La columna de Chema Aznar

La columna de Chema Aznar: Imaginarse el mundo

El futuro es difícil definirlo, atreverse a situarlo en un contexto, además de ubicarlo en consecuencia por sus causas e influencias. Para posibilitar un posible futuro acontece la recombinación, la recomposición en el devenir, aquí y ahora en “la actual conformación del mundo”. Franco Bifo Berardi, refiriéndose a la posibilidad o las posibilidades dice lo siguiente: 

Llamo posibilidad a un contenido inscrito en la actual conformación del mundo (es decir la inmanencia de posibilidades) La posibilidad no es una, siempre es plural: las posibilidades inscritas en la actual conformación del mundo no es infinita pero si muchas.

Más que nunca creo que desde estas “posibilidades plurales” podríamos hacer una relectura atenta, critica de los planteamientos teórico-críticos del diseño, contrastadas con nuestro tiempo y posiblemente no proyectadas, solo imaginadas hacia el futuro

En el ahora, entendido como forma prospectica, anticipatoria y sin esperar respuestas, debiéramos preguntarnos: ¿Podría prefigurarse la actividad del Diseño en el futuro?, ¿de qué forma se consignaría?, ¿desde su atomización o variedad especialista y a la vez poliédrica?; por ejemplo: en todo lo que acontece en la relación aspectos interfácticos, entre humanos y la esfera tecnológica, etc. ¿Así como también los conocimientos involucrados en su desarrollo? 

Habría que preguntarse si los sistemas productivos acelerados, conectivos, tecnológicos, influirían en proyectar su objeto: productos, sistemas, servicios, comunicación etc. ¿Inquirirán valores significantes potencialmente influyentes yc laramente ideológicos/económicos o desde el actual sistema en evolución, inserto en la crítica, en la dialéctica –hoy- fundacional del Diseño? 

Hoy también las posibilidades se anunciarían desde la comunidad de diseñadores, van tomado conciencia de su situación, en su contexto profesional y desde sus condiciones -la mayoría de las veces precario-, van tomando conciencia de clase, se va vinculando al concepto general-intelect. Parafraseando a F.B. Berardi: el general-intelect adopta en el contexto semiocapitalista una forma acorde, autónoma desde un conocimiento útil y no dogmático. 

El acontecer en la recombinación, la recomposición en la actualidad, se convierte en decadencia, consecuencia de su reiteración, (tautología) operacional, se nos presenta como la sala de los espejos parecidos a la secuencia final de la Dama de Shangay, en donde la confusión especular, reflejada en imágenes al infinito, conducen a un trágico desastre. 

Creemos que la respuesta es nuestra manifestación impotente en el que asistimos a una multitud de micro dramas, representados en un continuo arreglo y recomposición de los trozos rotos de la realidad, en un lugar donde los acontecimientos y la destrucción son continuos, no hay tiempo para que las cosas se relacionen, cimenten, fragüen…

En esta labor restauradora no hay tiempo para construir mitos. Parece que el tiempo está constituido, asentado en un sámsara, en un eterno retorno, “circuito circular” en donde las cosas se reconvierten, concibiéndose en superficie, escenificación, cada vez más eficiente, pero sin ser “entendida en lo esencial”. La comprensión que tenemos del mundo desde nuestra subjetividad -o mejor, desde nuestra intimidad- está presente la conciencia, la dialéctica entablada desde la experiencia con la materialidad. Mark Fisher dice lo siguiente referido a esta circularidad que nos da sensación de un tiempo atrapado:

Más bien, el triunfo sobre el modernismo se da por hecho de que el modernismo en verdad se ha convertido en algo que puede regresar periódicamente, como un estilo estético congelado aunque no como un ideal de vida.

Nuestro mundo se va constituyendo por retazos arbitrarios, alianzas que nosotros desconocemos, relaciones ignotas, constituyéndose estructuras de entes interrelacionados o de recuperaciones de signos del pasado que fueron ya paradigmas.

Mientras que el mundo digital no se relaciona con su género para crecer, pero si necesita desarrollarse dentro de un sistema vascular, hibrido, que invade la realidad, la materialidad, las cosas. Se alía con la artificialidad y lo orgánico, derivándose hacia una colonización de lo visible y también de lo cotidiano o con lo íntimo, camuflando lo siniestro. Se inviste desde imágenes entrañables, dulces, inocentes o encantadoras, esto es Matrix. Según Simon May:

…La relación meramente con la dulzura , lo entrañable y la sensación de vulnerabilidad que nos despiertan las personas y las cosas se trata, ante todo, de lo que ocurre cuando lo dulce (es decir, lo tierno, inofensivo, inocente, ramplonamente encantador…) se vuelve siniestro, indeterminado, como ocurre algo que se sitúa entre lo infantil y lo adulto…lo humano y lo no humano, lo conocido y lo desconocido, entre lo impotente y lo poderoso… Pero -y esto es lo fundamental– en un registro de desenfado y, a menudo, frívolo.

Con lo dicho se percibe que el devenir se va construyendo, quizás en una sola posibilidad en el presente, pero estas plurales parecen efectivas hoy, y en su devenir pueden ser anuladas metamorfoseadas, yuxtapuestas, con sus trozos trazando nuevos mapas o también hoy, reeditando el pasado, el modernismo, como un estilo estético, congelado, aunque, no como un ideal de vida. 

Las posibilidades inscritas en la actual conformación del mundo no son infinitas, pero si son muchas. 

Notas complementarias

El general-intelect según Karl Marx en su obra Grundrisse, se convirtió en una fuerza crucial de producción. Es una combinación de experiencia tecnológica e intelecto social, o conocimiento social general.

La matrix es un ambiente de relación entre cosas y sucesos creado y controlado artificialmente. Una importante característica de la matrix es que en ella incluso las personas son consideradas «cosas».

Berardi “Bifo” “Franco. Futurabilidad. La era de la impotencia y el horizonte de posibilidad” ed. Caja negra 2019 .

Fisher Mark. “Realismo capitalista ¿no hay alernativa?” ed. Caja negra 2019

May Simon “El poder de lo cuqui” ed. Alpha Decay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.