se exponen al azar, dando margen al error y a la improvisación. “El proyecto explora cómo crear máquinas estandarizadas que produzcan objetos no estandarizados”.

porcelain versus lavaPorcelain vs Lava Lights, Great Things to People, 2014.   

En el caso de las luminarias de Porcelain vs Lava Lights, el estudio se enfrentó al reto de obtener un compuesto resistente y translúcido, que reforzase su densidad sin por ello aumentar su espesor. La solución vino de la mano de la andesita, una roca volcánica cuya temperatura de cocción coincide con la de la porcelana. Cuando se mete a cocer un bizcocho cerámico de pocelana y lava, esta última se escurre sobre la loza como si fuese un caramelo. Una vez puesta a enfriar, la lava consigue dotar a la pieza de una mayor consistencia: “[Este sistema] nos permite generar piezas muy delgadas, reforzadas y contrastadas en su traslucidez y opacidad en sus puntos de colgado.”

porcelain versus lavaPorcelain vs Lava Lights, Great Things to People, 2014.  

Además de reforzar el sistema de anclaje, la lava otorga una dimensión plástica inesperada a la pieza. Al igual que los experimentos con roca volcánica de Formafantasma, Great Things to People indaga en la naturaleza formal de la lava y en su expresividad como material violento e impredecible. Del mismo modo que un volcán, la lava emerge de la lámpara en un pequeño punto negro y fluye por los surcos que dibuja la porcelana. Este mismo vértice sirve como interruptor de la luminaria, encendiendo y apagando el magma oculto —la fuente de luz led—que esconde la cerámica.

porcelain versus lavaPorcelain vs Lava Lights, Great Things to People, 2014.   

porcelain versus lavaPorcelain vs Lava Lights, Great Things to People, 2014.  

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *