1-NAi-foto-Carel-van-Hees-2.jpg

Renovación del NAI, de Rotterdam (Instituto Holandés de Arquitectura)

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El Instituto de Arquitectura de los Países Bajos (NAI), situado en Rotterdam, es renovado por Jo Coenen para acercarlo más al público general y atraer la atención de los viandantes. El museo dispone ahora de 18 kilómetros de estanterías y espacios expositivos, que muestran más de 200 años de la historia de la arquitectura, y se dinamiza a través de nuevas aplicaciones informáticas y espacios que funcionan como plataforma para el debate.

Renovación de la entrada del NAI, Jo Coenen, 2011.

Después de 20 años de la inauguración del edificio original del NAI, proyectado por Jo Coenen, el complejo se renueva y rediseña de manos del mismo arquitecto y ante su atenta supervisión. Lo primero que llama la atención es su nueva entrada, que se deshace de las antiguas escaleras que llevaban al primer piso para ahora acceder de forma más cómoda a través de una cubierta de madera que comunica la calle con la planta baja. Una vez dentro, nos recibe un espacio abierto con cafetería (en la que también se proyectan películas y se emiten programas de radio), terraza y librería especializada.

Recibidor, cafetería y terraza del NAI, Jo Coenen, 2011.

Para Ole Bauman, director general del NAI, “el edificio necesitaba una renovación para ser más acogedor porque la ciudad y los turistas no lo percibían como un espacio público, abierto. Una prueba de ello es que desde la inauguración de las nuevas instalaciones la afluencia de público ha aumentado enormemente”. En la primera planta, se ha habilitado un espacio para los niños, que pueden utilizar pantallas interactivas y juegos de construcción de forma gratuita mientras los padres toman un café.

Zona de juegos del NAI, Jo Coenen, 2011.

La Tesorería es un nuevo espacio para las exposiciones semi-permanentes diseñado por el estudio de Rem Koolhaas (OMA). Está situada en una habitación subterránea a la que antes no se podía acceder y en ella se mostrarán las 100 piezas más preciadas del extenso archivo de la NAI, protegidas por cortinas semitranslúcidas.

Tesorería del NAI, OMA, 2011.

El visitante se encuentra un área central circular con grandes maquetas que quieren dar una idea de lo más importante de lo que dispone la colección total, y unas cabinas perímetrales pequeñas con maquetas, fotografías y otros recursos, para disfrutar de lo expuesto de una forma más íntima.

Tesorería del NAI, OMA, 2011.

Para acercar aún más la arquitectura a la gente de a pie y como otro “ejemplo de lo que significa dinamizar un museo tradicional”, el instituto pone al alcance de cualquiera una aplicación gratuita para smartphones: UAR (Realidad urbana aumentada) permite ver los edificios del pasado (como aquellos destruidos durante la II Guerra Mundial) o cómo serán los proyectos que están en construcción en este momento, además de aportar información sobre cualquier pieza arquitectónica sobre la que se dirija el visor de la cámara.

Aplicación UAR, NAI, 2011.

A través de la pantalla del teléfono y su GPS se pueden encontrar puntos de interés a un máximo de un kilómetro de distancia. La aplicación funciona ya en siete ciudades holandesas, incluidos sus subterráneos, y posibilita que los usuarios completen información, marquen sus edificios favoritos, etc.

Usuarios utilizando la aplicación UAR, NAI, 2011.

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *