Estación-Infiernillo_01.jpg

Observatorio del mar en Infiernillo, Chile

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El observatorio de la Estación Infiernillo nace de la inquietud personal de Mauricio Andrés Ureta con respecto a la costa y las lógicas ocultas del paisaje del habitante del litoral chileno, el desarrollo de su vida y su diálogo con el paisaje y el mar. Se enmarca en un proyecto académico de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Talca, cuyo objetivo es intervenir en el paisaje costero del Maule, en la localidad de Infiernillo (Chile).

 

Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

La búsqueda del Mauricio Ureta tiene que ver con la soledad presente en este tipo de paisajes, donde el constante silencio es atenuado por el fuerte sonido del mar. La estación quiere generar una nueva experiencia en el recorrido de los lugareños y turistas, en dos etapas: en la primera, se activa el sentido auditivo mientras se mira al agua; y en la segunda se prioriza la contemplación del paisaje.

Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

Para el arquitecto, habitar la costa es dejar constancia de la amplitud del paisaje, situar al hombre a una escala de espectador del mar, no como protagonista. Es llevar la arquitectura a lugares donde no la hay, y dejar que con el paso del tiempo, los recorridos y las circulaciones le den otro carácter.

Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

Se genera un espacio oculto, donde tengan cabida el reposo y la contemplación del paisaje, donde se produzca una pausa para los que recorren las huellas dejadas en el terreno en el incansable trayecto del subir-recorrer-bajar-recorrer, donde se reduzca a una escala más humana la inmensidad del paisaje.

Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

Los materiales elegidos ahondan en esa idea de una arquitectura que pasa desapercibida hasta que nos acercamos lo suficiente. La elección de la madera, la piedra, el adobe y la gravilla, se hace con el objetivo de mimetizar la construcción con el entorno, para lograr un equilibro tanto desde la lejanía, como en el contacto directo con la arquitectura.

Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

 

Planta. Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

Sección transversal. Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

Axonometría constructiva. Estación Infiernillo. Mauricio Ureta, 2011.

 

Arquitecto: Mauricio Andrés Ureta  

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *