Fundación-Puigvert_11.jpg

Fundació Puigvert por Alfredo Arribas Arquitectos Asociados+Lluís Tejero Arquitectos

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El estudio Lluís Tejero Arquitectos en asociación con Alfredo Arribas Arquitectos Asociados ha llevado a cabo la ampliación de las instalaciones de la Fundació Puigvert, institución sanitaria con sede en Barcelona. El nuevo pabellón, que ocupa cinco plantas construidas bajo rasante, destaca por su integración en el entorno del conjunto modernista del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau.

 

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

La Fundació Puigvert es una institución sanitaria de larga trayectoria cuyo germen se encuentra en la clínica de urología que el doctor Puigvert abrió en 1943 en Barcelona. En 1954, se trasladó al Pabellón de la Asunción del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, donde, a mediados de los años sesenta, los arquitectos Manuel Puig Ribot y Lluís Tejero Vila proyectaron los pabellones Clínica y Quirúrgico. Durante la última década, se ha dado un segundo paso fundamental al emprender la edificación del llamado Nuevo Pabellón, llevado a cabo por el equipo Alfredo Arribas Arquitectos Asociados + Lluís Tejero Arquitectos.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Con 12.000 metros cuadrados de superficie total, el nuevo pabellón se erige sobre un solar de forma triangular, anexo al pabellón Clínica ya existente. El equipo de arquitectos empezó a trabajar en el proyecto en 1999 y la apertura de las primeras plantas al uso público tuvo lugar en 2011.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

El proyecto para el Nuevo Pabellón planteó una serie de dificultades: por una parte, el nuevo edificio debía ocupar un espacio de forma triangular anexo al pabellón Clínica y tenía que plantearse en subterráneo. Además, se debían construir cinco plantas a partir de la cota de superficie, creciendo en el subsuelo hasta alcanzar una profundidad de 22 metros desde el nivel del suelo. Finalmente, se trataba de hacerlo junto al cuerpo del pabellón Clínica, un edificio de siete plantas y, en consecuencia, de gran magnitud.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Para mejorar la integración en el conjunto del Pabellón Clínica de la Fundación Puigvert, que se alza contiguo al Nuevo Pabellón, construido en 1964 bajo las premisas del racionalismo imperante en la época, se ha aplicado al exterior del edificio un revestimiento base de ladrillo cerámico que cubre totalmente la fachada sur y ejerce de nexo de unión con la construcción histórica.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Cada una de las cinco plantas que conforman el edificio se ciñe a la forma triangular del solar en el que está ubicado. A partir del Plan Director, se ideó una estructura tipo a partir de dos ejes perpendiculares que organizan la distribución interior de cada planta, ordenando los espacios públicos y los recintos privados propios de los servicios que se desarrollan en cada una de ellas.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

La concepción subterránea del Nuevo Pabellón evita directamente la agresión estética hacia el conjunto histórico que conforman los pabellones vecinos del recinto histórico del hospital proyectado por Lluís Domènech i Montaner, una de las obras cumbre del modernismo catalán.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Con el objetivo de dotar de funcionalidad al edificio, se han utilizado materiales limpios y duraderos como el laminado HPL, que está presente tanto en los revestimientos de muros y puertas como en las piezas de mobiliario interior. En el mismo sentido, se ha dispuesto el pavimento con mármol Macael, un material noble que, además, sirve como elemento de continuidad con otras partes de la Fundació Puigvert, donde ya había sido utilizado por por Lluís Tejero Arquitectos en un trabajo anterior.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Dada la construcción subterránea del edificio, el equipo de arquitectos tuvo que concebir soluciones que garantizaran la correcta ventilación de las plantas. Para ello, se previó la existencia de un patio inglés, que facilita la aireación y aporta luz a cada una de las plantas del edificio, suponiendo a su vez un importante ahorro energético. Por otra parte, en el interior del edificio, el equipo ideó la instalación de una caja de luz artificial sobre el vano de cada una de las puertas, lo que crea la impresión de existencia de luz natural donde no podía haberla.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Otro imperativo ineludible para la realización de este proyecto ha sido la funcionalidad que requiere un edificio de uso hospitalario. En este sentido, una cuestión primordial fue reseolver la union entre el nuevo edificio y el pabellón Clínica, que se solucionó a través de una escultural escalera en mármol Macael junto a la que se acopla un ascensor trabajado esencialmente en vidrio. El resultado es un nexo que articula con naturalidad y transparencia el paso de un edificio a otro.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Fundación Puigvert, AA+Lluís Tejero Arquitectos, 2012.

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *