WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche

WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color

Un homenaje a la mítica silla Windsor

Reinterpretar un producto es, si cabe, más complicado que comenzar desde cero. Aunque existe un margen de maniobra, la creatividad está supeditada a parámetros muy estrictos, y éstos son aún más rigurosos si se trata de un éxito de ventas y estandarte de una compañía. Studio Makgill, liderado por el diseñador danés Hamish Makgill, ha conseguido, a través del color, ofrecernos una nueva versión de la WW Chair, el producto estrella de Hayche, la firma de mobiliario de diseño londinense, fundada y dirigida por el creativo mexicano, Alejandro Villarreal. 

“No queríamos alterar su forma de ninguna manera, nos parecía innecesario. Pero sí sentimos inmediatamente la pulsión de experimentar con el color”, comentan los responsables del proyecto.

La exitosa intervención de Studio Makgill ha dado pie a una colección que suma una versión con reposabrazos, ambas disponibles en seis colores distintos. La paleta fue concebida aludiendo a las banderas de los miembros involucrados en el proyecto: México, Dinamarca y Reino Unido. El nombre de la pieza como su lineas son un homenaje a la mítica silla Windsor, seguramente una de las piezas de mobiliario más homenajeadas de la historia del diseño industrial. Puedes ver otros proyectos basados en el diseño de la silla Windsor en este enlace.

WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche
WW Chair, de Studio Makgill para Hayche. La reinterpretación de un éxito a través del color. © Hayche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.