AndrésC-1.jpg

Andrés Cañas: vivir la sensualidad

Que Andrés Cañas Barahona sea arquitecto, diseñador y artista, no es ninguna casualidad, en tanto proviene de una familia de escritores, arquitectos, y artistas muy distinguidos en el país. Que su lenguaje acentúe la sensualidad leída en el manejo de la curva, la contracurva, la espiral abierta que se proyecta en el espacio como una deriva sin fin -pero también la transparencia, la luz, la sombra, el trazo sinuoso del contorno ciego-, son una fuerza rizomática muy propia de él, que brota desde su profunda interioridad y condición humana predestinada al encuentro de la belleza.


Propuesta para la Municipalidad de Curridabat de jardines colgantes para el parque,por parte del Arquitecto de Andrés Cañas. Render cortesía del artista.

Uno de los proyectos de este joven artista que más me impacta, fue el expuesto en Diseño Responsable y en la Feria de Diseño organizadas por el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC), al modelar el espacio abierto del museo con un sentido de diseño y fuertes referencias a la geometría en la naturaleza, para aplicarlos poéticamente a la metáfora de un jardín colgante.
Andrés expresa: “Gracias Luis, participar en la exhibición fue un gran gusto y un honor para mi . La propuesta buscaba describir el proyecto "Jardín Colgante de Curridabat" el cual se basa en la fusión de la tecnologías centenarias de estructuras tensiles y de chayoteras colgantes, para como decís, moldear el espacio y diseñar un lugar, en este caso en un parque público. Hicimos una maqueta de referencia a escala uno a uno envolviendo una de las columnas viejas de madera de la sala principal y envolviendo el espacio circundante con una membrana altamente permeable de mecate, una impresión gigante de fondo, que sirviera de malla publicitario para la construcción, una maqueta de detalle constructivo y una maqueta escala 1:50 del proyecto. Cabe decir que sin la ayuda de la Municipalidad de Curridabat, no hubiera sido posible.

Propuesta de Andrés Cañas en la muestra Diseño Responsable en el MADC. Fotografía cortesía del artista.

¿Has llevado hacia adelante esa idea?, ¿hasta dónde llegó?
“Bueno el proyecto va, lento pero va. Se abrió a la concesión, y se quiere construir cuanto antes, y el hecho que sea sumamente económico, alrededor de $100 el metro cuadrado, ayuda a la factibilidad. Además la idea se ha mezclado con mi parte artista y ahora estoy trabajando con enredaderas para crear piezas de arte vivo.”.

¿Cuál es la idea de trabajar con materiales que te permiten transparencias, reflejos, luz, sombras, formas sinuosas e intrincadas que se proyectan en el espacio?
“Por su inherente tridimensionalidad, me parece que son excelentes aliados para expresar la noción de espacio que busco”.

Instalación en la Feria de Diseño de Andrés Cañas. Fotografía cortesía del artista.

¿Cómo nace la ideas de esas estructuras de acrílico, que proyectan trazos de luz y sombras en las paredes circundantes?
“Todo nace con mis juegos de infancia en el taller de cerámica de mi abuela, jugaba con aquella “torta” resultante de aplanar el barro con el bolillo, luego las convertía en naves espaciales y otras figuras creadas por mi imaginación.
Allí aprendí a dar el salto dimensional que surge del corte y el pliegue, algo similar pasó cuando descubrí el origami. Luego, más adelante, conocí el acrílico, y aprendí de su ductibilidad bajo calor, además de descubir su potencial óptico, sumado, me apasioné por el espacio y, por supuesto, me encontré con Alexander Calder”.

Estructuras colgantes de Andrés Cañas. Fotografía cortesía del artista.

¿Qué te interesa proponer, cuando trabajas en una frontera tan porosa entre arquitectura, diseño y arte?
“En ese sentido me encanta la permeabilidad de la zonas grises, y como muchos, no me siento muy a gusto con los estereotipos.
Probablemente, pienso que todo se puede mezclar bien. El diseño es una gran herramienta para lograr esa permeabilidad de la que hablas”.

Estructuras colgantes de Andrés Cañas. Fotografía cortesía del artista.

¿Hacia dónde va Andrés Cañas? ¿Sientes, o te interesa dejar huellas? ¿Cuáles son tus referentes?
“¡Mmm!, a ver…, quisiera seguir aprendiendo de la naturaleza, de la vida, y poder transmitirlo a través de lo que haga. Las huellas que uno hace ni se piensan, se hacen solitas al caminar. Mis referentes de siempre han sido mis instintos, la Madre Natura, los Beatles, Beethoven, Saki, Calder, Tadao Ando, y mis padres”.

Esculturas de acrílico de Andrés Cañas. Fotografía cortesía del artista.

Algunos de tus proyectos tienen que ver con amueblamiento urbano, con intervención de los espacios de la ciudad para procurar esparcimiento y solaz en el habitante.
¿Qué piensas de hacer arquitectura en la situación de un entorno tan complicado desde la visión de lo urbano, pero también de las problemáticas sociales que aquejan la ciudad?
“Para mi, los proyectos urbanos tienen que ser algo sencillo, en ésta sociedad, acostumbrada a -como dice un amigo querido- la subsistencia y no a la celebración, ésto realmente no es tan difícil; cumplir con las necesidades básicas no es algo complicado cuando hay los medios para hacerlo. Pero los espacios públicos a veces ni siquiera se ven como algo básico para la subsistencia. Eso sin tomar en cuenta que un buen arquitecto siempre quiere dar más, pretende esa celebración, quiere ese gozo y persigue que se dé en los espacios públicos.
Bueno por otro lado, pienso que diseñar proyectos urbanos sin arquitectos/urbanistas en ésta ciudad, es algo irresponsable, y construir proyectos urbanos es imposible sin que exista voluntad política. Además, yo percibo que el descontento entre ambas partes ha tenido su peso, y es sensible en la apatía social y urbana que se experimenta en la vida actual.
Creo que es hora de cambiarlo, y la única manera que encuentro es involucrándose con los gobiernos locales (municipalidades). Claro que el hecho de diseñar para nuestro entorno urbano es un gran reto, pero es más reto aún cuando existe esa brecha entre el poder de hacer y el poder de diseñar”.

Estructuras colgantes de Andrés Cañas. Fotografía cortesía del artista.

¿Qué tanto se puede implicar al diseño para mejorar esa vida de las ciudades, para recuperarlas de tanta basura visual y precariedad?
No hay cosa en el mundo artificial que no fue diseñado -para mal o para bien, directa o indirectamente-, por alguien. Cuanto más visible y acudido es el objeto, más cuidado debe haber en su elaboración. Si no se quiere añadir a la basura visual y suciedad, pues entonces diseñe silencio y limpieza.

Una de las estructuras colgantes de Andrés Cañas. Fotografía cortesía del artista.

A manera de conclusión de este encuentro con el joven arquitecto Andrés Cañas Barahona, después de haber catado sus ideas acerca del arte, el diseño, la arquitectura, el amueblamiento urbano, donde se siente una fina sensibilidad y sus ideas están aplomadas en la práctica y conocimiento del proyecto, con todo el ajetreo que conlleva, quisiera preguntarle ¿Qué significa diseñar para ver, oir, palpar, tocar, gustar, sentir?, algo que pertenece a la vida real, que impacta el día a día y a lo que el diseño obedece. Andrés responde: “Significa vivir la sensualidad”.

La mesita "Mezquita" diseñada por Andrés Cañas. Fotografía cortesía del artista.

1 opinión en “Andrés Cañas: vivir la sensualidad”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.