1-Nylon-carmín-y-silicona1.jpg

Eugenio Murillo: “Rein@s de la noche”

Muestra en la Sala 1.1 del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC), inauguración el 3 de noviembre 2011, abierta hasta enero 2012

El artista gráfico se distingue por innovar sus procesos creativos y la manera como los comunica, así como su visión del presente, además sus interpretaciones en el lenguaje visual son imprescindibles para comprender los fenómenos culturales y sociales que generan amplias transformaciones, sobre todo hoy en día, cuando los medios mueven los cambios en tiempo real.


"Nylon, carmín y silicona", Fotografía Pablo Murillo, cortesía de Eugenio Murillo-Fuentes

Eugenio Murillo-Fuentes es un destacado docente e investigador de la Universidad de Costa Rica; ha recibido varios Premios Nacionales, galardonado en diversas ramas de la cultura costarricense, por sus propuestas con el carácter y sensibilidad propias de un maestro experimentado e incisivo. Los escenarios donde la sexualidad humana se asume de manera reflexiva, son recurrentes en sus exposiciones –y, para esta ocasión-, tal y como él mismo acota: “el tema medular de mi muestra en la Sala 1.1 del MADC es la PROSTITUCIÓN, esa que se deja ver en las aceras urbanas cuando cae la noche”.


"Tácticas de batalla", Fotografía Pablo Murillo, cortesía de Eugenio Murillo-Fuentes


LFQ. El arbusto conocido en nuestro medio como “reina de la noche” (Brugmansi X Cándida), crece con facilidad en cualquier terreno (se dice que los únicos territorios del planeta donde no se encuentran son los polares); florea en varios colores: violeta, rosada, blanca, amarilla, y estilizada -su forma-, sugiere un elegante traje de noche. ¿Qué simbolismo trasciende al adoptar el nombre de esta popular flor, para titular tu nueva exposición?
Eugenio Murillo-Fuentes.
El nombre de la expo: "Rein@s de la Noche" es, como muchas de las cosas que bautizo, multisignificante. Empezando por el uso de la "arroba" en la primer palabra, que le otorga al título un elemento "viciado" a su dimensión filológica y que, a la luz de las costumbres actuales, le amplía el sentido al título, pudiéndose leer de dos maneras: "Reinas de la Noche", o "Reinos de la Noche". Por su parte, la "arroba", de acuerdo con nuestra "modernidad", es una letra bisexual que revienta la rigidez del binomio masculino / femenino y lo convierte todo en ambivalente.

"Negociación", Fotografía Pablo Murillo, cortesía de Eugenio Murillo-Fuentes

LFQ. Se habla del uso de la “X cándida” como una planta alucinógena, que enhebra lo noctámbulo y enciende la vida urbana con sus vicisitudes, vicios y paradojas. ¿Va por ahí la cosa?
EMF. Por supuesto que el nombre de la planta en su entorno costarricense es también referente. La "reina de la noche" es conocida por la belleza de sus flores, que sueltan su aroma y expanden su encanto cuando cae la noche, de ahí su nombre popular. No obstante, se trata de un encanto peligroso, pues según las leyendas urbanas, y ¡la ciencia!, la "X cándida" que crece por estas latitudes es tóxica, y ha sido usada incluso como droga. Se dice que el perfume que esas flores sueltan en la noche es peligroso, de allí que no se recomiende tenerla al lado de ventanas de dormitorios.

"Noche parcelada", Fotografía Pablo Murillo, cortesía de Eugenio Murillo-Fuentes

LFQ. Tu hablas de “multisignificante”, y precisamente ese es un carácter muy propio que yo aprecio de tu trabajo; en otras muestras han sido las capas o leyers que transparentan sus significados y sus cargas de sentido para motivar lecturas en profundidad. Pero también es recurrente que agregues el “pellizquito” lúdico que inyecte humor a la interpretación. ¿Qué carta te guardaste para esta nueva muestra?
EMF.
La posibilidad de leer "Reinos de la Noche", hace referencia a esos territorios tomados por una particular población, en este caso el de las reinas, en el cual "todas" y cada una son una reina. Pongo "todas" entrecomillado para destacar la presencia, antes mencionada, de la ambivalencia. Ellas, las reinas, son en algunos casos mujeres biológicas, pero en otros casos no. Sin embargo, parte del encanto de ese escenario es lo truculento y lo falaz: todo la que se ve puede ser y no ser. La noche confabula para el logro de la magia de un espectáculo que se acaba en cuanto comienza a despuntar el día, ya que la luz es la enemiga, la que desenmascara y la que aniquila el artilugio del espectáculo.

"Mariposa equivocada", Fotografía Pablo Murillo, cortesía de Eugenio Murillo-Fuentes

LFQ. En el gesto del trazo de tu nueva propuesta asoma el carácter de los lenguajes y medios actuales para la creación de la imagen: hablo de la animación digital, el cómic, la ilustración experimental. ¿Qué buscas?, ¿cómo tiene origen la serie?, y ¿cómo la conceptualizas?
EMF
. En todo caso, puedo decirte que esta vez he optado intencionalmente por el recurso narrativo, tomando como punto de referencia el cómic y los vitrales que conocemos de las iglesias. Me ha interesado crear obras que evocan "inocentes" estampas para comunicar un tema que se refiere a un mundo también espinoso, cruel, triste, violento, peligroso y despiadado, pero que lo conocemos normalmente sólo por su superficie escarchada de brillos y lentejuelas.


