Ironico critico quotidiano politico

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Stefano Maffei entrevista al polifacético y disruptivo Martí Guixé, un visionario poco convencional y uno de los profesionales del diseño español más reconocidos dentro y fuera de nuestras fronteras. Un diseñador trasversal e interdisciplinar que explora el terreno entre la gastronomía y el diseño, y usa la comida como medio para cuestionar el comportamiento social y el consumo en masa. De esto y más hablamos en el nuevo número de Experimenta, que en esta ocasión hemos dedicado al food design y que ya puedes conseguir en nuestra tienda online. A continuación, os ofrecemos un adelanto del reportaje que hemos realizado sobre el diseñador catalán.

 

Ironicocriticoquotidianopolitico, Martí Guixé, 2014. @Imagekontainer
Souvenir From The Past, 2013.  © Inga Knölke / Imagekontainer

Martí Guixé ve en la comida su naturaleza como producto propiamente dicho, por lo que la considera susceptible de ser diseñada como cualquier otro objeto doméstico y cotidiano con el que todos estemos en contacto. 

Ironicocriticoquotidianopolitico, Martí Guixé, 2014. @Imagekontainer
Lapin Kulta Solar Kitchen Restaurant, Kalasatama Eteläkärki, Helsinki, 2011.  © Inga Knölke / Imagekontainer

Su punto de partida es simple: observar a las personas y sus actos con el fin de crear nuevos productos y servicios, anticipando con ironía posibles comportamientos nuevos e intentando evidenciar el segundo atributo fundamental de la comida; es decir, la de ser un elemento facilitador de las relaciones. Incluso cuando la escala del proyecto se agranda hasta abordar la dimensión objetual y espacial del diseño de interiores, Guixé se interesa por las relaciones que la comida facilita (entre las personas, los objetos y el espacio) y por la comida como vehículo de comunicación.

Ironicocriticoquotidianopolitico, Martí Guixé, 2014. @Imagekontainer
Tonic Death Diet, World Food Festival, Róterdam, 2013.  © Inga Knölke / Imagekontainer

Sin embargo, su enfoque irónico no debe llevarnos a engaño, porque detrás de cada proyecto, por liviano y divertido que parezca, hay un trabajo crítico riguroso, que investiga, estudia, reelabora y proyecta la sociedad contemporánea.
Por otra parte, y a pesar de que vivimos sumergidos en la era digital, la comida sigue siendo una experiencia compleja que se materializa siempre en lo real y que, con la ayuda de un enfoque crítico, puede convertirse en un acto político. Como, ergo soy y actúo…  Para disfrutar de la versión íntegra de este artículo, suscríbete o pide tu ejemplar de Experimenta 67/68 en este link.

Ironicocriticoquotidianopolitico, Martí Guixé, 2014. @Imagekontainer
Tonic Death Diet, World Food Festival, Róterdam, 2013.  © Inga Knölke / Imagekontainer

Ironicocriticoquotidianopolitico, Martí Guixé, 2014. @ImagekontainerFood-designing, MartíGuixé, Corraini Edizioni, 2010.  © Inga Knölke / Imagekontainer

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *