Qleek-studio-7.png

Qleek de Ozenge Machinery

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En ocasiones, el progreso sacrifica aquellos pequeños gestos que tanto placer nos causan: el sonido de la aguja rascando el vinilo o el olor de las páginas de un libro viejo hoy parecen abocados a la extinción en un mundo donde Amazon, Apple o Spotify campan a sus anchas. Qleek de Ozenge Machinery propone una nueva interfaz con el ecosistema digital que nos rodea: este sistema de reproducción multimedia reivindica lo físico como antídoto de la deshumanización tecnológica y defiende un sistema de cartuchos hexagonales que quiere resolver la tensión existente entre la urgencia de lo digital y la intimidad de lo analógico.

 

Qleek, Ozenge Machinery, 2014. 

qleek ozenge machineryQleek, Ozenge Machinery, 2014. 

Qleek es un proyecto desarrollado por Ozenge Machinery, un colectivo francés integrado por Ismail Sahli, Johanna Hartzheim y Pierre-Rudolf Gerlach. Nacido en 2012 bajo el seno de Les Ateliers, el estudio se autodefine como una “carpintería digital”, acercando los mundos de la innovación tecnológica y el trabajo de la madera.

En lo que supone su primer proyecto, Ozenge Machinery plantea una nueva manera de dialogar el universo digital. Qleek es un sistema de reproducción de contenidos multimedia que quiere recuperar la calidez e intimidad con la que experimentábamos antiguamente la música, el cine o la fotografía. Para ello, el estudio propone recuperar el componente físico y corporeizar nuestra relación con los formatos digitales.

qleek ozenge machineryQleek, Ozenge Machinery, 2014.  

El secreto de Qleek reside en unas pequeñas piezas de madera que reciben el nombre de Tapps. Fabricados en bloques de madera de haya, estos hexágonos funcionan como contenedores de toda la información digital. Desde listas de reproducción de música hasta álbumes de fotos, videos o documentos de texto, los Tapps puede acoger una cantidad casi infinita de datos.

qleek ozenge machineryQleek, Ozenge Machinery, 2014.

qleek ozenge machineryQleek, Ozenge Machinery, 2014.  

Un módulo rectangular fabricado también en madera de haya sirve como lector de los hexágonos. Cuando se insertan sobre el lector, se activan los periféricos conectados y comienza la reproducción del contenido. Qleek puede utilizarse con altavoces, televisiones, sistemas Hi-Fi, ordenadores y otros dispositivos gracias a una llave wifi que soporta HDMI, Bluetooth y RCA.

qleek ozenge machineryQleek, Ozenge Machinery, 2014.  

Los hexágonos no almacenan realmente la información física en su interior: cada uno de los Tapp dispone de un chip NFC que conecta el dispositivo con una memoria alojada en la Nube. Este servicio es accesible a través de un sitio web que permite modificar sus contenidos, sincronizándose automáticamente con los hexágonos.

qleek ozenge machineryQleek, Ozenge Machinery, 2014. 

En cierto modo, Qleek funciona más como un tótem cargado de significados que como un objeto puramente funcional. En el laberinto de los nuevos entornos digitales, todo parece fantasmal y etéreo: Qleek recoge todos estos vínculos desmaterializados y los ata a un objeto sensible a nuestros sentidos. En definitiva, humaniza nuestra conexión con las interfaces digitales y devuelve al mundo real toda una serie de rituales y emociones que parecían perdidas en la vorágine de lo digital.

qleek ozenge machineryQleek, Ozenge Machinery, 2014.  

Ozenge Machinery ha buscado también otorgar un nuevo significado a la estantería clásica. Los hexágonos pueden almacenarse en un estante modular adosado a la pared. Diseñada en metal, esta pequeña matriz con forma de colmena sirve como biblioteca digital corpórea, evitando que su contenido se olvide en una carpeta remota del ordenador.

qleek ozenge machineryQleek, Ozenge Machinery, 2014.  

qleek ozenge machineryQleek, Ozenge Machinery, 2014.   

Qleek busca actualmente financiación en Indiegogo. La campaña de crowdfunding, que termina el próximo 14 de junio, tiene como meta recaudar 70.000 dólares y asegurarse una cantidad mínima de pedidos que permitan fabricar el producto a gran escala. Su salida al mercado está prevista para diciembre de este mismo año.

qleek ozenge machineryFabricación de los prototipos. Qleek, Ozenge Machinery, 2014.

qleek ozenge machineryFabricación de los prototipos. Qleek, Ozenge Machinery, 2014.  

qleek ozenge machineryFabricación de los prototipos. Qleek, Ozenge Machinery, 2014.

qleek ozenge machineryFabricación de los prototipos. Qleek, Ozenge Machinery, 2014.  

qleek ozenge machineryFabricación de los prototipos. Qleek, Ozenge Machinery, 2014.  

qleek ozenge machineryFabricación de los prototipos. Qleek, Ozenge Machinery, 2014.  

qleek ozenge machineryFabricación de los prototipos. Qleek, Ozenge Machinery, 2014.  

qleek ozenge machineryFabricación de los prototipos. Qleek, Ozenge Machinery, 2014.

qleek ozenge machineryFabricación de los prototipos. Qleek, Ozenge Machinery, 2014. 

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *