Hugh Kretschmer y la manipulación fotográfica

Mientras Hugh Kretschmer me contaba cómo su padre —un experto en instrumentación óptica-fotográfica que formó parte de las misiones Apollo— le había introducido a la fotografía, recordé la historia de Steve Ray Vaughan y de cómo, sentado con seis años en el amplificador de Jimi Hendrix, decidió ser guitarrista. A medida que avanzaba la entrevista e iba adentrándome en el mundo de Kretschmer terminé por aceptar que cuando el inicio de una carrera está marcada de esta forma, el resultado no puede ser otro que brillante.

 

Boxer, Hugh Kretschmer.
Boxer. © Hugh Kretschmer. 

Hugh Kretschmer, el quinto de siete hermanos, aprendió las técnicas de revelado en el laboratorio que su padre había montado en un viejo búnker en el patio de su casa en Los Angeles (Estados Unidos). Su primera cámara, una Pentax de 35 mm regalo de su padre, lo acompañaría hasta terminar sus estudios en el Art Center College of Design of Los Angeles.

Materialism, © Hugh Kretschmer.
Materialism, © Hugh Kretschmer.

En los noventa se trasladó a la ciudad Nueva York donde comenzó a trabajar en la serie de imágenes que marcaría un antes y un después en su vida profesional: Gastronopolis.

Dark Cloud, © Hugh Kretschmer.
Dark Cloud, © Hugh Kretschmer. 

Kretschmer aseguró que Gastronopolis era su trabajo favorito no precisamente por su belleza sino por el sacrificio que requirió hacerlo realidad, durante meses había mandado bocetos a varias revistas pero de todas recibía la misma respuesta, querían ver el proyecto terminado.

Pause and the Revelation, Gastronopolis, © Hugh Kretschmer.
Pause and the Revelation, Gastronopolis, © Hugh Kretschmer.

En el tiempo libre que le dejaban sus otros trabajos se dedicó a reclutar gente para que le ayudaran a terminar la serie. ”Lo más difícil fue encontrar el diseñador de vestuario correcto. Para eso, fui al Fashion Institute of Technology y colgué un aviso en los pasillos. A los que respondieron les pedí ideas y uno de ellos brilló con las suyas: Teresa Squire, hoy en día una famosa vestuarista de Broadway. Casi quince años más tarde sigo siendo su amigo y por supuesto de mi productor Aurelie Jezequel y todo por Gastronopolis”.

Tension, © Hugh Kretschmer.
Tension, © Hugh Kretschmer. 

El resto de la historia de Hugh Kretschmer es de sobra conocida para todo aquel que haya empuñado con ilusión un cámara, estas lineas son el boceto de una entrevista que marcó de alguna manera mi carrera y que hoy comparto en este blog.

The Presentation, © Hugh Kretschmer.
The Presentation, © Hugh Kretschmer.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.