ghostcube-5.jpg

Ghostcube, de Erik Aberg

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Creado por el diseñador sueco Erik Åberg, Ghostcube es un sistema de cubos de madera interconectados que se pueden torcer, girar y doblar para crear un gran espectro de formas complejas; una creación única y un trabajo estético, fruto de la investigación de Åberg, escultor y carpintero, pero también malabarista y artista de performances de trayectoria internacional.
Para crear Ghostcube, Åberg se ha inspirado en la obra del artista alemán de origami Heinz Strobl. Ha construido su primer Ghostcube basado en uno de los modelos de papel de Strobl, aunque usando madera en vez de papel y a una escala mucho mayor. "Los Ghostcubes son el resultado de traducir el origami del papel a la madera", explica el diseñador. "El artista de circo utiliza objetos como el trapecio o los malabares. Yo estoy en busca de otros procesos artísticos donde el artista es también el creador del objeto con el que practica".
Fabricar cada Ghostcube es costoso e implica una gran carga de trabajo; en parte, por la precisión y fluidez que necesita cada pieza para ser doblada. La construcción de un sólo Ghostcube puede llevar más de un mes, razon por la cual, Åberg ha decidido no producirlo a gran escala ni ponerlo a la venta. 

ghostcube

ghostcube

ghostcube

Share on FacebookEmail to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *