Valentina-Sanserif-w.jpg

Una silla ecológica para sentirse como un rey

Una silla que aspira a hacer sentirse al usuario como un rey en su trono es la última propuesta de Sanserif Creatius para este verano. Valentina, que así se llama el asiento, es deudora de la tradición medieval de sillas con respaldo alto y proporciones estilizadas, pero sobre todo, sigue la tendencia de piezas elaboradas en cartón ondulado que abogan por un hábitat más responsable, según ha avanzado hoy la diseñadora Ana Yago, alma mater de esta colección.

Valentina tiene también inspiración tipográfica, como la mayoría de muebles de este equipo de diseñadores. En este caso, la “hache” es la elegida. Sus formas estilizadas aportan a esta pieza una sensación de liviandad, que se refuerza con el material usado, sin abandonar la sensación de robustez de un trono contemporáneo.

La inspiración en el día a día del estudio y el rico folklore hispánico son las principales fuentes sobre las que se sustenta el trabajo de Ana Yago y José Antonio Giménez. Así, el alfabeto ha marcado piezas tan características como la mesa Mustafá (m), la colección de asientos Bold (b), el mueble auxiliar duduá (n) o el separador de espacio coma, basado en la grafía del signo del mismo nombre. Al igual que la cultura andalusí ha marcado los rasgos arábigos de la mesa Mustafá, o las referencias musicales de la Cajón Flamenco Chair.

El nuevo asiento de Sanserif Creatius es una pieza que se integra fácilmente en decoraciones con inspiración clásica, si bien, por sus formas simplificadas, se adapta a la perfección a ambientaciones minimalistas, al tiempo que aporta naturalidad y un contacto con la materia prima en estéticas en las que domina la tecnificación, una de las preocupaciones de este estudio.

De hecho, la pieza se ha convertido en un referente en algunos espacios recientemente reinterpretados como el Parador de Cáceres, ubicado en los Palacios de los Marqueses de Torreorgaz y de la llamada Casa de Ovando Mogollón, Pereo y Paredes, edificios góticos en su origen, que se han adaptado al siglo XXI con la hibridación de las últimas tecnologías en iluminación y confort, junto con la pervivencia de referencias históricas, desde armaduras a tapices, entre las que conviven las sillas diseñadas por Ana Yago en cartón ondulado.

Valentina forma parte de una colección de piezas reciclables y biodegradables concebidas por el equipo de la diseñadora valenciana, en las que se apuesta por reconvertir un material industrial infravalorado en el sector del hábitat, como es el cartón, en la materia prima de unas piezas exclusivas, en las que predomina la estética y el trabajo artesanal. Unos muebles y complementos que nos cuentan historias propias referidas a las fuentes de inspiración de éstas, desde la mesa Mustafá evocadora de las Mil y una noches, o la cómoda mariAntonieta, cuyo nombre juega con entre referencia histórica y la posibilidad de acompañarla o no de un marco de espejo.

Todas ellas, junto con otras piezas actualmente en fase de producción, se podrán ver en la exposición My cHair needs a haircut, en la Galería Arquitécnica Ruzafa, durante la próxima edición de la Feria Hábitat Valencia y la Valencia Disseny Week; así como en el show-room de Món, en el que se presentarán los muebles de esta firma al natural vestidos por las imágenes desnudas del fotógrafo Eduardo Peris.

Las piezas de ambas muestras se han realizado en colaboración con el Centro Especial de Empleo de la Fundación Apai, gracias a un proyecto de integración en el que participan también AFCO y Saica Pack.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.