El regreso de un clásico. Neue Haas Grotesk, de Christian Schwartz para Monotype

El regreso de un clásico. Neue Haas Grotesk, de Christian Schwartz para Monotype

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Una tipografía atemporal

Neue Haas Grotesk fue lanzado por Monotype en junio de 2011, marcando el debut digital en Monotype de una familia que fue diseñada en su origen —a finales de los años 50— para ser utilizada en composición con tipos móviles de metal. Poco después el diseño comenzó a someterse a diferentes revisiones, alcanzando un gran éxito, hasta convertirse en una de las tipografías más famosas y más ampliamente utilizada en el mundo, aunque bajo diferentes nombres. Neue Haas Grotesk se convirtió en la precuela de la tipografía Helvetica. Las diferencias estéticas entre la fuente original y la Helvetica de hoy se deben a las modificaciones hechas en su diseño para cumplir con los requisitos de las máquinas de composición tipográfica, que fueron reemplazando progresivamente a las técnicas de composición manual.

El regreso de un clásico. Neue Haas Grotesk, de Christian Schwartz para Monotype
El regreso de un clásico. Neue Haas Grotesk, de Christian Schwartz para Monotype

La vida digital de una tipografía

La tipografía Helvetica es algo así como “la Marilyn Monroe” de los alfabetos tipográficos. Comenzó con una identidad diferente y poco a poco se convirtió en objeto de múltiples intereses, soportando cambios cosméticos a lo largo de los años, pero manteniendo siempre una gran popularidad. Gracias al hermoso trabajo de Christian Schwartz el diseño original, bajo su nombre original, renació en 2011 para una nueva generación de comunicadores gráficos y amantes de los tipos. Según sus propias palabras, “mi objetivo era restablecer y preservar la intención original del diseño de manera fiel y lo más auténticamente posible”.

El regreso de un clásico. Neue Haas Grotesk, de Christian Schwartz para Monotype
El regreso de un clásico. Neue Haas Grotesk, de Christian Schwartz para Monotype

Origen y evolución

La Neue Haas Grotesk original (que significa, nueva Haas Sans Serif) fue diseñada en 1957 por Max Miedinger, bajo la dirección de Eduard Hoffmann, de Haas Type Foundry en Münchenstein, Suiza. Stempel, la empresa matriz de la empresa con sede en Alemania, tomó la decisión de cambiar el nombre del tipo de letra para mejorar sus oportunidades de comercialización fuera de Suiza. El nombre sugerido entonces fue Helvetia, que es el nombre latino para Suiza, aunque finalmente Helvetica fue elegida como forma de reflejar el legado suizo en el diseño, en lugar del nombre propio del país.

Con el diseño de Miedinger, el tipo se podía componer manualmente en tamaños desde los 5 hasta los 72 puntos. Cada tamaño requería además una fuente diferente, y cada diseño incorporaba una sutil diferencias para lograr una reproducción óptima. Sin embargo, como la composición tipográfica a través de máquinas comenzó a reemplazar a las técnicas de composición manual, se realizaron cambios en el diseño para simplificar la producción, pero a expensas de los matices estéticos. Las modificaciones continuaron junto con la evolución de los métodos de producción hasta llegar a las actuales tecnologías digitales.

El regreso de un clásico. Neue Haas Grotesk, de Christian Schwartz para Monotype
El regreso de un clásico. Neue Haas Grotesk, de Christian Schwartz para Monotype

Los pesos adicionales

La familia Neue Helvetica, lanzada en 1983, introdujo pesos adicionales junto con refinamientos para mejorar la legibilidad. También se incluyó la puntuación mejorada, así como los ajustes en la altura del tope y la altura “x” para garantizar la uniformidad en toda la familia. Neue Helvetica se amplió aún más en 2004 con una versión OpenType® Pro, que incluye soporte para idiomas adicionales. Con los años, sin embargo, las diversas revisiones no abordaron los matices de diseño del original de Miedinger. Los que fueron finalmente recapturados en la versión de Schwartz. Neue Haas Grotesk consta en ocho pesos de diseños de pantalla que van desde delgados hasta negro, además de tres pesos de texto y todos los diseños tienen cursivas complementarias.

Neue Haas Grotesk también ofrece un juego de caracteres extendido que admite la mayoría de los idiomas de Europa Central y de Europa del Este. Monotype nos trae de la mano de Christian Schwartz una versión contemporánea y versátil de una de las tipografías más icónicas de la historia del diseño. Y, por supuesto, de Experimenta.

El regreso de un clásico. Neue Haas Grotesk, de Christian Schwartz para Monotype
El regreso de un clásico. Neue Haas Grotesk, de Christian Schwartz para Monotype

NOTA: El regreso de un clásico. Neue Haas Grotesk, de Christian Schwartz para Monotype, es un artículo escrito por Marcelo Ghio publicado en el número 78 de Experimenta. Puedes conseguir este número y muchos más en nuestra tienda online.

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.