"La bien paga", Fotografía Pablo Murillo, cortesía de Eugenio Murillo-Fuentes


LFQ. ¿Cuál es el simbolismo de esos cuerpos estilizados, largos piernajes pero casi sin rasgos faciales ni brazos?
EMF. En el contexto del comercio sexual, el cuerpo humano pierde su integridad, centrándose su valor en determinadas partes, especialmente las genitales. Ejemplo de ello lo vemos en la pornografía impresa o digital, que focaliza su atención en el "sexo explícito", dándose el caso de que muchas veces ni siquiera se tiene noción del cuerpo al que pertenecen los genitales expuestos. Los clientes de las prostitutas, que circulan por calles y avenidas a pie o en auto, van con un único objetivo en sus mentes: el sexo. Todo lo demás, -espiritual, humano, físico- se vuelve irrelevante y se disipa en el campo del interés.

"Disputas esquineras", Fotografía Pablo Murillo, cortesía de Eugenio Murillo-Fuentes

LFQ. ¿Tienen que ver con un lenguaje no verbal: donde los gestos, las distancias, los acentos, rituales de acercamiento donde no se dan preguntas, solo guiños de la mirada?
EMF.
Algo parecido ocurre con los piropos que muchos varones expresan a la mujeres, refiriéndose a "qué tetas", "qué culo" o "mamacita rica". Este último por supuesto no alude las manos, ni los pies, ni la cabeza. Se trata de comentarios anegados de saliva y sustentados por la fantasía de comerse las frutas del paraíso: el sexo genital propiamente dicho.

"Fumando espero", Fotografía Pablo Murillo, cortesía de Eugenio Murillo-Fuentes

LFQ. Los brazos poseen un simbolismo de armas. ¿Las quieres –a las “rein@s”-, indefensas de los peligros que les asecha en la calle y la noche?
EMF.
Me pareció importante aludir a esa particularidad destacando en los cuerpos sólo sus recursos de atracción. No obstante, la obra "Disputas esquineras" sí expone esas extremidades, justamente como armas de defensa. En este caso, no es un asunto sexual, sino territorial, el que está sobre el tapete.

"Hola soledad", Fotografía Pablo Murillo, cortesía de Eugenio Murillo-Fuentes

LFQ. Apreciar este nuevo conjunto de dibujos de Eugenio Murillo-Fuentes, pre-visualiza diversidad de acercamientos; ya hablamos de su temática y lenguaje, pero queda también la necesidad de comentar su técnica donde se expresan múltiples capas de tratamiento: una capa de esgrafiados en blanco -hiriendo el papel-, que definen a veces rasgos anatómicos de esas figuras que se mueven en el campo del cuadro como si en verdad estuvieran animados; hay otra capa de trazos movidos hacia las direcciones compositivas que tratan con mucha fuerza el claroscuro e incluso se mezclan con el color muy puntual para exacerbar la fuerza de ciertas partes de los cuerpos de las “rein@s”; pero luego está el trazo denso, pastoso, que contrasta categóricamente y carga a la materia de lo inmaterial del significado. Ahí hay dibujo para rato.

"¡¡¡La policía!!!", Fotografía Pablo Murillo, cortesía de Eugenio Murillo-Fuentes


Eugenio Murillo-Fuentes escribió una nota colgada en la web del MADC que expresa: “El show es artificio y apariencia, brillo y sensación. Es y no es. La fantasía es parte de la magia y objeto del deseo. Las reinas de la noche deslumbran por las aceras como luciérnagas encendiendo su propio brillo y soltando su propio aroma, en un escenario que también se mezcla con la violencia, la miseria, la soledad, la tragedia, el miedo y el desamparo”.
Yo agregaría, para concluir, que la prostitución -tan milenaria como la misma humanidad- se mueven como esos pies ¿femeninos? escurridizos y animados que trazó este artista y está en todas partes del mundo, como la misma “X cándida” o “rein@s de la noche”.
 

2 opiniones en “Eugenio Murillo: “Rein@s de la noche””

  1. Me gusta la técnica, los trazos fuertes, la luminosidad de las ilustraciones y sobre todo la manera en que Eugenio logra “tatuar” nuestras mentes con estas imágenes fuertes, de hechos que no vemos cotidianamente y que nos recuerda y aterriza en una realidad que existe y experimentan muchas personas cuyo único recurso de trabajo es el de convertirse en reinas de la noche.
    ¡Felicidades por este aporte al arte y la sociedad!
    Con aprecio y admiración, Flor.

  2. Felicidades para usted Luis Fernando. ¡Un trabajo excelente!
    Flor Gutiérrez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.