1-banners.jpg

Estudio Lacabeza: Economía del Diseño

Debido a la crisis económica mundial, y sus efectos en el mercado de trabajo –en el caso específico del diseñador–, uno de los tópicos candentes en la actualidad es considerar todos los aspectos relativos a acrecentar las ganancias, el pago por los servicios, los modelos de costos y otros factores que influencian la variable económica. Con estas expectativas tengo un acercamiento con Lacabeza, estudio de diseño costarricense conformado por Priscilla Aguirre y Walter Calienno, participantes en las tres ediciones anteriores de la Bienal Iberoamericana de Madrid, y en la selección realizada por los organizadores para la muestra de Diseño Iberoamericano en el Museo Casa Brasil de la ciudad de Sao Paulo.

Diseño de banners para Universidad VÉRITAS. Fotografía cortesía de Estudiuo La Cabeza.

LFQ: Me interesa indagar con estos diseñadores ¿de qué manera afrontan los aspectos económicos del diseño?  ¿Cuál es su experiencia de hacer empresa?, y ¿cómo definen su relación con los clientes?
Priscilla Aguirre y Walter Calienno
: Delante de la necesidad de ganarnos la vida con el diseño es buscar mantener los gastos chicos, no tener demasiado gastos fijos que nos hagan difícil mantenernos.
No nos llama tanto la atención tener un super estudio, tenemos clientes que han estado con nosotros por muchos años, otros llegan por boca en boca. No salimos a buscar clientes, si nos llaman por primera vez tratamos de en esa reunión mostrar todo lo que les podemos ofrecer. Sobre el futuro nos interesa seguir ofreciendo servicios pero también seguir desarrollando nuestras propias marcas.

Diseño de cartel para Universidad VÉRITAS. Fotografía cortesía de Estudiuo La Cabeza.

LFQ: ¿Cómo observan el medio y campo de trabajo para el diseñador?
PA y WC:
Tenemos la dicha de últimamente trabajar únicamente proyectos que nos interesen, que nos gustan con clientes que creen en nosotros. Con los clientes nuevos que están acostumbrados a los precios que ponen los nuevos diseñadores (a veces muchísimo muy barato)  y el mercado de la publicidad , cuesta convencerlos de invertir en diseño.  Supongo que hay unos a los que no les interesará jamás invertir, pero otros que se arriesgan con empresas como la nuestra y les va muy bien.


LFQ: ¿Con qué productos intentan individualizar el servicio que ofertan?
PA y WC:
Dentro de ese panorama buscamos la manera de subsistir con lo que sabemos hacer bien: la ilustración en forma manual, la creación iconográfica a partir del collage, y la constante experimentación en el taller. Y cuando no sabemos hacer algo contratamos al mejor.

Campaña. Fotografía cortesía de Estudiuo La Cabeza.

LFQ: ¿Qué estrategias tienen para marcar la diferencia ante esos desafíos del mercado actual?
PA y WC:
Hacer lo que nos gusta, ésa es la mejor estrategia. La historia del Estudio Lacabeza –como hemos dicho-, es que los clientes nos vienen a buscar; cuando hemos tenido que buscarlos, la experiencia en particular ha sido tremenda.
Tenemos una visión diferente de la publicidad, las ideas que se generan son muy alternativas, de enfoques distintos como la naturaleza, la cultura, el arte. Son, si se quiere, mas porosas pues fuimos formados en escuelas de artes. Nuestros clientes son músicos, artistas, cineastas, pero también mutinacionales y empresas independientes. Muchos han venido acá a que les diseñemos su imagen de empresa.

Diseño de CDs. Fotografía cortesía de Estudiuo La Cabeza.

LFQ: ¿Poseen algún modelo fijo para el cálculo de costos?
PA y WC:
Últimamente empezamos a invertir en este tipo de libros y leer sobre como estudios pequeños, sobretodo en EUA manejan sus gastos y sobreviven en una economía como la que nos tocó. Les recomiendo Creative INC  y también me gusta escuchar podcasts en el sitio de Designsponge, donde entrevistan a muchos diseñadores de la nueva generación de arts and crafts.
Cada quien debe de hacer su propio presupuesto. Es fundamental tener claro a cuánto ascienden los gastos fijos del estudio: pago de luz, teléfono, internet, mensajería, considerar los costos de producción del diseño local, además se suma nuestro prestigio o imagen. Pero nos hemos planteado precios fijos para diseñar campañas, para el diseño de CDs, para carteles.
Se nos requiere investigar y aprender a tener precios correctos, pues diseño es una profesión nueva que la gente aún no le tiene el debido respeto a la hora de pagar.

Diseño espacio. Fotografía cortesía de Estudiuo La Cabeza.

LFQ: Vuelvo a insistir, ¿cómo hacer la diferencia?
PA y WC:
Siempre consideramos nuestras fortalezas, haber realizado estudios de arte, tener todo el bagaje de las técnicas, y la experimentación, fundamental en el momento de generar las ideas. Y ofrecerle al cliente una visión mas macro de las posibilidades del diseño en su marca.

