1309_SaPi_DML_TEOR_19_w.jpg

TEORéTica: Sala Poligráfica

El arte gráfico, en los últimos años, experimenta un notable florecimiento. Quizás por la variable económica en el alto coste de una pieza de arte en la actualidad, el grabado ofrece la alternativa de adquirir un original seriado, numerado y firmado por el autor; ese razgo le confiere interés para ser coleccionado. En Costa Rica los talleres de “estampa” y escuelas que lo ofrecen son varios, y sobre todo se trata de un terreno cultivado por el arte joven. La fundación TEORéTica abrió recientemente su Sala Poligráfica, para albergar estas manifestaciones creativas, con una muestra que titula: “Matéria Primera” de Adrián Flores (CR 1986) y José Pablo Ureña (CR 1987).

Sala Poligráfica con la muestra Materia Primera de Adrián Flores y José Pablo Ureña. Foto cortesía de Teorética.

Intensidad de la experiencia
Ingresar a ese espacio no nos deja de asombrar, se exacerba lo emocional de un acontecimiento poco cotidiano, como si ingresáramos al laboratorio del botánico, zoólogo, entomólogo, o quizás y más preciso, de un estudioso de la biónica, en tanto uno se encuentra delante de una considerable cantidad de registros visuales, de hormas o moldes que conforman estructuras orgánicas que estos jóvenes sacaron a frutas, vegetales, semillas y animales comestibles, especímenes del universo natural estudiados durante un lapso de tiempo para observar los grados de vida, aplicabilidad y hasta la consumación misma del producto.
Se aprecian sus imágenes impresas con calidad y figuración creativa, todos colocados en anaqueles como si fuese una taxonomía en la cual deriva el carácter del pensamiento científico cuando se mezcla con la técnica y el estudioso del arte. En eso nos recuerda los protocolos de investigación del Renacimiento.
Como si fuese un estudio de la biomimética, aparecen esos desarrollos formales de un sujeto que se mueve y que en este caso el investigador quiso detener para estudiar sus propiedades motoras, de vuelo, de nado o de tracción; tanto es así que estamparon la figura de un pez, un pulpo y otras criaturas de intenso interés para quienes nos sumimos es ese pequeño pero gran espacio abierto por TEORéTica.

Sala Poligráfica con la muestra Materia Primera de Adrián Flores y José Pablo Ureña. Foto cortesía de Teorética.

El glosario de Materia Primera
Acompañan a esos yesos e impresos expuestos en la sala, un glosario de la terminología técnica, donde cada dato incrementa el concepto y ayuda a encontrar el sentido a la visita; nos consumen en esa armazón de significados y esas “metáforas” que al final no nos queda más que celebrar tantos pensamientos puestos por estos dos jóvenes en las paredes, estantes, estampados y hormas, que no están ahí solo para evocar a los sujetos orgánicos que motivaron la exposición sino para “hacernos” –sí, para hacernos a nosotros los espectadores-, en tanto en calidad de “estampos” adquieren el poder del vacío y el tiempo, con todas sus texturas y micro caracteres, sobre nuestras percepciones, emociones e interpretaciones o como “dobles” de sus intenciones conceptuales y creativas.

Sala Poligráfica con la muestra Materia Primera de Adrián Flores y José Pablo Ureña. Foto cortesía de Teorética.

Vivencialidad
Se trata de un proyecto o espacio para recordar y disfrutar, tal vez no solo en el instante mismo de visitar la instalación de la Sala Poligráfica, sino después, cuando aún uno se revuelca y trata de salir a flote de las aguas del río de la interpretación del arte, cuando a veces la experiencia se extiende y nos toma incluso meses, como en mi caso, que externo mi comentario para el cierre del evento; pues debo esperar que la transparencias y fluidez de dichas aguas me dejen ver la naturaleza de sus fondos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.