Más madera

En estos últimos días me he topado con dos vídeos que me han sorprendido gratamente, donde la madera es la protagonista. Su novedad reside en el ingenio y la conceptualización para renovar la utilidad de un material ancestral.

El primero de ellos es una instalación de Bartholomäus Traubeck. Como el mismo describe, se trata de un tocadiscos que lee unos cortes de madera, los datos de los anillos se traducen en música. Se analizan según su intensidad, grosor y tasa de crecimiento. Estos datos son la base para la generación de las notas de piano. Se asigna una escala que se define por el aspecto general de la madera. Los parámetros obtenidos de cada árbol hacen que cada interpretación diste mucho una de la otra.

Por otra parte, aparece el Studio Glithero, utiliza una llama como protagonista y artífice de sus dibujos. Se propaga gracias a una pintura inflamable, multiplicándose y fusionándose dejando el rastro del dibujo tras de sí. Cada configuración es diferente y parte de una sola llama que se ramifica y multiplica hacia un clímax. Los restos de carbón recuerdan el momento acontecido, es la ceniza de un proceso, literal y metafóricamente.

Completamente inspirador.
  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.