LFQ: ¿El desafío de tener que manejar la economía del estudio, debilita, en su caso, el trabajo creativo?
PA y WC:
Volvemos a nuestra ventajas de tener clientes bastante fijos, que nos resuelven esos incómodos aspectos de la economía. Pero nos tomó mucho tiempo y trabajo tenerlos y hay que aprender constantemente a cuidarlos, a atenderlos, pues nos brindan la tranquilidad para poder manejarnos, en principio, pues sí resulta incómodo mientras uno intenta tener concentración en el proyecto, tener que llamar para ver si ya está listo el cheque, o ir a pagar facturas; todo eso debilita la intensidad de la elaboración intelectual y creativa del diseñador.

LFQ: Bueno, ustedes lo han logrado, ya tienen muchos años demostrando ser un estudio serio y cuyos proyectos calan en el ámbito local del diseño. ¿Cómo lo hacen?
PA y WC: 
Quizás cuando uno pierde el miedo de ir y hablar con los clientes, cuando se entra en el negocio como empresario, se pueden apreciar mejor qué cosas resolver juntos. Ver las necesidades, incluso proponer alianzas en determinado caso.
Se dice que uno debe ponerse tres sombreros: el del artista, quien visibiliza, piensa e imagina. El sombrero del editor: quien acomoda todo lo realizado para que trascienda y logre comunicar eficientemente. Y el tercero es el sombrero del manager, quien posee capacidades de negociación.
Por que el artista es mal negociador. Pero ese miedo se va perdiendo en la medida de estar en reuniones e integrarse al mundo de la oferta y la demanda.
Todo es un camino, la experiencia acorta los caminos.

Diseño editorial. Fotografía cortesía de Estudiuo La Cabeza.

LFQ: Ahora que hablan de caminos, en particular considero que a veces es necesario devolverse o andar vías que sabemos no nos conducen a la meta, pero lo que colectado nos sirve para llegar. ¿Han pensado en devolverse hacia algún recodo o bifurcación del camino?
PA y WC:
Hemos hecho algunos productos, por ejemplo hicimos bolsos y carteras para mujeres, a nivel creativo funcionó, pero no a nivel negocio. En ocasiones pensamos en esa alternativa: volver para atrás y emprenderlos mejor la idea, con la experiencia alcanzada.
La relación que teníamos con Papaya Music, fue estupenda, tuvimos una época inhouse, luego de la separación fue difícil, ahora la relación se da pero cada uno en su terreno y es mucho más armoniosa. Hicimos campañas, festivales, diseños de CDs; hacíamos veinticinco diseño de discos al año, ahora se hacen solo dos o tres. La era digital influencia la producción y cambia las necesidades.

Diseño editorial. Fotografía cortesía de Estudiuo La Cabeza.

LFQ: Delante de todo ese panorama de exigencias y competencias del vivir hoy en esta civilización contemporánea, ¿qué retos y estrategias se plantean?
PA y WC:
Dejar que las cosas fluyan, si en un futuro no hubiese trabajo de diseño, vendrán nuevos motivantes y cosas que nos guste hacer. Los clientes con quienes trabajamos nos permiten realización, dan libertad para poder crear. En cuanto a proyectos futuros, nos encantaría hacer diseño para el turismo, y vender por internet, lograr algunos clientes en el exterior.

LFQ: Hoy en día se habla de que el cliente desea inmiscuirse en el proyecto contratado al diseñador, por lo que éste debe tener capacidad de negociación. ¿Qué significado tiene ese reto en el caso de Estudio La Cabeza?
PA y WC:
Aprender que a veces hay que hacer cosas feas, pero en nuestro caso particular, por fortuna cada vez son menos.

LFQ: ¿Qué son cosa feas para Priscilla Aguirre y Walter Calienno?
PA y WC:
Son cosas que nosotros ni siquiera plantearíamos diseñar, pero porque al de arriba de la empresa se le ocurrió que de repente eso era lo que había que hacer para ganar plata ya. Tiene una idea preconcebida de lo que genera plata, y el piensa equivocadamente que el buen diseño no es la solución INMEDIATA. Porque el  buen diseño es sutil y paciente, va creando una marca de la que la gente se va enamorando, poco a poco, pero el lazo dura por mucho tiempo.

Encabezado. Fotografía cortesía de Estudiuo La Cabeza.

LFQ: Para finalizar con este acercamiento al Estudio Lacabeza, pienso que vendrán otros acercamientos con diseñadoras y diseñadores que viven de esta profesión, que saben hacer empresa, se enfrentan a esos desafíos con talento y experticia, para que nos transmitan sus experiencias y nos motiven a seguir en el camino. Priscilla y Walter son siempre caminantes, colectores, catadores de esos númenes que encuentran al lado de la vía, y hoy nos hablan de la riqueza de esos frutos.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.