post-21-peq.jpg

Sorpresas te da la vida (y los productos)

Cuando abrimos una caja de bombones de esas que nos regalan y no habíamos probado nunca, no sabemos con certeza a que saben hasta que finalmente nos decidimos a ir probándolos. El momento de la elección es todo un ritual donde el raciocinio y la emoción tienen una larga disputa. Están los que eligen el bombón con la pinta más rara aun sabiendo que puede no gustarles pero que se arriesgan; los que van sobre seguro a algo que saben que les gustará fijo y luego los que por si acaso no comen el que viene envuelto, no vaya a ser que venga relleno de algo raro. Sin embargo, todo el mundo, cuando elige uno, espera que le sorprenda. Y los bombones, como todo en la vida, sorprenden para bien o para mal. Lo mismo ocurre con el diseño.


Un producto te puede sorprender gratamente cuando descubres que la mesa tiene un colgador para el bolso, o tu portátil te puede hacer enfadar cuando ves que la batería le dura 15 minutos. La sorpresa es una necesidad más de las personas, todos la buscamos, sino no iríamos ni a los parques de atracciones ni a los espectáculos de magia. Pero diseñar y conseguir que el usuario quede sorprendido (para bien) no es tan sencillo. Que un objeto consiga hacerte un guiño mientras te ayuda a resolver alguno de tus problemas o necesidades es el objetivo firme de muchos proyectos porque es innato en el consumidor buscar la novedad y experiencias un tanto inesperadas. Estas experiencias no solo van en el producto en sí mismo, sino que también pueden desarrollarse en el punto de venta, pero como complemento al producto y no como un disfraz que cubre un diseño vacío.


Arrancar una sonrisa a alguien que use tu producto o solucionarle un problema de un modo ingenioso que él no se esperaba es todo un reto.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.