01.jpg

Sin rostro

Ya no nos asustamos por nada; nuestro ancestral miedo a seres de rostro desfigurado se ha ido atenuando con la insistente aparición de ejemplares en ese campo de batalla que llamamos información: la mujer sin culpa a la que vertieron ácido, el desesperado que se pega fuego, el inocente que acaba debajo de una rueda, la bella que quiere ser eterna… todos ponen la cara y la pierden.

Ya no hay monstruos, nada nos sorprende.

Texto: Grassa Toro
Imágenes: Pep Carrió

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.