Aipoly, una aplicación contra la discapacidad visual

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Inteligencia artificial para reconocer el entorno y describirlo en voz alta

Los investigadores de la Singularity University en Silicon Valley (Estados Unidos) Marita Cheng, Alberto Rizzoli y Simon Edwards, han desarrollado Aipoly. Una notable aplicación para iPhone que, como ya hizo Hans Jørgen Wiberg con Be My Eyes hace dos años, intenta facilitar el día a día de las personas ciegas o con problemas de visión. Si en el caso de la propuesta de Wiberg, la aplicación ponía en contacto a personas invidentes con una red de voluntarios que les ayudaban a resolver pequeños conflictos cotidianos, Aipoly permite a estas personas ‘ver’ lo que les rodea, gracias a que reconoce el entorno y lo describe en voz alta.

Aipoly, de Marita Cheng, Alberto Rizzoli y Simon Edwards
Aipoly, de Marita Cheng, Alberto Rizzoli y Simon Edwards

Un sistema inteligente basado en el aprendizaje profundo

Simplemente enfocando con la cámara del smartphone, y sin la necesidad de sacar fotos, la aplicación es capaz de reconocer objetos en tiempo real, hasta tres por segundo. “El sistema inteligente se basa en el aprendizaje profundo” explican sus creadores, que señalan cómo para el reconocimiento de muchos de los objetos de uso cotidiano, Aipoly, ejecuta redes neuronales residentes en el teléfono que no necesitan conexión a Internet. Disponible en siete idiomas –español, inglés, italiano, francés, alemán, japonés y árabe–, la aplicación también puede identificar colores –muy útil para las personas disléxicas– y está constantemente añadiendo nuevos objetos a una lista cada vez más completa.

Aipoly, de Marita Cheng, Alberto Rizzoli y Simon Edwards
Aipoly, de Marita Cheng, Alberto Rizzoli y Simon Edwards

El reto: comprender escenas complejas

La aplicación permite también a los usuarios introducir sus propias correcciones, mediante un sistema de descripciones por el que pueden indicar e identificar los distintos elementos y actualizar la base de datos de reconocimiento, para el que sí necesitan conexión a Internet. “En un futuro próximo, se pretende que Aipoly sea capaz de comprender escenas complejas y la posición de los objetos en ellas, pudiendo así describir las relaciones entre los elementos que detecta” señalan los investigadores. Premiada en el CES 2017 con un galardón por innovación, la aplicación es gratuita en muchas de sus funcionalidades básicas, y solo las más sofisticas necesitan suscripción.

Marita Cheng, Alberto Rizzoli y Simon Edwards
Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *