BoldWolfBb.jpg

RIP, RIP, Hurra!

Reinventar los stocks con la incorporación de nuevos materiales que mejoren las prestaciones y estimulen la atención del consumidor, esa es la receta que proponemos desde Sanserif Creatius para superar la recesión del sector del hábitat en España. Y eso es lo que tratamos de explicar en la conferencia RIP, RIP, Hurra! con la que se inauguró recientemente la materialoteca del Centro Tecnológico del Mueble y la Madera de Murcia (CETEM).

Un breve resumen: Tanto los fabricantes como los diseñadores tienen que “recuperar la confianza” del comprador aportando “nuevos valores” a los muebles más acordes con la configuración de los espacios domésticos y laborales contemporáneos, sin perder de vista las estructuras familiares que se han consolidado en los últimos años. Y no se trata únicamente de crear nuevos productos, sino de “recuperar y reinventar mediante la hibridación de materiales aquellos que todavía son funcionales, sin tener que abordar una reconversión industrial o un replanteamiento global de la producción.”

Apostamos por incorporar materias primas naturales y/o recicladas como filosofía del nuevo mueble español; sostenible, moderno y acorde con los principios que mueven a la sociedad contemporánea, lo que nos permitirá encontrar un nuevo espacio en el mercado -especialmente en el internacional- a piezas que habían quedado obsoletas o que carecían de atractivo para los nuevos consumidores.

No obstante, este “cambio de mentalidad” requiere también de una decidida apuesta por la innovación y la concreción de una oferta flexible pensada para cuotas de mercado especializadas y, por tanto, evitando competir con “productos estándar, carentes de ADN y referentes culturales claros para el comprador.” Se trata de concebir una especie de “denominaciones de origen” no tanto por la procedencia sino por el concepto, materiales, exclusividad y procesos sostenibles utilizados en su concepción.

Respecto a esa incorporación de materiales, el diseñador ha reiterado la necesidad de seguir tres principios básicos; Pensar en el material de forma descontextualizada, evitar los prejuicios que limiten su uso, y entender el material asociado a otros materiales o conceptos. Y, como ejemplo, ha señalado la creciente presencia del papel, el cartón o el maderón que, tras conquistar los sectores industriales, han empezado a tener una notable presencia en el hábitat.

Hoy, los usuarios necesitan “algo más” que una respuesta a una necesidad y el cuidado de la estética, “buscan productos con alma, que transmitan valores culturales, sociales y medioambientales.” Los materiales con que se realicen esos muebles o productos serán determinantes, de ahí la importancia de la materialoteca del Cetem,

 Sirvan de ejemplo los muebles que ilustran este post, realizados íntegramente en cartón, una materia prima perfectamente válida para generar piezas contemporáneas, bien basadas en otras preexistentes en el pasado como el reloj de antesala GradPa, bien nuevas creación quedan respuesta a las necesidades del presente y el futuro inspirándose en la simplicidad máxima, caso de MyScreen, un marco delimitador del espacio de proyección en una pared para un Home Cinema.


E incluso, rescatando un producto ya obsoleto, reinterpretándolo y proponiendo nuevos estilos. Algo válido tanto para un desecho industrial como un palet de carga reconfigurado en un reloj; Pallet Clock, como para un mueble de tendencia creado para un programa de televisión; El asiento Bold original para la casa espía de Gran Hermano 11, que se reviste de pelo para iniciar una nueva época.

Todos estos ejemplos son sólo la última fase de un círculo que se inició con el uso de los productos naturales, hasta su reinterpretación con otros materiales, que ha acabado con la tendencia de emular la naturaleza, como un nuevo valor añadido al producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.