Copia-de-V-centenario-1a_redux.png

Embudo del V Centenario

Aunque es comúnmente conocido como “Puente del Quinto Centenario” (ya que recibe su nombre de la conmemoración del Quinto Centenario del descubrimiento de América), su denominación oficial es la de “Puente del Centenario”. Promovido por el MOPU, fue construido con motivo de la Exposición internacional de Sevilla de 1992 (la Expo’92) y se inauguró el 15 de noviembre de 1991, con un coste total de 6.468 millones de pesetas (38.873.462,91€).

Proyectado por Jose Antonio Fernández Ordóñez y Julio Martínez Calzón, renombrados doctores ingenieros de caminos, se trata de un puente atirantado compuesto por dos pilas principales de sustentación de 110m de altura, a base de hormigón y acero de alta resistencia tipo Corten, y un tablero de 22 m de ancho colocado a 45-60m sobre el nivel del río Guadalquivir, colgado a modo de artesonado a lo largo de 468m.

Obra emblemática y destacada en el paisaje sevillano, este puente, que permite a la autovía SE-30 salvar la dársena del Guadalquivir (brazo muerto del río), debe sus majestuosas dimensiones a la única necesidad de permitir el paso bajo su tablero del Juan Sebastián Elcano, buque escuela de la Armada española que atracó en el muelle de las Delicias durante la Expo´92, siendo ésta la primera y última vez que lo ha hecho en la ciudad de Sevilla.

Los dos sentidos del puente, creciente (en sentido Huelva) y decreciente (en sentido Cádiz), están separados por una valla de hormigón y formados por tres carriles cada uno, pero conforme se asciende por esta vía comienza el efecto embudo: los arcenes empiezan a estrecharse hasta su completa desaparición, tal como ocurre con la valla de separación que da paso a un carril central reversible que sustituye a los carriles izquierdos de ambos sentidos (fotografías 1, 2 y 3).

Dicho carril reversible, que se utiliza alternativamente para ambos sentidos según sea la densidad circulatoria en cada uno, es controlado con el mejor de los criterios por parte del Centro de Gestión del Tráfico de Sevilla, dependiente de la DGT (fotografías 2 y 4). Pero a pesar de ello, y tal como muestran las estadísticas, solo en el Puente del Centenario se han producido en los últimos 5 años un total de 203 accidentes de los cuales la mitad han tenido víctimas (un total de 191 accidentados, 10 de ellos graves).

A pesar de la innegable profesionalidad de los responsables del tráfico en este puente y de la actual limitación de velocidad en el mismo a 60km/h, los atascos son diarios en sus accesos y resulta imposible evitar frecuentes siniestros en este tramo, constituido por carriles de apenas 3,2m de ancho, sin separación alguna entre ambos sentidos y sin arcenes, teniendo en cuenta, por ejemplo, que el ancho estándar de un camión es de 3,1m (fotografías 9 y 10). La condición de embudo, que adopta este puente en la SE-30, se acentúa en los casos de averías de vehículos que, ante la inexistencia de arcén, han de ocupar uno de los carriles disponibles.

Ante todo lo expuesto, cabe preguntarse si el error de diseño que ocasiona el embudo está en el Puente del Centenario, apto sólo para albergar 5 carriles estrechos sin arcenes o, en cambio, en un posible sobredimensionado del resto de la SE-30, que dispone de 3 amplios carriles con importantes arcenes, en ambos sentidos de circulación (separados por una robusta valla de hormigón). Quizás, la respuesta a esta cuestión la tenga alguno de los miles de conductores que han cruzado el Puente del Centenario, atravesado en los últimos 12 años (1999-2010) más de 436 millones de veces.

3 opiniones en “Embudo del V Centenario”

  1. El Juan Sebastian Elcano no subió al muelle de las delicias durante la celebración de la Expo 92 ni después tampoco. Dos oficiales del buque escuela subieron en aquel momento desde San Fernando y comprobaron que al puente le falta al menos dos metros para que no golpeara el palo mayor. Se desestimo pues era muy costosa la reforma del barco. Si buscáis la altura de navegación del puente en internet son 45 metros y la «guinda» (altura de los palos del barco) es de 49,9 metros.
    Durante la Expo92 el barco tubo una avería importante en su instalación de potabilización de agua por osmosis inversa y parte de su tripulación enfermó. Se encontraban en Cartagena (Murcia) cuando se presentó este problema y salieron urgentemente hacia el astillero de Bazan en San Fernando, para ser reparado.
    No sé la razón por la cual se ha unido la idea del diseño del puente con el Juan Sebastian Elcano, si el ingeniero autor del proyecto, el Sr. Fernandez Ordoñez, lo vendió así, habia metido la pata pues no había comprobado la altura del barco cuando se puso a diseñar el puente.
    Pasado los años este puente representa un fiasco,pues tapona la normal circulación de la SE30 y los que vivimos en Sevilla seguimos sin entender las razones por las cuales se nos hace subir a esas alturas todos los días. Cuando algo menos de altura y mas anchura hubiera sido la solución.

  2. El diseño original eran trs carriles por sentido, y era lo presupuestado. Pero como tanta ptra obra pública, el presupuesto se disparó , parte se despistó, y se inauguró con dos carriles por sentido y amplios arcenes. Al ver la metedura se pata y los monumentales atascos desde el primer día, sacrificaron los arcenes en favor del carril revesible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.