coniferous-clock-bril-13.jpg

Coniferous Clock, el reloj de péndulo que se marchita

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No tiene manecillas ni ruedas dentadas. Ni siquiera hace tic-tac. Sin embargo, marca el tiempo, aunque a un ritmo completamente distinto al que acostumbramos: en años. El colectivo Bril acaba de presentar Coniferous Clock, un reloj orgánico fabricado con hojas de cedro que se marchitan lentamente. El objeto sirve como excusa para explorar nuevas maneras de visualizar el tiempo, pero también de conceptualizarlo, encerrándolo en parámetros muy diferentes a los que dominan nuestra era.

 

Coniferous Clock, Bril, 2014.

El paso del tiempo es uno de los conceptos más misteriosos de la naturaleza, pero también uno de los temas que más inquietan a algunos diseñadores. Con Coniferous Clock, el colectivo japonés Bril ha querido replantear el uso del reloj y otorgarle una nueva dimensión. 

Coniferous Clock de brilSugidama, Coniferous Clock, Bril, 2014. Fuente de la fotografía: Wikipedia.

El colectivo se inspira en la rica tradición nipona del sake para conceptualizar y desarrollar su proyecto. En concreto, Bril toma prestado el ritual del sugidama, una bola de hojas de cedro japonés que se suspende de la cornisa de las tiendas de sake. El sugidama, cuyo origen se remonta al periodo Edo (1603–1868), se dispone en la entrada del establecimiento inmediatamente después de que el primer sake haya sido prensado. Según la tradición, cuando la última hoja de cedro se haya marchitado, el sake estará lo suficientemente maduro como para beberse.

Coniferous Clock de brilPaso del tiempo en trimestres, Coniferous Clock, Bril, 2014.

El estudio nipón transpone este concepto a su reloj, que carece de engranajes y manecillas. El único indicador del que dispone son las hojas del cedro, cuyo color se torna marrón a medida de pasa el tiempo. Cuando todas las agujas se hayan marchitado, habrá pasado un año entero. Las hojas son como un hermoso cuadro de píxeles, cuya degradación convierte al paso del tiempo en algo exquisito y que invita a la contemplación.

Coniferous Clock de brilRama de cedro japonés, Coniferous Clock, Bril, 2014.

Coniferous Clock de brilProceso de fabricación, Coniferous Clock, Bril, 2014.

Coniferous Clock de brilProceso de fabricación, Coniferous Clock, Bril, 2014.

Coniferous Clock ha sido fabricado enteramente con materiales provenientes del cedro japonés. La moldura circular, diseñada en madera, sirve como marco de las hojas de la planta, que configuran una suerte de cesped vertical. Debajo del reloj se sitúa una vara que actúa de falso péndulo y confiere al diseño de un elemento perpendicular.

Coniferous Clock de brilDetalle de las hojas, Coniferous Clock, Bril, 2014.

Coniferous Clock de brilDetalle del marco, Coniferous Clock, Bril, 2014.

El proyecto de Bril se encuadra dentro de la búsqueda contemporánea por redefinir las funciones del reloj y, por ende, del tiempo. Frente a la visión rigurosa, apremiante e implacable que impera en nuestros días, el minutero puede entenderse también desde un punto de vista más sosegado. Proyectos como Durr o 365 Knitting Clock exploran nuevas medidas temporales, subjetivizando el paso del tiempo y desprendiéndose de connotaciones negativas que lo asocian al trabajo, la prisa o a la obsesión.

Coniferous Clock de brilConiferous Clock, Bril, 2014.

El estudio Bril es un colectivo de diseño japonés integrado por Tatsuo Kuroda, Jo Nakamura y Fumiaki Goto. Compañeros de clase en la Design Academy de Eindhoven, este trío de creativos se empapa de la tradición experimental del diseño holandés durante su estancia en la institución educativa. En 2011 regresan a Japón, donde comienzan a trabajar de manera individual en distintas ciudades del país nipón. Poco tiempo después deciden crear Bril, un colectivo desde el que desarrollar proyectos más experimentales. La búsqueda de nuevas tipologías y la integración de la tradición japonesa dentro del diseño occidental definen hasta el momento su carrera. 

Coniferous Clock de brilConiferous Clock, Bril, 2014.

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *