La columna de Mané Tatoulian en Experimenta

La columna de Mané Tatoulian: Los Sistemas y el Sentido, el Diseño de un Diseño 

El ruido de los medios es la sinfonía de la época. El barroco de los datos, nuestro arte proliferado y viral. La agenda global, la arquitectura cívica e ideológica. Después del entierro del arte (y la historia), la producción capitalista y el folclore digital florecieron en una nueva civilización. Estos nuevos humanos parecen haber llegado al infinito, disparados desde la Tierra al ciberespacio sideral de la información. Al menos se logró la igualdad total, ya que ya no hay distinción entre lo real y lo virtual, lo viral y lo vital. Así es la vida en la biosfera de la información de la Aldea Global: todos somos eco y, sobre todo, friendly, a cambio, la liturgia de lo orgánico libera la conciencia (fat-free, sugar-free, GMO-free, TACC-free, CO2-free) y la red digital, el cuerpo; cada vez más ligero, cada vez más dócil, como la vida o el vacío.

Nos llevó un paso estar en este mundo, un paso para transformar nuestra atmósfera de agua en aire, un paso para marcar el comienzo de una vida. Nos llevó un paso de pensamiento metamorfosearnos en un dasein [1] inyectado en la realidad de la existencia, una forma simple pero compleja destinada a existir. Ser humano es estar en movimiento, en una temporalidad que sólo se vive hacia adelante [2]. La historia de un hombre es, esencialmente, la historia de todos los hombres. Todos caminamos en este mundo, dibujando un mapa de sentido universal. La historia es, de hecho, el rastro sistemático de las huellas humanas a lo largo de la evolución del tiempo. Algunos pasos se llevarán como huellas en la arena, perdidos en el pentagrama de la humanidad. Otros, como impresiones profundas en cemento, permanecerán quietos y superarán el tiempo, para ser apreciados por las generaciones futuras. La vida es un largo camino; el tiempo es nuestra dirección inevitable: solo tenemos que elegir qué caminos tomar y qué huellas dejar.

En la naturaleza humana existe la necesidad de recordar y, además, la de ser recordado. No hay nada más insoportable que el einmal ist keinmal [3] del ser, que la liquidez de la existencia, que la singularidad de una vida. La memoria en nosotros es la cualidad única de nuestra mente para resucitar las huellas del pasado. El recuerdo de nosotros es una pequeña posibilidad de inmortalidad, una esperanza existencial de atemporalidad. Para algunos, una solución para el olvido sería crear. De hecho, hay una cualidad metafísica oculta en la esencia de la creatividad: sus resultados son un recuerdo potencial. Nuestras creaciones no solo resuelven problemas, sino que también esconden la capacidad de resurgir en la otra vida, como nodos que pueden conectarnos a un estado infinito del ser. Creamos no solo para una función práctica, sino además, para dejar huellas para un diálogo conceptual con la humanidad del futuro. La cuestión de la creatividad es una cuestión de la inmortalidad. 

El Universo es un sistema; una totalidad compleja formada por subsistemas o partes interconectadas con funciones específicas. Existe en el todo sistémico una armadura invisible, un pentagrama específico, un mapa que determina cada entidad singular. Incluso nosotros mismos estamos configurados por una estructura rígida (biológica) que determina cada elemento dentro de nosotros, una configuración interna que define lo que nos hace humanos. Es precisamente porque estamos preprogramados (en oposición al delirio de los antiesencialistas) que podemos crear diversos sistemas sociales y, así, superar el caos y la multidimensionalidad del mundo exterior. En palabras de Chomsky, estas propiedades esenciales no son limitantes, al contrario: son propiedades generativas que, en conjunción con los factores contingentes del mundo real, producen formas ricas y complejas. Las estructuras modulares de nuestro sistema mente-cerebro son propiedades centrales de la naturaleza humana [4], y debe haber, representada en la mente, una estructura fija de principios generativos que caracterice y asocie una gramática universal [5], siendo la creatividad, en esencia, una acción libre dentro de un sistema de reglas [6].

Los sistemas y sus partes están destinados a desarrollarse con un propósito, al igual que la humanidad. Negar esta naturaleza intencional dentro de nosotros significaría caer en completa aleatoriedad y contradicción, ya que el telos es una dirección de guía para nuestros pensamientos, palabras y acciones. Siendo un subsistema del Universo, fuimos creados de acuerdo a la imagen y semejanza del mismo. La creatividad es una forma de emular la naturaleza, y el diseño no es entonces una disciplina artificial, sino una actividad humana natural: fuimos diseñados (por un diseño) para poder diseñar. Como parte de este inmenso proyecto Universal, pertenecemos a este todo infinito tejido de la misma manera que nuestras células son parte de nuestro organismo, programadas según su esencia. Dentro del sistema social, para desarrollar nuestro propósito necesitaríamos, en palabras de Kant, una constitución civil justa en lugar de una libertad ilimitada [7], una sociedad organizada cohesivamente en lugar de una humanidad individualizada. Es la idea (y el deseo) de totalidad lo que nos permite pensar a la sociedad (y al Universo) como un organismo, siendo cada uno de nosotros las células que contribuyen al todo. Así, la vida se convierte en una oportunidad para dominar ese sentido y ayudar a la humanidad a funcionar como un cuerpo sano, significativo y creativo.

Así como nos hemos alejado de nosotros mismos (por la alienación capitalista hegemónica), nos hemos alejado de la naturaleza: la estructura integradora de la naturaleza es reemplazada por la ideología individualizadora del capitalismo. A veces, diseñar también significa transformar ideas, no solo en imágenes, sino también en palabras; un tipo de diseño que no atiende a los ideales del marketing capitalista, el entorno digital o la obsolescencia programada, sino a la sociedad analógica. En un mundo donde todo tiene una versión nueva y actualizada, diseñar también significa descubrir los valores esenciales de la humanidad y traducirlos en asuntos que puedan perdurar. Diseñar significa reinventarse a uno mismo y, por tanto, al cuerpo social, convirtiéndose en un participante activo de su transformación. También significa comprender que podemos reconstruir el mundo, como nuestros predecesores modernistas, y dar forma a una realidad nueva y organizada. Significa diseñar experiencias e interacciones más humanas que de usuario, crear más palabras que fuentes, desarrollar más identidades individuales que de marca, escuchar y hablar en lugar de descargar y cargar, conectar el corazón con la mente en lugar de la mente con la máquina. No necesitamos que el futuro diseñe humanos, necesitamos diseñar un futuro más humano.

[1] Chomsky, Noam, Language and the Problems of Knowledge, pp.63/160.
[2] Chomsky, Noam, Language and Mind, Cambridge University Press, 2006, p.16.
[3] Chomsky, Noam, Interview with Noam Chomsky: Linguistics and Politics, New Left Review, Number 57, 1969, p.31.
[4] Heidegger, Martin, Being and Time, Blackwell Publishers, 2001, p.62.
[5] Kierkegaard, Søren, Journals IV A 164, 1843.
[6] Kundera, Milan, The Unbearable Lightness of Being, Tusquets Editores, 2005, p.14.
[7] Kant, Immanuel, ¿Qué es la Ilustración?, Ediciones Terramar, 2004, p.17.

1 opinión en “La columna de Mané Tatoulian: Los Sistemas y el Sentido, el Diseño de un Diseño ”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.