Semantogramas. Grafos de conocimiento

La excelente exposición Genealogías del arte, o la historia del arte como arte visual, que ofrece la Fundación March en Madrid, es una magnífica demostración del Esquematismo como medio de “mostración-explicación” de acontecimientos complejos, en este caso, la historia del arte. La síntesis podría ser: “La historia del arte en esquemas”. 

La coincidencia de esta recomendable exposición con la publicación de mi libro Esquematismo. La eficacia de la simplicidad. Teoría informacional del esquema, hace especialmente oportuno este comentario acerca de una categoría de esquemas “hechos con palabras”; una categoría que tiene nombre propio. Se llaman semantogramas, y vinculan la semántica o sentido de las palabras y la representación mediante estructuras gráficas abstractas, es decir esquemas. Los semantogramas son grafos de conocimiento.

Semantogramas 

La portada del catálogo diseñada por Alfred H. Barr, Cubism and Abstract Art, en 1936, es el emblema de la exposición de referencia Genealogías del arte. Barr, fundador y primer director del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) diseñó esta cubierta para la citada exposición Cubismo y arte abstracto.

Pese al protagonismo que asume esta portada en la exposición de la Fundación March, los semantogramas tienen un origen muy lejano. El primero que ingenió este modo de representación gráfica (discurso lingüístico no lineal ni secuencial, y sí, simultáneo) fue el genio de Ramon Llull (1232-1316), mallorquín –como el origen de la Fundación March- que fue filósofo, escritor, astrónomo, médico, lógico, teólogo, misionero laico, poeta y viajero, uno de los grandes sabios universales, como Leonardo da Vinci (1452-1519) o Athanasius Kircher (1602-1680).

Alfred H. Barr. Cubierta del catálogo Cubism and Abstract Art, MOMA, 1936
Alfred H. Barr. Cubierta del catálogo Cubism and Abstract Art, MOMA, 1936

En la búsqueda de la Verdad, y con el propósito nada menos que de integrar las tres culturas: el cristianismo, el islam y el judaísmo, Llull elaboró una extensa obra, escribió más de doscientos ochenta libros en árabe, latín y catalán; fueron muy conocidos sus libros Ars magna, Ars brevis y Ars combinatoria (Llull fue el padre de la combinatoria que es la base de la creatividad). E inventó la máquina de pensar, que utilizaba para combinar silogismos, razonamientos lógicos que tendrían que convencer a sus interlocutores, desconfiados y enemigos de tal integración de religiones.

La máquina de pensar luliana era de papel, formada por tres discos de diferente diámetro, superpuestos y unidos por el centro para poder hacerlos girar. En sus bordes, estos discos tenían escritas palabras y letras de un código y, al hacerlos girar, se obtenían múltiples combinaciones. Así se estimulaban los razonamientos y se argumentaban los discursos que debían convencer y demostrar cómo las tres grandes culturas se podían fusionar. La máquina de pensar luliana son “esquemas, semantogramas en movimiento”.

RAMON LLULL. Ars inveniendi particularia in Universalibus (m. s. &-IV-6, fol.16) Colecciones Reales. Patrimonio Nacional. Biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial.
RAMON LLULL. Ars inveniendi particularia in Universalibus (m. s. &-IV-6, fol.16) Colecciones Reales. Patrimonio Nacional. Biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial.
RAMON LLULL. Cód. Cus. 83: Opera, 1428. St. Nikolaus Hospital Cusanussif- Bibliothek, Bernkastel-Kues.
RAMON LLULL. Cód. Cus. 83: Opera, 1428. St. Nikolaus Hospital Cusanussif- Bibliothek, Bernkastel-Kues.
PIETRO MAINARDI, De auditu kabalistico S. XVI. Fundación Bartolomé March-Biblioteca Palma de Mallorca.
PIETRO MAINARDI, De auditu kabalistico
S. XVI. Fundación Bartolomé March-Biblioteca Palma de Mallorca.

Algunos autores contemporáneos, así como el artista David Link, se acercaron al universo luliano con el fin de ampliar conocimiento en el campo de la teoría de los multimedia. Las pretensiones lógicas, escritas en papel por el filósofo Llull, las trataron como un artefacto procesable mediante algoritmos.

No dudaron en escribir Ars magna con un programa COBOL y, en la segunda edición de su obra pionera, la transformaron en una aplicación de Assembler. He aquí una forma peculiar de arqueología prospectiva; de esta manera una regla de más de setecientos años de antigüedad se pudo escribir y leer en máquinas universales contemporáneas. El gran arte de Llull entró así en el mundo operacional de escritores filosóficos contemporáneos que piensan en términos informáticos.

PETRUS RAMUS Dialéctica. Tabla general, 1605.
PETRUS RAMUS Dialéctica. Tabla general, 1605.

Mucho después de Llull, en tiempos de la imprenta de Gutenberg. El humanista y matemático Petrus Ramus rompía con la línea tipográfica y con el bloque de plomo de la página, incorporando tablas numéricas en los libros de matemática y de contabilidad, así como semantogramas con el uso de los corchetes para los agrupamientos y relaciones de las palabras. En cierto modo, esos semantogramas fueron los predecesores de los tan conocidos “mapas mentales”.

Yo mismo utilizo habitualmente semantogramas en mis Másteres y también para aclarar conceptos y construir esbozos para organizar las ideas. Es fantástica esta facilidad de ver cómo se van configurando los pensamientos y estimulando la creatividad para hacer comprensibles, comunicables y utilizables tus ideas.

Semantograma a partir de la Identidad y de los conceptos esenciales para la gestión estratégica y comunicacional del DirCom.
Semantograma a partir de la Identidad y de los conceptos esenciales para la gestión estratégica y comunicacional del DirCom.
Sistema de los valores intangibles para la gestión corporativa.
Sistema de los valores intangibles para la gestión corporativa.
Notaciones personales del autor.
Notaciones personales del autor.

El diseñador gráfico, visualista, esquematista, infografista, cuenta con un insospechado repertorio de recursos comunicativos con los que enriquecer sus habilidades y ampliar su portafolio de servicios. Falta que sepa explotar ese caudal del Esquematismo, que es el lenguaje de la sociedad del conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.