Contenedores de transporte para una cafetería Starbucks

Contenedores de transporte para una cafetería Starbucks

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Contenedores, sostenibilidad y mucho café

Desde sus inicios, Starbucks, la compañía de café más grande del mundo, ha apostado por incorporar iniciativas verdes que reduzcan costes y protejan el medio ambiente. Esta filosofía se hace evidente en la recién inaugurada cafetería de Tukwila (Seattle, Estados Unidos), que aprovecha los contenedores de transportes para conseguir una arquitectura de coste reducido y sostenible.

Container-Starbucks-02.jpg
Cafetería Starbucks, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.

Prototipo experimental

El edificio, proyectado por el equipo interno de arquitectura de la propia compañía liderado por Tony Gale III, ha sido pensado como prototipo experimental para su posible implementación en futuros puntos de venta de la cadena.

Entrada de la cafetería, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.
Entrada de la cafetería, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.
Servicio para vehículos, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.
Servicio para vehículos, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.
Detalle del servicio para vehículos, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.
Detalle del servicio para vehículos, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.

Contenedores marítimos de Té y café

El edificio está compuesto por cuatro contenedores marítimos que anteriormente sirvieron para transportar el té y el café comercializado por la compañía estadounidense. Los contenedores se apilan entre ellos hasta formar una estructura de dos niveles que acoge la cafetería y las diferentes salas de personal. De la intersección de dos de ellos surge un cobertizo destinado a cobijar el servicio para coches o drive-thru.

Voladizo en la segunda planta, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.
Voladizo en la segunda planta, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.
Contenedor, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.
Contenedor, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.
Detalle de la celosía, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.
Detalle de la celosía, Starbucks, 2011. Fotografía de Tom Ackerman.

De bajo impacto medioambiental

Por otro lado, la cafetería se beneficia de una serie de estrategias de funcionamiento sostenibles que pretenden reducir su impacto medioambiental. Así, el cobertizo recoge el agua pluvial para regar el jardín exterior, constituido por especies de secano que requieren poco riego. Estas y otras medidas de optimización energética y reciclaje de materiales le han valido el certificado LEED, un documento que garantiza su sostenibilidad.

Boceto realizado por ordenador, Starbucks, 2011.
Boceto realizado por ordenador, Starbucks, 2011.
Boceto realizado por ordenador, Starbucks, 2011.
Boceto realizado por ordenador, Starbucks, 2011.
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *