fuschia-high-heel-shoes2.jpg

Diseño teenager

De un tiempo a esta parte, me fijo por la calle en niños y niñas a los que, si les sacase el maquillaje, la ropa de última moda y les pusiese un poquito más de humildad encima no les echaría más de 8-12 años. Mismo para ir a la playa o a patinar con las amigas, recuerdo que nosotras a esas edades (y eso no fue hace tanto) poníamos cualquier trapo y ellos ahora no descuidan detalle en el estilismo. Desde luego, puedo asegurar que los niños en mi época de cole no se arreglaban tanto para ir a clase.


Faltaría más, este fenómeno social tiene un nombre. Estos chavales son los denominados “tweens”, y se trata de niños que consumen como los adolescentes, que quieren crecer más rápido (o les han dejado crecer más rápido). Son gente a la que ya le han dado el poder de decidir y a los que las empresas se dirigen directamente para venderles, en lugar de a sus padres, como sucede (todavía) con el público infantil, ya sea móviles, moda o actividades de ocio. Lejos de aquellos tiempos en los que, como mucho, un niño pedía en toda su vida una bicicleta a sus papás, estos “preadolescentes”, crecen en la sociedad del más absoluto consumo y, el tiempo dirá, si esta situación descontrolada forjará bien sus valores.


Curiosamente, también se da el fenómeno opuesto, los “adultescentes”, adultos que consumen productos infantiles por diversión o por nostalgia de su infancia. Aunque este síndrome de Peter Pan no parece “preocupante”, si que se encuentran por internet casos peculiares de gente que se les ha ido de las manos su colección personal de juguetes.


En teoría, las empresas y diseñadores procuran buscar el lado “divertido” en las cosas que les ofrecen a este público todavía infantil y, aunque no deja de ser una oportunidad de hacer cosas interesantes para ellos, también se debería tratar con mucho cuidado y responsabilidad el tema y no frivolizar con la típica técnica del “todo vale” arriesgándonos a desestabilizar su desarrollo (en este caso, mental)


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.