bite-me-06.jpg

Muérdeme, la lámpara comestible de Victor Wayne Vetterlein

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comerse un mueble ya no supone ningún trastorno de la ingestión ni de la conducta alimentaria. El diseñador y arquitecto estadounidense Victor Wayne Vetterlein nos soprende con su último proyecto: una lámpara de sobremesa con fuente de luz Led, comestible, sabrosa, completamente biodegradable y apta para vegetarianos.

 

Bite Me, Victor Wayne Vetterlein, 2012.

La lámpara Bite Me, como su propio nombre indica, además de ecológica y 100% biodegradable, es también comestible y se encuentra disponible en cuatro sabores: cereza, arándano, naranja y manzana verde. Para la consecución de tales caractéristicas, en lugar del plástico tradicional derivado del petróleo, el diseñador recurre al bioplástico, un material orgánico que se obtiene de la glicerina vegetal y del agaar, un polisacárido utilizado cómo gelificante natural procedente de las algas. El material, combinado con agua destilada, colorantes y aromas naturales, constituye la estructura de la lámpara.

bite-me-
Bite Me, Victor Wayne Vetterlein, 2012.

Al acabarse la vida útil de la lámpara, llega el momento de comérsela, para lo que, evidentemente, es importante no olvidarse de retirar previamente el cable, la fuente de luz y los demás componentes electricos adhesivos pegados a la estructura. Tras una aconsejable operación de lavado con jabón orgánico y agua, es necesario sumergir la pieza en agua destilada durante aproximadamente una hora para que adquiera la consistencia de una gominola lista para ser degustada. Finalmente, los usuarios de paladar más fino, en lugar de ingerirla, pueden optar por utilizarla directamente como ferilizante para el jardín, lo que supondría sacrificar las excelentes propiedades nutricionales de un alimento rico en vitaminas E, D, K y B5 además de zinc, calcio, hierro, magnesio y potasio.

 

bite-me-
Bite Me, Victor Wayne Vetterlein, 2012.

La lámpara Bite Me, en su dimensión más conceptual, permite vehicular multiples reflexiones sobre nuestro modo de vida contemporáneo. En una sociedad en la que la vida de las cosas se reduce intencionalmente para fomentar el consumo, la lámpara pretende llamar la atención sobre la necesidad de replantearnos nuestra relación con los objetos de los que nos rodeamos.

bite-me-Bite Me, Victor Wayne Vetterlein, 2012.

Bite Me, Victor Wayne Vetterlein, 2012.


Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *