© Redmer Hoekstra

Redmer Hoekstra, ilustrador e ilusionista

Decía Goethe que si pintabas un perro exactamente como era, naturalmente tendrías dos perros, pero no una obra de arte. Esta postura frente a la precisión y el detalle que tan bien expuso en su día el erudito alemán es compartida por una parte del mundo del arte y abucheada por la otra. Redmer Hoekstra, un ilustrador holandés al que tuve la fortuna de entrevistar, ha sabido colarse por una de las tantas grietas que dejan este tipo de debates estériles sobre lo que está bien y mal en el arte para ofrecernos una versión notable del mundo en que vivimos.

 

© Redmer Hoekstra
© Redmer Hoekstra

Redmer Hoekstra nació a mediados de 1982 en Zwolle, una pequeña ciudad holandesa de un poco más de 120.000 habitantes a las orillas del Mar del Norte. Estudió ilustración en la Escuela de Bellas Artes de la misma ciudad y su trabajo ha sido premiado en varias ocasiones a nivel nacional.

© Redmer Hoekstra
© Redmer Hoekstra
© Redmer Hoekstra
© Redmer Hoekstra

Tras graduarse en 2009 comenzó a experimentar con medios tan distintos como la animación, la arcilla o el dibujo digital antes de decantarse finalmente por la pluma fineliner, según él, eje de su estilo: “en mis trabajos es importante que una piel de cocodrilo parezca real para que el aspecto surrealista de la pieza tenga mayor impacto. Muchas personas al ver mis obras responden con sorpresa. Su cerebro primero les dice que es un pájaro, pero cuando tienen una segunda mirada, sólo entonces consideran que en realidad es un silbato”.

© Redmer Hoekstra
© Redmer Hoekstra

Tras preguntarle como había llegado el arte a su vida contó que de niño había visto unas imágenes de Dalí y Escher que lo volvieron loco: “Tenía una imaginación desbocada por aquel entonces, recuerdo haber tenido todo tipo de fantasías acerca de cómo funcionaba el mundo, al crecer esa imaginación fue apagándose pero volvió a aflorar y con más fuerza en la escuela de arte”.

© Redmer Hoekstra
© Redmer Hoekstra
© Redmer Hoekstra
© Redmer Hoekstra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.